Legisladoras lamentan exclusión en la política de alto nivel

Las mujeres exigen mayor participación en las grandes decisiones, como el denominado Pacto por México

COMPARTIR 
08/03/2014 05:51 Ivonne Melgar

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de marzo.- Con la Ley de Paridad derivada de la Reforma Político-Electoral, las mujeres ocuparán la mitad de las candidaturas al Congreso. Numéricamente avanzan. Ocupan 30% de las curules. Falta, sin embargo, abrir las puertas de lo que sigue siendo una secta, una élite sólo para iniciados: la conducción, la llamada operación política.

Consultadas por Excélsior, seis destacadas protagonistas de la Cámara de Diputados reflexionan sobre las dificultades que cotidianamente afrontan para salir en la foto de la definición de las grandes decisiones.

Para la ex secretaria de Desarrollo Social, la panista Beatriz Zavala Peniche, no hay vuelta de hoja: los varones no dejan entrar a las mujeres a la operación política.

Señala el caso del Pacto por México: “En ningún partido hubo mujeres. Parecía el Club de Toby. Porque todos estaban ahí acordando las reformas. Veía las imágenes y me decían mucho. Son muchos los temas en los que pudimos haber estado, y no fue así”.

Relata que “tras bambalinas nos fuimos metiendo para darle forma a las iniciativas en materia educativa o en la política, pero en el balance global puedo decir que no fuimos tomadas en cuenta. Y no salimos en la foto”.

Para la ex senadora, si bien las mujeres han ido ganando terreno en el Poder Legislativo, no ha sido suficiente.

“Creo que no nos dejan operar todavía. Nos metemos nosotras a la fuerza a tratar de llegar a acuerdos en temas particulares con otros grupos parlamentarios, porque si uno observa cómo se dan las negociaciones y cómo se llega a los acuerdos, nos vamos a encontrar que la mayoría de los ejecutores son del género masculino”, indica.

La diputada por Yucatán afirma que aún no hay condiciones de  igualdad que permita a las legisladoras participar en la operación política. “Somos capaces de hacerlo y lo hemos demostrado en algunos aspectos. Pero en lo general sigue imperando el código de que los negociadores son los hombres”, lamenta la subcoordinadora de política social en su grupo.

La diputada Adriana González Carrillo, también del PAN, no comparte la idea de que existan límites para las mujeres en la operación política parlamentaria. “Creo que es difícil llegar a las posiciones de coordinación y por eso la observación”, expresa la internacionalista.

Involucrada recientemente en operar la gira a Washington del entonces presidente de su partido, Gustavo Madero, y de los coordinadores blanquiazules, en el Senado, Jorge Luis Preciado, y en San Lázaro, Luis Alberto Villarreal García, la política mexiquense destaca que en su bancada hay subcoordinadoras y responsables de diversos temas, como es su caso.

La mexiquense confía en que la experiencia de la igualdad en su partido seguirá avanzando: “Nosotros hemos avanzado en la última elección para tener casi el 50 por ciento de mujeres candidatas. Ahora necesitamos que sean todas ellas ganadoras para lograr la paridad”.

Cuestionada sobre la resistencia de los varones a esta nueva tendencia hecha ley, González Carrillo pondera: “Las nuevas generaciones lo entienden mucho mejor y lo reciben con entusiasmo. No percibo lo mismo en quienes llevan más años en la política porque sienten que les esta quitando espacios”.

Cambio cultural

Pionera en el PRI en el impulso de la equidad de género y activa en el grupo de políticas que impulsaron el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que obligó a los partidos políticos a aplicar la cuota de 40%, la diputada María de las Nieves García Fernández destaca como un avance en la conquista de la paridad que ahora sea un tema de interés del Ejecutivo federal.

Perteneciente al Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género, la política oaxaqueña asegura que este día debe celebrarse con la conciencia de que la lucha tiene que seguir, “aunque ya vemos el fondo del túnel más cerquita”.

Se refiere a las declaraciones que el presidente Enrique Peña hizo esta semana en el 85 aniversario del PRI para anunciar que enviará una iniciativa para la reforma al Cofipe, a fin de lograr 50% de candidaturas para las mujeres en las elecciones para diputados federales y para senadores.

“Es algo que desde el Poder Ejecutivo no se daba. Eran mujeres de asociaciones civiles las que luchaban en la calle. Estamos conscientes de derechos y de que se nos dé la misma oportunidad de manera paritaria, ya no de equidad, como se iba caminando en los partidos”, destaca la también  integrante de la Agrupación Política Feminista.

Para la diputada Martha Gutiérrez Manrique, también del PRI, se ha dado un paso importante con la publicación hace un mes de la reforma al artículo 41 de la Constitución donde se establece que los partidos políticos deben garantizar la paridad de género en las candidaturas a los puestos de elección popular.

Ex consejera política estatal de su partido, la legisladora alerta: “Tenemos que estar muy claros de que las normas por sí solas no transforman la realidad. Eso es un proceso social en el que se tiene que ir trabajando para que se reconozcan derechos y se hagan valer con responsabilidad”.

Ex directora general de radio y televisión en Hidalgo, la priista define que el reto ahora es comunicar los beneficios de los cambios constitucionales a los ciudadanos: “Las reformas por sí solas no cambian automáticamente una realidad. Tenemos que involucrar a la sociedad”.

Sin olvidar que hay mujeres que aún no pueden decidir cuántos hijos tener o si continúan sus estudios, y que persiste la brecha para acceder a puestos de toma de decisiones, la diputada Gutiérrez Manrique confía en que esta tarea de socialización se dará cuando se aplique la ley en las elecciones de 2015.

Al responder a la pregunta de si existen espacios suficientes para que las mujeres operen políticamente en el Congreso, la legisladora por Hidalgo sostiene que “sin duda se ha abierto el camino, pero es un proceso y aún no podemos hablar de paridad en la toma de decisiones. Tenemos que ir dando la batalla para que éstas estén determinadas por la capacidad de hombres y mujeres”.

“Ellos están asustados”

La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, Martha Lucía Mícher Camarena, responde a la pregunta de cómo han reaccionado los varones frente a la noticia de la ley: “No les gusta. Están asustados. Están apanicados”.

Frente al reiterado comentario masculino de que la paridad los meterá en problemas por falta de cuadros femeninos, la legisladora guanajuantense revira: “Para ellos nunca habrá suficientes mujeres para compartir el poder. Pero a este país lo mueven 60 millones de mujeres. Y nadie nace diputada. Nos hacemos”.

La diputada por el PRD señala que en la mayoría de las organizaciones políticas “se ponen de acuerdo los hombres y les avisan a las mujeres. Tenemos que ponernos muy buzas porque el machismo y la misoginia se está extendiendo”.

Advierte la feminista que paridad significa que en la próxima Legislatura haya 250 mujeres.  “Hay el riesgo de que nos digan ‘¿qué creen, muchachas? Perdieron. Y somos 400 hombres y cien mujeres, pero en las listas ustedes eran la mitad’”.

Reivindica, sin embago, a su bancada y a su partido como espacios en que las mujeres no son sumisas ni alineadas por los varones, porque se respetan las diferencias.

“Nuestras compañeras y tu servidora somos operadoras políticas, muy respetadas. Aquí no se toman represalias. Nada de que ahora todas votan así, estén o no de acuerdo. Desconozco cómo ocurre al interior del PRI y del PAN. Sé que están muy disciplinadas internamente. Pero por eso nunca te lo van a decir”, asegura.

Representación en pequeño

La diputada Lilia Aguilar Gil, vicecoordinadora del Partido del Trabajo (PT) en la Cámara y una de las dos únicas mujeres que conforman la Junta de Coordinación Política (Jucopo), señala que el problema todavía es llegar a puestos de dirección.

Asegura que, en contraste con su caso y el de la jefa de la bancada de Nueva Alianza, San Juana Cerda, en los partidos PRI, PAN y PRD no hay mujeres en la estructura donde se toman las decisiones legislativas.

Destacada por su capacidad de debate y una de las diputadas que más sube a tribuna y que participa en las negociaciones de los dictámenes en las comisiones legislativas, la petista asegura que la operación política se da de manera cotidiana.

“Lo que es lamentable es que no haya oportunidades para que las mujeres puedan ocupar espacios de dirección en los partidos mayoritarios. En la Jucopo solamente los partidos de minoría tenemos representación femenina”, expone.

Aguilar Gil plantea que  hace falta  una verdadera política de inclusión, y en cuanto a la experiencia del Pacto por México, cuestiona:

“Era un Club de Toby, donde se juntaban, según Gustavo Madero, a beber whisky, junto con Jesús Zambrano y César Camacho y ése es claramente un ejemplo de la falta de oportunidades en la creación de cuadros políticos para dirigir partidos políticos.”

 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red