Mujeres rescatistas demuestran que no hay limites en su profesión

Tres mujeres realizaron el rescate con el equipo hidráulico llamado quijadas de la vida, que es una pinza con capacidad de cinco toneladas de presión.

COMPARTIR 
08/03/2014 05:46 David Vicenteño
En casi 13 minutos, un grupo de tres mujeres logra rescatar, durante un simulacro, a un hombre atrapado en un vehículo. Foto: Karina Tejada

CIUDAD DE MÉXICO.- En 12 minutos con 58 segundos las tres mujeres, enfundadas en su equipo de rescate, logran desprender la puerta del conductor de una camioneta aparentemente accidentada y sacar del interior a una víctima.

El resto del trabajo consistirá en alejar al conductor del lugar del accidente y estabilizarlo, para luego colocarlo en un vehículo de rescate.

Ellas son las integrantes del Grupo Femenino de Extracción de Vehículos, de la Dirección de Rescate y Apoyo a la Protección Civil de la Policía Federal, de la Comisión Nacional de Seguridad.

Su trabajo es motivo de orgullo y ejemplo para sus familias y, en su caso, para sus hijos, quienes quieren seguir los mismos pasos: con tareas de rescate.

“Mi hijo es un voluntario, ya también va a estudiar su universidad, su carrera profesional, pero a nivel voluntario él también está incursionando en el rescate, va a entrar a ingeniería bioquímica”, comentó la rescatista Deyanira Alcántara Martínez.

Junto con María Isabel Rodríguez Camargo y Esmeralda Cárdenas Plutarco, las tres mujeres realizan el rescate de extracción de un vehículo supuestamente accidentado, en las instalaciones de la Policía Federal de Iztapalapa.

Su equipo de protección, como el de cualquier oficial, es la gabardina contra radiaciones y flamazos, el casco F1 de policarbonato, gogles, protección facial, guantes y rodilleras.

El protocolo de actuación incluye el uso del equipo hidráulico, llamado popularmente quijadas de la vida, consistente en una pinza o tenaza con una capacidad de cinco toneladas de presión.

Las mujeres integrantes de este grupo de rescate reconocen que se tiene que luchar de más para ganarse el reconocimiento y apoyo de sus compañeros varones.

“En lo personal, uno se gana el respeto y el apoyo, se trabaja mejor con hombres que con mujeres, mil veces, un hombre nunca te va a dejar y una mujer sí (ante una situación de riesgo).

“No hay obstáculos... para nosotras es un reto más y lo sacamos adelante, sí sacamos el trabajo y bien”, comentó Cárdenas Plutarco.

La oficial Rodríguez Camargo reitera, en una corporación como la Policía Federal, las mujeres se deben ganar el respeto con su trabajo, al hacerlo con efectividad, como cualquier otro elemento.

“Ganarse el respeto de los demás, como mujer, es más difícil, más que nada por el machismo, que piensan: ‘Una mujer cómo va a ser policía, cómo va a ser rescatista’, y está mal visto por ellos, pero se demuestra que una mujer también puede”, comentó Rodríguez Camargo.

Con seguridad, las mujeres toman el equipo hidráulico y proceden a separar la portezuela de la camioneta, batallan, pero lo consiguen. Al final llega el reconocimiento de sus compañeros que ven la práctica.

“Sí hay ese reconocimiento, ahora lo hay, creo que la gente está volteando más a ver la participación de la mujer, eso es muy bueno para nosotras, porque nos está permitiendo acceder a más capacitación.

“Al ser reconocido nuestro desempeño y nuestro trabajo, eso es un aliciente para que nosotras también continuemos y sigamos dando lo mejor de nosotras”, dijo la oficial Alcántara Martínez.

De profesión abogada, la rescatista dejó el desarrollo de esa actividad para integrarse a la Policía.

“Yo creo que la profesión más hermosa del mundo es ésta, ser policía, porque esto, para toda la gente que lo vea, las mujeres que quieran incursionar, te da la satisfacciones que en ningún otro lado vas a obtener.

“Particularmente, en este grupo de rescate, la satisfacción es saber que todo lo que estás haciendo, tu esfuerzo por capacitarte, por entrenar, por hacer las cosas, va a redundar en poder salvar una o muchas vidas”, afirmó.

Para Rodríguez Camargo y Cárdenas Plutarco, también incorporarse al cuerpo de rescate de la Policía Federal fue la mejor decisión que pudieron tomar para su desarrollo profesional.

“Decirle a todas las mujeres que aquí no hay ‘no puedo’, querer es poder, lo único que no se puede es con la muerte, pero mientras estemos vivos vamos a echarle ganas y demostrarles que sí se puede, aquí no hay ningún obstáculo”, comentó Cárdenas Plutarco.

 

Relacionadas

Comentarios