'Padre Goyo' interpone denuncia contra edil de Apatzingán

El sacerdote Gregorio López Jerónimo interpuso una denuncia penal contra Uriel Chávez Mendoza, por difamación, pues entre otras cosas, lo acusa de pederasta

COMPARTIR 
05/03/2014 19:49 Miguel García Tinoco/Corresponsal
El sacerdote Gregorio López Jerónimo interpuso una denuncia penal contra Uriel Chávez Mendoza, por difamación, pues entre otras cosas, lo acusa de pederasta. Foto: Archivo

APATZINGÁN, Mich. 5 de marzo.- El sacerdote Gregorio López Jerónimo, párroco de Apatzingán, Michoacán, acudió ante la Procuraduría General de Justicia del Estado, a interponer una denuncia penal contra el edil Uriel Chávez Mendoza, por difamación, pues entre otras cosas, lo acusa de pederasta.

Yo voy a hacer una denuncia a nivel ministerial, bien fundamentada… por ejemplo de que yo soy pederasta es un delito muy penado, in so facto, si tengo una prueba automáticamente estoy destituido del sacerdocio, no sabe lo que dijo el hombre, pero ahora quiero que me lo pruebe", dijo el párroco.

El "Padre Goyo" como es conocido, exhortó al munícipe de Apatzingán a probar sus acusaciones en su contra, incluidas las de asesino y narcotraficante.

Son cuestiones sin fundamento, no sabe ni lo que dijo, él ahora tiene que sustentarlo ante el Ministerio Público, corroborar traerme una víctima, me dice que soy asesino, quiero denuncias, me dice que soy criminal es la misma línea, narcotraficante y son cosas muy fuerte creo que debe probarlo”, señaló.

Por su parte, el presidente municipal de Apatzingán, Uriel Chávez Mendoza, reiteró que el pueblo está al 100 por ciento de su lado, mientras que al padre Gregorio López lo acusó de querer ser alcalde.

A ver, ¿por qué no me denuncia?, ¿por qué no hace algo ante autoridades competentes?, porque su boca es la única que hace eso, porque quiere la presidencia yo lo dije, que se la juegue conmigo, que se la juegue, vámonos ante el pueblo si es lo que él quiere, Apatzingán está conmigo al 100 por ciento”, señaló el edil.

El sacerdote católico, comentó que se va de Apatzingán por dos meses, pero no por temor, sino para terminar el libro ‘La Esperanza de la Desesperanza’, que escribe para darle voz a las víctimas del crimen organizado.

jgl

Relacionadas

Comentarios