Temen riesgo en ley de competencia

Terminará “descabezando” a los principales productores del país, afirma diputado del PT, Adolfo Orive Bellinger

COMPARTIR 
04/03/2014 11:52 Ivonne Melgar
Al diputado del Partido del Trabajo no lo convence ninguna de las propuestas. Foto: Mateo Reyes/Archivo.
Al diputado del Partido del Trabajo no lo convence ninguna de las propuestas. Foto: Mateo Reyes/Archivo.

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de marzo.- El presidente de la Comisión de Competitividad en la Cámara de Diputados, Adolfo Orive Bellinger, alerta que de prosperar la iniciativa antimonopolio, tal y como está, terminará “descabezando” a los principales productores del país y el Estadio Azteca no será suficiente para todos los infractores de la ley.

En la antesala del debate del proyecto de legislación secundaria enviado por el Ejecutivo federal, el legislador del Partido del Trabajo afirma que va a contracorriente de la experiencia internacional, porque, argumenta, promueve “una economía liliputiense” y otorga facultades por encima de la Constitución a “los siete fulanitos” que integran la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

Entrevistado por Excélsior, el diputado Orive Bellinger se pronuncia por delimitar los alcances de un concepto que considera potencialmente riesgoso para el desarrollo productivo nacional, el de “insumo esencial”.

Vamos a dar la batalla”, afirma, al tiempo que reconoce que el error es de origen, en tanto se trata de medidas y términos incorporados en la reforma al artículo 28 en 2013.

La verdad es que nos metimos unos autogoles del tamaño del mundo”, admite.

El escenario se complica porque, dice, la propuesta del PRD presenta equívocos mayores. Por lo pronto, propone ponerle “candados” a los términos riesgosos y exigir mecanismos que garanticen que la Cofece hará estudios de fondo antes de dictaminar que una empresa constituye un monopolio.

Queremos que la parte investigadora de la Cofece sea distinta a la parte juzgadora; que quien investigue no dependa de la presidenta de la Cofece, sino de la Cámara de Diputados o del Senado; y una contraloría no nada más de números sino que evalúe la acción de los siete consejeros de la Cofece y que venga y nos reporte y sepamos qué es lo que está pasando”, enumera.

De entrada, el legislador plantea que la iniciativa secundaria en algunos de sus párrafos, artículos y términos “es terriblemente nociva para el desarrollo y contraria al compromiso del presidente de la República de transformar la economía mexicana”. Asegura que esa perspectiva es compartida en la Comisión de Competitividad. Un primer riesgo se refiere al término “insumo esencial”.

Señala que se trata de un concepto “terriblemente difícil de definir, que no se usa en el resto del mundo y que puede ser perjudicial para el desarrollo de la economía”.

Ejemplifica:

El insumo esencial son los bolillos. Soy el dueño de todos los bolillos de México y los vendo a dos pesos. Pero también vendo tortas a peso y medio. Por lo tanto estoy ejerciendo una posición de monopolio relativo, porque impido que quienes me compran los bolillos puedan competir con mis tortas que son más baratas”.

Según el diputado del PT, frente a esa situación, la iniciativa de ley propuesta facultaría al Cofece a intervenir.

Los siete fulanitos deciden que mis bolillos estén a disposición de todo mundo. Pero entonces ¿qué es lo que hago? Elevo mis tortas a tres pesos. Y bueno, beneficié a todos los que me compraban bolillo, pero perjudiqué a todos los que me compraban tortas”, puntualiza.

Se refiere a otro caso ya revisado en la Comisión: En Los Altos de Jalisco se produce 55% del huevo nacional. Se trata de negocios familiares que han ido creciendo a lo largo de un siglo.

Pero estos siete fulanitos deciden que es un monopolio relativo y resulta que meten a toda la población de Los Altos a la cárcel.”

Al respecto comenta que la iniciativa prevé castigar tanto a los propietarios como a todos los trabajadores involucrados.

Considera que otro riesgo es que se decida que todos los alimentos son insumos esenciales.

Y bueno: a descabezar a todas las empresas grandes que producen alimentos”, advierte.

Contra la propuesta del PRD

Subraya que la propuesta del PRD es más agresiva porque pretende “descabezar” a toda aquella empresa que tenga más de 25 % del mercado.

Prevé que los inversionistas dejarían de innovar y buscarían reducir sus empresas.

También cuestiona que la iniciativa prohíba la denominada la integración vertical. “Que le den una hojeada al mundo, que no hace más que integrarse verticalmente Ilustra el fenómeno con el automóvil mexicano de exportación que tiene 36% de partes nacionales y 64% de importadas.

Todo es integración vertical. Y lo que nosotros queremos es que ese 64% se produzca en México. Pero si los siete fulanitos de Cofece dicen que nada, que eso no se puede, porque son prácticas monopólicas relativas, entonces así nos vamos a quedar.”

Critica a los impulsores de esa visión: “Creo que de chiquitos se grabaron el cuento de Jonathan Swift de Gulliver en el país de los enanos, y lo que quieren es hacer una economía liliputiense”.

Recuerda que, por el contrario, la iniciativa que él presentó busca que grandes empresas radicadas en México —nacionales o extranjeras— generen cadenas de valor con micros, pequeñas y medianas empresas para integrar a la economía nacional.

Necesitamos cambiar los incentivos que ahora tienen las seis mil 257 grandes empresas para importar sin impuestos, hacia la creación de cadenas de valor para que esos 156 mil millones de dólares que en 2012 se fueron en compras en el este asiático —partes del automóvil, de la televisión, del celular, tela—, se queden en México.

El diputado federal admite que los asuntos señalados como riesgosos son parte de la reforma aprobada el año anterior.

Es algo que ya pasó, esas palabras fundamentales que yo critico están ya en el artículo 28 constitucional”, acepta.

Plantea, sin embargo, que la Comisión de Competitividad —que en el proceso de dictaminación sólo tendrá derecho de opinión— analiza el diseño de “candados a esas palabras, limitaciones”, a fin de que existan contrapesos en las decisiones que tomará la Cofece.

Porque voy al último problema, que es terrorífico: estamos creando una República platónica y estamos dejando de ser una representativa, democrática.”

Se refiere a la creación de órganos autónomos que, como la Cofece, podrán interponer controversias constitucionales en contra del Poder Ejecutivo federal, estatales y municipales.

La única diferencia es que en aquella época Platón pensaba que los más ilustres de la Grecia eran los filósofos y aquí pensamos que son los tecnócratas.

Estamos creando instituciones que están por arriba del Estado y que, como la Cofece, no le va a responder a nadie.”

Para Orive ambas iniciativas —la del Ejecutivo y la del PRD— “están totalmente desconociendo la realidad mexicana”.

En el caso de la del PRD, comenta: “Es desgraciadamente una ignorancia no nada más de la realidad sino hasta de la teoría y la historia del capitalismo. Voy a recomendar que vuelvan a leer unas páginas de Marx para que aprendan un poquito de que el capitalismo necesita procesos de concentración y de centralización para que pueda haber innovación, desarrollo de fuerzas productivas y podamos avanzar hacia otro sistema.

Pero si mochamos la concentración y la centralización, nos regresamos al capitalismo que Marx analizó del siglo XVIII, y eso quiere decir que mis compañeritos del PRD que redactaron esa ley pues ni a Marx leyeron. O a la mejor ya no se necesita leer a Marx para ser de izquierda. Aunque al menos por cultura general
hay que hacerlo”, arremete.

Fg

Relacionadas

Comentarios