La PGR panista dio espalda a gasolineros

Exhiben red de corrupción ligada a exfuncionaria de Profeco; al exonerar a Gladis López Blanco dio carpetazo al tema de las extorsiones

COMPARTIR 
03/03/2014 05:48 Redacción

CIUDAD DE MÉXICO, 3 de marzo.- Con el objetivo de poner fin a una ola de extorsiones, un grupo de gasolineros envió una denuncia a Los Pinos en 2011, cuando el panista Felipe Calderón encabezaba la administración federal, detallando la manera en que funcionarios de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) les exigían dinero a cambio de que las bombas despachadoras no fueran verificadas.

Los empresarios denunciaron que los recursos, producto de las extorsiones, iban a parar a campañas del Partido Acción Nacional (PAN), y señalaban a Gladis López Blanco, exsubprocuradora de Verificación de la Profeco, como quien dirigía dichas actividades ilícitas, aun sin ser parte de la procuraduría.

López Blanco, esposa del entonces secretario de la Función Pública, Salvador Vega Casillas, dejó en marzo de 2008 la Profeco por “razones personales”. Tres años después seis verificadores de bombas despachadoras de gasolina de la Profeco eran sujetos a proceso penal por parte de la Procuraduría General de la República (PGR), encabezada por Marisela Morales, un mes después de que Antonio Morales de la Peña, bajo el argumento de dedicarse a actividades políticas en Colima, renunciara al cargo de titular de la Profeco.

El 19 de mayo de 2011, Excélsior dio cuenta cómo los gasolineros aseguraron que “el selecto grupo beneficiado” surgió durante una reunión en Cancún, en 2008. “Se reunió con nosotros Víctor Manuel Suárez Guevara, presidente de Onexpo (Organización Nacional de Expendedores de Petróleo) en la zona Valle de México, quien nos indicó que sostenía una excelente relación con funcionarios de primer nivel y podríamos entrar en una negociación importante con ayuda mutua”.

Según el escrito, la ayuda a la que se refería Suárez Guevara consistía en hacer llegar 50 mil pesos mensuales por estación de gasolina al subprocurador de Verificación de la Profeco “a cambio de facilidades en las verificaciones para instalar aparatos para falsear la medición y poderlos retirar cuando se nos avise de una verificación.”

Los denunciantes explican en el documento que el dinero se haría llegar a los funcionarios de la Profeco a través de Suárez Guevara; que los gasolineros recién invitados serían recibidos por Castro Becerra y que los grupos grandes lo harían directamente con el entonces subprocurador de Verificaciones, José María de los Santos, a quien, según ellos, Gladis López dejó a cargo de la red de extorsionadores.

Al día siguiente, pese al proceso que ya se seguía a seis verificadores de la Profeco, la PGR emitió una carta a Excélsior, en la que aseguró que la exfuncionaria Gladis López Blanco “no está siendo investigada dentro de las averiguaciones previas” que en ese momento realizaba la Procuraduría.

Pese a asegurar que en la denuncia de los gasolineros no detallaban que los recursos fueran para algún partido político, la PGR no precisó cuántas averiguaciones previas había sobre el hecho.

Por su parte, Gladis López se deslindó de cualquier responsabilidad, al asegurar que “las acusaciones carecen de toda verdad”.

Durante la gestión de López Blanco, las sanciones a gasolinerías aumentaron más de 637%. Además, atendió el rezago de más de 3 mil 800 expedientes.

Comentarios

Lo que pasa en la red