Aluden en 44 querellas a los Rodríguez Borgio

Aceptan que tienen una relación comercial con Oceanografía, pero dicen que no son socios de la firma

COMPARTIR 
03/03/2014 05:43 Leticia Robles de la Rosa

CIUDAD DE MÉXICO, 3 de marzo.- El empresario Javier Rodríguez Borgio, quien enfrenta una orden de aprehensión por falsificación de documentos y está sujeto a investigación federal por lavado de dinero y evasión fiscal, admitió ayer en su cuenta de Twitter que tiene negocios con Oceanografía, la empresa intervenida por el gobierno federal por fraude, a la cual le alquila barcos, pero insistió en que no es socio de la empresa.

“Declaro que NO soy socio de Oceanografía”, escribió el empresario. Y luego agregó: “Era un proveedor de la empresa, les rentaba barcos; servicio que no me pagan desde hace 10 meses. También tienen deuda conmigo”, expuso en la cuenta @JRodriguezBorgio.

Javier Rodríguez Borgio, sin embargo, es socio de los dos principales accionistas de Oceanografía, de acuerdo con la información que analiza la PGR, pues con Amado Yáñez Osuna, quien posee 76 por ciento de las acciones de Oceanografía, comparte el equipo de futbol de primera división, Gallos Blancos de Querétaro, y con Martín Díaz Álvarez, dueño de 10 por ciento de la empresa proveedora de servicios de Pemex, tiene el Grupo Gasolinero Mexicano.

Los dueños de Oceanografía y los empresarios Rodríguez Borgio tienen historial de acusaciones por diversos delitos, pero sus relaciones políticas con el PAN, durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, les permitieron operar con total libertad.

Martín Díaz Álvarez es familiar cercano de Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda de Vicente Fox, gobierno durante el cual la empresa Oceanografía pasó de estar en números rojos, a acaparar los contratos de Pemex Exploración y Producción, al grado que el exdirector general de Pemex, Raúl Muñoz Leos, fue castigado con inhabilitación por los cuantiosos contratos de asignación directa que entregó a la empresa.

Javier Rodríguez Borgio, dueño también del casino Big Bola, gasolinerías y de Caja Libertad de Servicios Financieros, en Querétaro, donde consolidó su negocio durante el periodo en que sus amigos, Armando Rivera y Francisco Domínguez Servién, cuando fueron presidentes municipales de la capital del estado.

Además, los hermanos Rodríguez Borgio son parientes del otrora poderoso banquero Ángel Isidoro Rodríguez,  El Divino, quien enfrentó cargos por fraude.

De acuerdo con la información obtenida por Excélsior, Javier Rodríguez Borgio y su hermano Óscar Rodríguez Borgio están relacionados con diversos procesos judiciales abiertos en diferentes partes del país. Javier está mencionado en 30 procesos que se siguen principalmente en el Estado de México, Michoacán, Querétaro, Hidalgo y Distrito Federal; Óscar está mencionado en otros 14 que se siguen en el Estado de México, Distrito Federal, Puebla, Guerrero, Michoacán y Tlaxcala.

Órdenes de aprehensión

El 5 de febrero pasado, el juez 35 de lo penal en el Distrito Federal, Gilberto Cervantes Hernández, giró orden de aprehensión en contra de Javier Rodríguez Borgio, Jorge Buela Serrano y Tomás Alejandro Tarín Pérez, porque están acusados de falsificar un contrato de compra venta, con fecha del 15 de mayo de 2003, para apoderarse de la empresa Casinos Comercial de Juegos de la Frontera, SA de CV, propiedad del estadunidense John Richard Long.

En el historial obtenido por este diario se observa que ha promovido diferentes amparos, tanto por órdenes de aprehensión como en contra del proceso que se siguió por falsificación de documentos. Desde abril de 2012, cuando la PGR estaba a cargo de Marisela Morales, se le abrió una investigación por la venta de gasolina robada a Pemex.

Actualmente, la PGR lo investiga, junto con su hermano Óscar, por lavado de dinero, venta de combustible robado, asociación delictuosa, evasión fiscal y por eso todos sus negocios están en la mira de las autoridades, así como su relación con Oceanografía.

Ayer, mediante su cuenta de Twitter, el empresario publicó primero: “Declaro que no soy socio de Oceanografía” y minutos después “Era proveedor de la empresa, les rentaba barcos; servicio que no me pagan desde hace diez meses. También tienen deuda conmigo”.

Pero las autoridades ministeriales federales, según la información obtenida por este diario, investigan, junto con la Secretaría de Hacienda, toda la relación que tienen los hermanos Rodríguez Borge con Martín Díaz Álvarez, que es socio de Oceanografía, con Amado Yáñez Osuna y socio de Javier Rodríguez, en Grupo Gasolinero Méxicano, y se está tras la participación que tiene en Caja Libertad.

De igual forma, la PGR investiga la producción cinematográfica en la que ha incursionado Javier Rodríguez, quien fue productor de Zapata El sueño del héroe, protagonizada por el cantante Alejandro Fernández, así como las colectas y actividades filantrópicas que dice realizar en favor de la población con menores recursos, pues existen acusaciones de que son utilizadas para evadir impuestos y para lavar dinero.

Para el caso de Martín Díaz Álvarez, pariente de Francisco Gil Díaz, sus antecedentes no muestran un historial de litigios judiciales, salvo la actual acusación de lavado de dinero por la cual lo investiga la PGR.

Este empresario fue director general de IXE Casa de Bolsa, consejero de Latin Financial Services LLC y consultor de Latin America Moner Services LLC, entre otras.

De acuerdo con información proporcionada por exfuncionarios de Petróleos Mexicanos, la presencia de Francisco Gil Díaz en el mundo petrolero nacional tiene dos ramificaciones familiares. Por un lado está Martín Díaz Álvarez, a quien identifican como su sobrino, que es socio de Oceanografía, y que es una empresa competidora de Oro Negro, la empresa que dirige Gonzalo Gil White, hijo de Francisco Gil Díaz.

La empresa Oro Negro cuenta con la participación del exdirector general de Pemex, Luis Ramírez Corzo, quien desde esa posición, durante el gobierno de Vicente Fox, también entregó diversos contratos a Oceanografía.

Oro Negro es una empresa que, de acuerdo con los involucrados en el mundo petrolero, también tiene la participación de otro exdirector general de Pemex, Juan José Suárez Coppel; sin embargo, en la página oficial de esta empresa sólo se observan los nombres de González Gil White, Luis Ramírez Corzo y José Antonio Cañedo White, como sus principales cabezas.

Ligan a senador panista con los Rodríguez

A raíz de las investigaciones iniciadas por la PGR en contra de los hermanos Javier y Óscar Rodríguez Borgio, por lavado de dinero y venta de gasolina proveniente de ordeña ilegal de combustibles, han surgido una serie de relaciones con políticos y empresarios de Querétaro.

Una de ellas fue reconocida apenas por el senador panista Francisco Domínguez, quien fue apoyado económicamente por Javier Rodríguez, para financiar su campaña en el año 2012.

El propio legislador reconoció su amistad con el empresario queretano y que recibió dinero.

“A mis amigos no los niego, pero ellos manejan sus negocios, así como yo manejo los míos y la política”, expresó el senador el pasado 15 de febrero.

Francisco Domínguez, ex vicecoordinador de los senadores del PAN y nombrado tesorero del grupo parlamentario por los calderonistas, generó un quebranto de ocho millones de pesos al erario del municipio de Querétaro, se denunció en junio pasado.

Igualmente fue mencionado en algunas acusaciones sobre una presunta red dedicada a lavar dinero a través del equipo de futbol Gallos Blancos de Querétaro, que también tiene relación con la Caja Libertad, propiedad de los hermanos Rodríguez Borgio, aunque negó vínculos.

Apenas el pasado 9 la Policía Federal detuvo en León, Guanajuato, a Tirso Martínez Sánchez, presunto líder de un cártel del narcotráfico, acusado de introducir 76 toneladas de cocaína a Estados Unidos entre 2000 y 2003, y por quien las autoridades de Estados Unidos ofrecían cinco millones de dólares por su captura

El Futbolista está ligado al lavado de dinero en los equipos de futbol Querétaro, Irapuato y Celaya.

De la Peña Sánchez rechaza implicación

Señor director general del periódico Excélsior:

Presente

Hago referencia al artículo publicado el día de hoy por el señor Andrés Becerril, titulado “Con panistas el boom de Oceanografía”, en el cual se hace referencia a mi persona pretendiendo involucrarme en una supuesta red de complicidades entre funcionarios y exfuncionarios de cuño panista con empresarios.

Sobre el particular, quiero informarle que la presunta implicación del suscrito en dicha red es absolutamente falsa. Durante los años de mi gestión al frente de la entonces Oficina del Abogado General, ahora, Dirección Jurídica de Petróleos Mexicanos, he actuado con absoluta imparcialidad, estricto apego al marco legal y a los intereses del organismo. Son falsas las imputaciones que pretenden hacerse a mi persona, por lo que quien afirme tales aseveraciones debe presentar las denuncias que correspondan con las pruebas que las sustenten.

Quien suscribe ha dedicado 28 años de su desarrollo profesional al servicio público dentro de la  Administración Pública Federal  con estricto apego al marco legal y en protección de los intereses de las instituciones a las que he servido.

Agradeceré se sirva publicar esta aclaración en beneficio del derecho a una información objetiva y responsable por parte de ese periódico a su cargo, sin perjuicio de que me reservo las acciones legales que a mis derechos corresponden.

Atentamente:

Lic. Marco Antonio de la Peña Sánchez

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red