Militares exigen certeza jurídica

Integrantes de las Fuerzas Armadas pidieron al Senado que la reforma no trastoque la disciplina de su institución; cabildean reformas al Código de Justicia de este sector

COMPARTIR 
28/02/2014 05:48 Leticia Robles de la Rosa
Nos pidieron limpiar la casa y ahora nos reprochan que nos hayamos empolvado, sostuvo el contraalmirante Alejandro Vázquez Hernández, jefe de la Unidad Jurídica de la Secretaría de Marina. Foto: Archivo

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de febrero.- Militares y marinos cabildean en el Senado los cambios de su fuero para que los legisladores garanticen la seguridad jurídica de los militares y no trastoquen su disciplina, pues “nos pidieron limpiar la casa y ahora nos reprochan que nos hayamos empolvado (…) En el caso concreto, sólo viola derechos humanos quien está combatiendo a los delincuentes”, advirtió el contralmirante Alejandro Vázquez,

El procurador general de Justicia Militar, general de brigada Jesús Gabriel López Benítez, pidió a los senadores que no excluyan al Ministerio Público castrense de las pesquisas relacionadas con la comisión de delitos de militares sobre civiles, pues en ese proceso pueden encontrarse también delitos militares.

Aclaró que los soldados ya realizan acciones para coordinarse con las autoridades civiles, con la red de 108 agentes del Ministerio Público que pueden llegar a la brevedad a cualquier punto del país y ha permitido que las Fuerzas Armadas declinen 404 averiguaciones previas que trasladó a la PGR, la cual giró 271 órdenes de aprehensión y los militares han cumplimentado 174 de ellas, lo cual demuestra que no hay impunidad.

En tanto, Alejandro Ramos Flores, jefe de Asesoría Jurídica del Estado Mayor de la Defensa Nacional, pidió que el “Congreso de la Unión, al ejercer ese derecho de definir la competencia y jurisdicción de sus tribunales, cuide que las instituciones castrenses y el personal militar cuente con la certeza jurídica necesaria para cumplir sus misiones adecuadamente y no quede en una situación tan sujeta a eventualidades.

“Si no es claro el régimen jurídico al que está sujeto el militar cuando sale a cumplir una misión, a desempeñar un acto de servicio, entonces está sujeto a lo que pase durante el desarrollo de este evento.

“Quiero poner un simple ejemplo, que salga a hacer un reconocimiento, y que cuando salga cumpliendo una orden militar, con su armamento, con un mando militar, etcétera, y por alguna eventualidad durante el desarrollo de este servicio militar, resulta afectado una persona civil y por ese solo hecho su régimen parece ser que ya no es el mismo con el que salió en la mañana a cumplir la misión”, alertó.

Ayer, los integrantes de la Comisión de Justicia del Senado se reunieron con el contralmirante Alejandro Miguel Vázquez Hernández, jefe de la Unidad Jurídica; el capitán de fragata Ernesto Moreno Corona, director de Justicia Naval de la Unidad Jurídica, y el capitán de fragata Mario Augusto Chichitz Díaz Leal, subdirector de Supervisión de Atención a Quejas, Investigaciones y Análisis de la Unidad de Atención y Procuración a la Ciudadanía.

También con el general de brigada Jesús Gabriel López Benítez, procurador general de Justicia Militar; general de brigada Jaime Antonio López Portillo Roble-Gil, primer magistrado del Supremo Tribunal Militar, y el general brigadier de Justicia Militar, Alejandro Ramos Flores, jefe de la Asesoría del Estado Mayor de la Defensa Nacional.

El objetivo fue dialogar sobre la reforma al Código de Justicia Militar que procesa la Comisión de Justicia, que encabezan Roberto Gil, Arely Gómez y Manuel Camacho Solís, quienes ya escucharon a especialistas, académicos, organismos de derechos humanos y sólo les faltaba hablar con los militares.

Aunque fue la primera audiencia pública entre senadores y militares, no es la primera vez que los integrantes de las Fuerzas Armadas acuden al Senado para cabildear las reformas que les competen. Ya lo hicieron el 13 de julio de 2011 para opinar sobre los cambios a la Ley de Seguridad Nacional y el fuero militar; sólo que en esa ocasión la reunión fue privada.

Todos los militares y marinos que participaron ayer pidieron al Senado que la reforma no trastoque la disciplina militar, sobre todo ahora que las Fuerzas Armadas coadyuvan con la autoridad civil en el combate contra el crimen organizado.

“Surge inevitablemente como respuesta que la diferencia entre un militar y un miembro de las autoridades de seguridad pública, es precisamente esta formación dentro de la disciplina, que es indispensable para la existencia de toda fuerza armada, pero inasequible, en ocasiones, para los civiles”, comentó Alejandro Vázquez.

Aún con su petición constante de seguridad jurídica y respeto a su disciplina, los militares dejaron en claro que están dispuestos a ajustarse a la nueva dinámica que exige el México moderno.

Relacionadas

Comentarios