Retrato hablado: Lorena Martínez Rodríguez, mano firme en defensa del consumidor

Con una larga trayectoria en el servicio público, toma las riendas del la dependencia en la que promete dureza, pero descarta persecución

COMPARTIR 
23/02/2014 02:58 Karla Ponce
Ilustración: Julio Grimaldo

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de febrero.- Su forma de caminar es decidida, su porte, imponente. Su voz refleja la firmeza con la que se conduce cuando se dice concentrada en “defender con mano firme el precario salario del trabajador en el país”.

Hace 25 años, Lorena Martínez Rodríguez se convirtió en la primera delegada de la Procuraduría Federal de Consumidor (Profeco) en realizar una clausura y un arresto administrativo a un proveedor. “Cuando se trata de aplicar la ley no se puede andar con medianías”.

Hoy es la titular del organismo para la defensa del consumidor, en sustitución de Alfredo Castillo Cervantes, quien fue designado como Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral del estado de Michoacán.

Castillo destacó por colocar sellos de suspensión en 15 hoteles ubicados en Polanco, Reforma y Centro Histórico de la Ciudad de México por incurrir en prácticas comerciales abusivas y aplicar una sanción de 684 mil pesos en contra de la cadena transnacional de hamburguesas McDonald’s, por colocar leyendas inexactas en sus productos.

La nueva encargada del organismo para la defensa de los derechos del consumidor ha dicho que continuará con las rigurosas labores de supervisión, inspección y vigilancia que impuso su predecesor para evitar que los ingresos de las familias mexicanas sean “vulnerados” por el crecimiento inflacionario pero ha dejado claro que no habrá una “política de persecución”.

Entre los planes de esta mujer con casi tres décadas de carrera política está acercarse a los empresarios de los sectores económicos que fueron afectados por la acción de la Profeco durante la gestión pasada con el objetivo de establecer reglas claras.

“Soy una política de mano firme, pero abierta al diálogo para concertar acuerdos. En la Profeco mantendremos una gestión de puertas abiertas para eliminar la sensación de persecución por parte de la institución, pues la imagen que queremos tener es la de un organismo que se ajusta a lo que dice la ley, pero que tiene disposición para encontrar soluciones a los problemas.”

Reglas claras

Para Lorena Martínez, superar la gestión de Alfredo Castillo Cervantes no será una tarea sencilla. El ahora Comisionado impuso las mayores multas de la institución en la historia.

Estadísticas del organismo para la defensa del consumidor indican que el año pasado impuso multas por 600 millones 767 mil 462 pesos, un millón 450 mil pesos más que la cantidad registrada el año anterior, monto que contabiliza cuatro meses de gestión de Humberto Benítez Treviño, quien fue destituido luego de que su hija Andrea llegara al restaurante Maximo Bristrot en la colonia Roma, y con el argumento de no haber recibido la mesa que quería, además de haber tenido una larga espera, movilizó a inspectores de la Profeco para que clausuraran el lugar.

Sin embargo, la nueva procuradora no buscará superar la histórica cifra. “Se pondrán las reglas del juego claras para que todos las respeten y no haya necesidad de sancionar, pero en caso de violación se tendrá que sacar la tarjeta roja”.

Cambio de cancha

Aficionada a deportes como el basquetbol, el squash y las carreras a pie, la nueva procuradora ha demostrado su capacidad de adaptarse a cualquier cancha a lo largo de su historia como funcionaria pública.

Antes de aceptar la encomienda de proteger los derechos del consumidor fue alcaldesa del Ayuntamiento de Aguascalientes, en el que destacó por emprender el proyecto Línea Verde, el cual nació con vocación ambientalista, pero que se consolidó como un esquema de regeneración urbana y social para habitantes de casi un centenar de colonias mediante la habilitación del parque lineal más grande América Latina.

La obra tiene 12 kilómetros de longitud, en los que se distribuye infraestructura para la práctica deportiva y el esparcimiento de niños, jóvenes y adultos.

La política pública de convivencia que emprendió Lorena Martínez Rodríguez en su estado natal tuvo como objetivo eludir la inseguridad ciudadana, y el resultado fue contundente: redujo en una tercera parte la incidencia delictiva en colonias con altos niveles de violencia.

Cuando dirigió el Instituto Aguascalentense del Deporte (IDE), promovió la construcción de la Ciudad Deportiva, la Alberca Olímpica y una amplia infraestructura deportiva que incluyó desde gimnasios hasta circuitos para correr en fraccionamientos; así como la realización de la Primera Olimpiada Nacional Infantil.

En su carrera como funcionaria pública el organismo del que ahora es responsable ya había aparecido. Lorena Martínez Rodríguez fue delegada en Aguascalientes de la Profeco de 1988 a 1993. Cargo en los que su principal logro fue “hacer cumplir la ley”.

Con la camiseta puesta

La procuradora nunca tuvo duda sobre lo que quería ser. Desde los 15 años participaba en las actividades juveniles de partidos políticos. “Desde entonces me enamoré y me casé con la política”.

Es licenciada de Derecho por la Universidad Autónoma de Aguascalientes y cursó la Maestría en Ciencias Políticas por la Universidad Nacional Autónoma de México. Tiene un curso de Posgrado en Alta Gerencia Deportiva por el Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo, en Cuba.

También estudió la Especialidad en Teoría de Género Sistema de Capacitación a Distancia de Conferencia de Partidos Políticos de América Latina y la  Especialidad en Sistemas de Seguridad Social en el Mundo, impartido en el Instituto Ortega y Gasset en  Madrid, España.

Proveniente de una familia tradicional se afilió al Partido Revolucionario Institucional en 1985. Su temperamento se formó con las tareas de partido. “Para ganar espacios tienes que ser aguerrido pues el único camino para conseguirlo es luchar”.

Mujer de carácter

Confiesa que muchas veces se encontró con algunos dirigentes de partido que pretendían hacer valer su superioridad jerárquica sólo por ser varones.

“Había un una idea, errónea, de que las mujeres que se dedicaban a la política, o no eran profesionales de su tarea, o estaban ahí por favores. Entonces había que romper con ese prototipo y demostrar que una hacía esa tarea de manera profesional, como cualquier otro trabajo”.

Lorena considera que actualmente las mujeres en la política gozan de una mejor imagen. Según los estudios de opinión, se atribuyen valores de honestidad, responsabilidad y trabajo a las mujeres.

“Todo eso es un capital social construido en años que no desperdiciaré al frente de la Profeco,
por el contrario, lo ampliaré.”

Comentarios

Lo que pasa en la red