El ABC: Abogados que no cuestan

Paso a paso explicamos cómo acudir al Instituto Federal de Defensoría Pública, que ofrece asesoría legal gratuita

COMPARTIR 
15/02/2014 04:32 Juan Pablo Reyes

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de febrero.- La labor del Instituto Federal de la Defensoría Pública es tomar la defensa legal de cualquier ciudadano que resulte acusado en el ámbito penal y carezca de dinero para pagar un abogado.

Este órgano pertenece al Poder Judicial de la Federación y al Consejo de la Judicatura Federal y tiene como principal objetivo brindar asesoría y servicios de defensa gratuita desde la averiguación previa hasta la ejecución de las sentencias y también apoya con asesoría jurídica en asuntos de orden no penal.

Las estadísticas muestran que el año pasado, 786 defensores públicos federales brindaron en todo el país 40 mil 351 defensas en averiguaciones previas; tres mil 317 asistencias ante el Ministerio Público de la Federación y 64 mil 735 entrevistas para defensa pública y asesoría jurídica.

De acuerdo con el director general del instituto, Mario Torres López, en los últimos meses se ha buscado incrementar el cuerpo de los defensores públicos bilingües para que los abogados asesores jurídicos continúen su preparación en las materias de derechos humanos, amparo y juicios acusatorios orales.

La Ley Federal de Defensoría Pública establece, en su artículo 15, que los defensores públicos de forma preferente deberán brindar sus servicios a las personas que estén desempleadas y no perciban ingresos, los trabajadores jubilados o pensionados, así como sus cónyuges, los trabajadores eventuales o subempleados, las personas de origen indígena y las personas que por cualquier razón social o económica tengan la necesidad de estos servicios de defensa.

Esta ley también establece que se retirará el servicio de asesoría jurídica cuando el usuario manifieste de modo claro y expreso que no tiene interés en que se le siga prestando el servicio, se incurra dolosamente en falsedad en los datos proporcionados, cuando el usuario o sus dependientes económicos cometan actos de violencia, amenazas o injurias en contra del personal del Instituto Federal de Defensoría Pública o en el momento en que desaparezcan las causas socioeconómicas que dieron origen a la prestación del servicio.

Tres servicios

El servicio de defensa penal se presta de forma gratuita en asuntos del orden federal, desde la averiguación previa hasta la ejecución de sentencia, por parte del defensor público adscrito ante el Ministerio Público de la Federación.

Respecto a la asesoría jurídica que brindan los defensores públicos, existen tres modalidades: el primero es la orientación y consiste en que cuando el asunto planteado no es de la competencia legal del instituto se orienta al solicitante en términos generales pero suficientes sobre la naturaleza y particularidades del problema y se le canaliza mediante oficio fundado y motivado a la institución que a juicio del asesor deba proporcionarle atención jurídica gratuita.

La segunda modalidad es la asesoría y se proporciona cuando, después de analizar las manifestaciones y documentos que aporte, se determina que el caso es de la competencia del instituto pero no es viable la intervención legal y procesal.

Y, en tercer caso, la representación, que consiste en el patrocinio legal que se otorga a una persona, conforme a lo dispuesto en la ley.

 

Defensoría pública apoya a sectores

El principio de la defensoría pública es que todas las personas deben ser iguales ante la ley, indicó César Esquinca, en su artículo La defensoría pública federal publicado en el Boletín mexicano de derecho comparado.

“La igualdad de las personas ante la ley —que se proyecta en igualdad para recibir los beneficios de la organización estatal— es un tema clásico del derecho y la política. Lo es, por supuesto, del proceso en cualquiera de sus vertientes. En éste se enfrentan dos personas, dos posiciones, dos intereses —que en ocasiones son, se quiera o no, representativos de muchas más personas, posiciones e intereses— que reclaman atención y solicitan justicia, es decir, una sentencia favorable.”

“En algunos casos uno de los contendientes se halla en situación desfavorable: así ocurría y pudiera seguir ocurriendo en el ámbito del proceso social, y así sucede —notoriamente— en el orden del proceso penal. Considérese que una de las partes, la que previamente investigó y actualmente acusa, lleva la bandera del orden y la seguridad, en tanto la otra ostenta la etiqueta del crimen, el riesgo o la lesión de la sociedad.”

Las estadísticas indican que hay sectores que son criminalizados, por ello la importancia de una defensoría.

“El índice de la justicia no se dirige con la misma frecuencia en todas las direcciones; tiene predilección por los miembros de minorías y grupos marginados.”

 

 

Relacionadas

Comentarios