Marcha culmina en cementerio migrante

Desde 1990 hay una sección en el panteón de Holtville, California, para cuerpos de indocumentados desconocidos

COMPARTIR 
09/02/2014 08:08 Manuel Ocaño/Especial
Los restos sólo se clasifican como “desconocidos” escrito sobre simples tabiques de concreto de 15 por 25 centímetros. Foto: Manuel Ocaño

CIUDAD DE MÉXICO, 9 de febrero.- La novena Marcha Migrante concluyó ayer en el cementerio de los indocumentados desconocidos en Holtville, California.

Decenas de activistas y residentes de la frontera de California colocaron pequeñas cruces de madera junto a las sencillas tumbas en que los restos sólo se identifican como “desconocida” y “desconocido”, escrito sobre simples tabiques de concreto de unos 15 por 25 centímetros.

Ante cientos de tumbas de migrantes que carecían de todo tipo de identificación al perder la vida en la franja limítrofe de California con México, el director de los Ángeles de la Frontera, Enrique Morones, dijo esperar que el cementerio tenga significado para la mesa de migración que discute una posible reforma en la materia.

“Este cementerio es un testimonio de una política de migración que sólo ha causado muerte y dolor”, dijo Morones a Excélsior al concluir la marcha que iniciara hace unos días en territorio mexicano.

Las autoridades del fronterizo condado Imperial, en California, decidieron sepultar, desde finales de los años 90, en un rincón del cementerio de Holtville, los restos de indocumentados desconocidos para localizarlos en caso de que eventualmente un programa comparativo de ADN pueda identificarlos con familiares que han perdido a sus seres queridos al dirigirse a la frontera.

Los restos que yacen en el cementerio de los migrantes desconocidos fueron en su mayoría víctimas de inclemencias del tiempo en el desierto de Yuha, en la frontera con Mexicali, y personas que perdieron la vida en el Canal Todo Americano, un sistema de irrigación agrícola paralelo a la frontera, con fuertes corrientes y ramales.

Morones dijo, al término de la Marcha Migrante, que si Estados Unidos aprueba una reforma migratoria debe excluir más bardas fronterizas o aumentar el personal de la Patrulla Fronteriza, que ahora cuenta con unos 22 mil agentes.

“Este cementerio es resultado de ese tipo de política y ya no queremos más de lo mismo; necesitamos una reforma humana que nos beneficie a todos o tendremos aquí otros cuentos de tumbas”, comentó.

El ayuntamiento de la pequeña ciudad de Holtville, con menos de seis mil habitantes, ahora tiene cerrada al público la sección de los indocumentados desconocidos, pero la conserva completamente limpia.

Los visitantes al cementerio municipal pueden, sin embargo, pasar a dejar ofrendas con permiso.

Yucatecos buscan cruzar a EU

El Instituto para el Desarrollo de la Cultura Maya reportó que en 2013 fue mayor el número de yucatecos que intentaron cruzar la frontera a EU, la mayoría perteneciente al llamado cono sur de la entidad.

La titular del Indemaya, Elizabeth Gamboa Solís, dijo que esas cifras al alza se basan en el número de paisanos detenidos en su intento por internarse en territorio de EU.

“En 2013 hubo un total de mil 131 yucatecos detenidos por agentes migratorios de EU cuando ya habían cruzado la frontera y fueron enviados de nueva cuenta a Yucatán, luego de trámites consulares”, indicó. La cifra fue mucho mayor en comparación con 2012, cuando un total de 800 yucatecos fueron detenidos y deportados al fracasar su intento de alcanzar el “sueño americano”.

De tal modo, continuó, fue mayor la cifra de deportación el año pasado y “eso, sin duda, indica que lejos de disminuir cada vez son más los yucatecos que deciden cruzar la frontera en busca de empleo”.

Comentarios

Lo que pasa en la red