El ministro Juan Silva Meza rechaza justicia “por propia mano”

El presidente de la Corte reclama deslealtad de algunos juzgadores con la Carta Magna

COMPARTIR 
06/02/2014 05:44 Georgina Olson/ Enviada
Festejo La SEP alista programa nacional  para  celebrar la promulgación de la Constitución.
Festejo La SEP alista programa nacional para celebrar la promulgación de la Constitución.

QUERÉTARO, Qro., 6 de febrero.— A pesar de que amplios sectores de la población temen por su integridad a causa de los grupos criminales, no deben hacer justicia por propia mano, sino apegarse a la Constitución, dijo el ministro Juan Silva Meza, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

“No olvidemos que hacer justicia por propia mano, promover y participar en actos de corrupción y del abuso de poder, afecta al desarrollo equitativo, a la tranquilidad social, y con ello al sistema democrático, pilar de nuestro orden constitucional”, afirmó durante el 97 aniversario de la Constitución celebrado en el Teatro de la República.

Insistió en que las respuestas están dentro de la Carta Magna y no fuera de ella. “La paz y la seguridad, y con ellas el desarrollo, están dentro de la Constitución y no fuera de ella”.

El 97 aniversario de la Constitución, dijo, le exige a los miembros del Poder Judicial recordar que su única lealtad es hacia la Constitución.

Y respetando la Constitución se puede contribuir a crear un país justo, democrático e incluyente, indicó.

“Sabemos que la sociedad reclama y necesita jueces honestos y confiables. Los merece la sociedad. Por eso, los más de mil 200 juzgadores federales repudiamos la deslealtad constitucional de algunos pocos. Pocos que manchan y denigran el trabajo de compromiso y responsabilidad de la inmensa mayoría”, expresó.

Consideró que la justicia impartida por jueces honestos y preparados es en sí misma el garante del Estado de derecho.

A los miembros del Poder Judicial los llamó a refrendar su lealtad: “Honremos la historia nacional que continuamos construyendo día con día, dando vida a esas salvaguardas que están en la Constitución”.

Destacó que actualmente México tiene una Constitución más grande que la de 1917, no por la amplitud del texto, “sino por el alcance de los derechos y de su protección”.

 “Es mucho más amplia en la tutela, defensa y garantía de las libertades y los derechos humanos”, indicó.

Señaló que se ha modificado el texto de la Constitución para “adaptar el contenido de la ley fundamental a las exigencias de una sociedad en continuo cambio y movimiento”.

En el evento hizo uso de la palabra el secretario de educación, Emilio Chuayffet, quien destacó que las reformas a la Constitución permiten “articular una experiencia histórica con un programa a seguir”.

La Carta Magna, dijo, permite crear un proyecto colectivo de nación “modificable siempre por naturaleza, pues nada hay eterno en política. Pero al mismo tiempo, permanente en esencia en un núcleo que, a pesar de las transformaciones, permite que la sociedad siga cohesionada”, explicó.

Consideró que hacer una Constitución significa “renunciar a la inamovilidad”.

Hizo referencia a la reforma educativa al señalar que a través de ella se garantiza la calidad y la equidad.

Habló sobre el programa nacional conmemorativo de la Constitución, mediante el cual se difundirá el contenido, su contribución al desarrollo, así como los mecanismos para hacer efectivos los derechos fundamentales.

Relacionadas

Comentarios