Congreso arranca... maratón de leyes

Senadores tienen 90 días para sacar 84 leyes; diputados darán prioridad a Reforma Política

COMPARTIR 
04/02/2014 04:40 Leticia Robles de la Rosa e Ivonne Melgar
Los diputados aspiran a que el Instituto Nacional de Elecciones funcione plenamente en abril, con el fin de que los comicios de 2015 se realicen bajo las nuevas reglas.
Los diputados aspiran a que el Instituto Nacional de Elecciones funcione plenamente en abril, con el fin de que los comicios de 2015 se realicen bajo las nuevas reglas.

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de febrero.- Senadores tienen 90 días para sacar adelante 84 leyes; prd y pan encaran, de forma paralela, comicios internos.

Con al menos 84 leyes que modificar o crear, el Senado de la República arranca hoy el periodo ordinario de sesiones en medio de pugnas internas entre dos de sus principales fuerzas políticas presentes en él, como son el PAN y el PRD, porque ambos están inmersos en los procesos de sucesión de sus respectivas dirigencias nacionales.

Además, los senadores no han podido superar las diferencias políticas que tienen con sus compañeros de la Cámara de Diputados, lo cual genera tensión desde el arranque de este periodo ordinario, porque ambas cámaras quieren ser el origen de los cinco grandes paquetes de leyes secundarias en materia energética, de telecomunicaciones, de competencia económica, de política y de transparencia.

El Presidente de la República tiene previsto, de acuerdo con lo que expresaron los secretarios de Hacienda, Gobernación, Comunicaciones y Transportes, y de Energía, enviar al menos 44 iniciativas, tanto al Senado como a la Cámara de Diputados, para cumplir con cuatro de los cinco paquetes de leyes nuevas y reformadas que deben concluirse en este periodo ordinario de sesiones.

“Uno de los principales retos legislativos para este periodo consiste en procurar que las particularidades y rasgos específicos de la normatividad secundaria, de las reformas constitucionales que hemos aprobado sirvan verdaderamente para lograr la correcta implementación de las transformaciones que hemos venido impulsando”, explicó ayer Emilio Gamboa.

Recordó que “los legisladores están obligados a completar el andamiaje legal, que propicie una mejor calidad de vida para las familias, por lo que resulta indispensable mantener la gran disposición de diálogo que ha prevalecido entre las fuerzas políticas”.

Batallas internas

Pero en medio de esta obligación, los senadores de oposición enfrentan otras batallas políticas que tendrán repercusión en el trabajo del Senado, como ya ocurrió en los tres periodos ordinarios anteriores.

Luis Miguel Barbosa, coordinador de los senadores del PRD, tiene un mayor distanciamiento con su dirigente nacional, Jesús Zambrano; ahora la línea del grupo de Zambrano, Los Chuchos, se topa con un Barbosa más independiente, Mucho más crítico de las decisiones de su partido, al grado que desde la trinchera del Senado hará trabajo político para unir a los partidos de izquierda.

Para el caso del PAN, los senadores se han prometido que no permitirán que la diferencia entres los maderistas y los calderonistas lesione su trabajo legislativo; sin embargo, el calderonismo tiene su principal expresión política en el Senado, mientras que Jorge Luis Preciado, coordinador del grupo, es abiertamente maderista; esta diferencia de óptica política ya tuvo efectos en el desarrollo del trabajo en el Senado durante el año pasado.

De acuerdo con Graciela Ortiz, presidenta de la Comisión de Estudios Legislativos, el reto del avance es muy alto. Lo primero es que la Junta de Coordinación Política debe acordar las prioridades a aplicar, pero ella considera que el paquete político debe salir primero, dado que existen tiempos perentorios para su aplicación, porque hay diversos procesos electorales en puerta.

Además, el dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero, dejó en claro la semana pasada, cuando se reunió con sus senadores, que es preciso que primero se concluya toda la Reforma Política y después se entre al resto de los temas; de igual forma, el PRD quiere sacar ya la consulta popular y la reforma del DF, que forman parte del tema político.

De las 60 leyes pendientes, diputados darán prioridad a la reforma política y a los 11 los consejeros electorales

Además de sacar adelante en 12 semanas las leyes secundarias para cuatro grandes reformas —telecomunicaciones, competencia, política-electoral y energética—, los diputados tienen la encomienda de conducir y avalar el proceso de designación de los 11 consejeros del futuro Instituto Nacional Electoral.

Se trata de una tarea que pondrá a prueba la capacidad de negociación y construcción de acuerdos de los coordinadores parlamentarios de las principales fuerzas políticas —PRI, PAN y PRD—, pero también de quienes lideran las bancadas minoritarias —Verde Ecologista, Movimiento Ciudadano, Partido del Trabajo y Nueva Alianza.

Tan sólo ese encargo, el de nombrar a menos de la mitad de esa cantidad de consejeros electorales, convirtió a la Cámara de Diputados en otros tiempos en un campo de batalla empantanado en la incapacidad de construir consensos sobre los cuales cubrir una responsabilidad constitucional.

Pero los integrantes de la LXII Legislatura también incurrieron ya en el incumplimiento de designar a cinco integrantes del Consejo General del IFE, hecho que ya le valió —por el retraso de un nombramiento— varios llamados del Tribunal Electoral.

De manera que esta vez, con la lupa de la opinión pública, del Poder Judicial y de los críticos a la reforma político-electoral puesta sobre ellos, los diputados tienen el reto de concretar antes del 30 de abril próximo la conformación del nuevo árbitro electoral mediante un método que ahora involucrará a representantes del IFAI y la CNDH.

La necesidad de cubrir este compromiso y su carácter prioritario para evitar que la organización de las elecciones intermedias de 2015 quede en el limbo representa la principal coincidencia entre los líderes parlamentarios: Manlio Fabio Beltrones (PRI), Luis Alberto Villarreal García (PAN), Silvano Aureoles Conejo (PRD), Arturo Escobar y Vega (Verde Ecologista), Ricardo Monreal (Movimiento Ciudadano), Alberto Anaya (Partido del Trabajo) y San Juana Cerda (Nueva Alianza).

Este acuerdo, sin embargo, habrá de desahogarse de manera simultánea al procesamiento de unas 60 leyes secundarias, cuyo orden se determinará una vez que se aclare de qué iniciativas presidenciales en San Lázaro será Cámara de origen.

Si bien los diputados dan por hecho que ellos resolverán la legislación secundaria de telecomunicaciones, competencia y parte de la energética —quedando en el Senado el paquete de las secundarias político-electorales—, la calendarización deberá formularse cuando lleguen los proyectos del Ejecutivo Federal.

Adicionalmente, la Cámara será escenario de las agendas particulares de cada grupo parlamentario, hecho que permite a cada una realizar alianzas diversificadas.

Así, mientras los perredistas en bloque continuarán preparando la Consulta Popular de 2015 para revertir la Reforma Energética, las bancadas del PRI, Verde Ecologista y PAN cerrarán filas para defender que la materia modificada no puede someterse a ese tipo de mecanismos.

Pero los panistas por su parte mantendrán su oposición a una parte de los impuestos derivados de la reforma fiscal, aprobada y defendida por los diputados priistas y la mayoría del PRD, ya que una cuarta parte de éstos se ha sumado a la acción inconstitucional presentada en la Suprema Corte de Justicia de la Nación por el conjunto de los grupos del PAN, MC y PT.

Comentarios

Lo que pasa en la red