Senadores se gastan millones sin producir; sin eficiencia, 14 comisiones

El Senado les ha otorgado, del 1 de octubre de 2012 al 1 de febrero de 2014, más de 76 millones de pesos, a pesar de su escaso rendimiento

COMPARTIR 
04/02/2014 04:06 Leticia Robles de la Rosa

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de febrero.- Desde el arranque de la actual Legislatura y hasta este mes, el Senado de la República canalizó 38.1 millones de pesos para el sostenimiento de siete comisiones de trabajo con un nivel de producción legislativa bajo, al grado de que tres no han generado un solo dictamen, dos más han emitido uno cada una y otras dos un par más.

Además, otras siete comisiones, a las cuales se les ha canalizado también 38.1 millones de pesos, tienen un nivel de producción de dictámenes de tres a ocho en 16 meses de trabajo efectivo.

Así, desde el 1 de octubre de 2012, cuando se entregó la primera partida presupuestal a las 62 comisiones actuales de trabajo, hasta este 1 de febrero, que se hizo el depósito para su funcionamiento en este mes, el Senado destinó 76 millones 294 mil 232 pesos a estas 14 comisiones que tienen un nivel de producción significativamente inferior al de otras que registran alto grado de rendimiento.

Con base en el registro del trabajo de las 62 comisiones del Senado, que se puede consultar en la página web de esta Cámara del Congreso de la Unión, las comisiones de Bibliotecas y Asuntos Editoriales, que preside el perredista Zoé Robledo; la de Federalismo, del panista Martín Orozco, y la Jurisdiccional, que encabeza el petista David Monreal, no produjeron un solo dictamen en 16 meses de trabajo.

La Comisión de Federalismo tiene cero dictámenes, a pesar de que tiene dos iniciativas que le fueron turnadas desde septiembre y octubre de 2012; es decir, hace casi 16 meses; además, tiene otras cuatro propuestas de proposiciones con punto de acuerdo, la más reciente, de noviembre de 2012, lo cual implica que tiene casi 15 meses en la agenda; carece de minutas turnadas y sólo reporta como reunión de trabajo la realizada el 10 de octubre de 2012, cuando se instaló.

Por su parte, la Comisión de Bibliotecas y Asuntos Editoriales tiene en su agenda dos iniciativas que le fueron turnadas, una en abril y otra en noviembre del año pasado, que son autoría del propio presidente de la Comisión; además, una minuta que le fue turnada en octubre pasado; sin embargo, no ha generado un solo dictamen y la única reunión de trabajo que reporta es del 11 de octubre de 2012, cuando se instaló.

En tanto, la Comisión Jurisdiccional tiene cero dictámenes, cero turnos de iniciativas, de puntos de acuerdo y de minutas; su única reunión de trabajo es del 11 de octubre de 2012, cuando se instaló.

Para el caso de esta comisión, la naturaleza de sus funciones puede explicar la carencia de asuntos a tratar, porque tiene que ver con los juicios políticos contra servidores públicos, los cuales no se han registrado desde el caso de Andrés Manuel López Obrador, hace nueve años.

Pero aun cuando carecen de producción y de temas a tratar, estas tres comisiones reciben el mismo presupuesto cada mes: 320 mil 564 pesos, y cada una ha costado hasta el momento, desde su instalación, cinco millones 449 mil 588 pesos.

A ellas les siguen la de Asuntos Fronterizos Norte, de Ernesto Ruffo, con un solo dictamen, pero diez reuniones de trabajo; y la de Autosuficiencia Alimentaria, de Isidro Pedraza, con un dictamen, pero con seis reuniones de trabajo.

En la baja productividad les sigue la de Desarrollo Municipal, del panista Octavio Pedraza, que tiene sólo dos dictámenes emitidos, y la Comisión de la Medalla Belisario Domínguez, de Roberto Albores Gleason, que también tiene dos dictámenes y un codictamen.

Las otras siete con bajo nivel de producción, pero más alto que estas primeras siete, son la de Desarrollo Rural, que dirige Fidel Demédicis; de Desarrollo Regional, de René Juárez; la de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial, de Francisco de Paula Búrquez; la de Población y Desarrollo, de Adán Augusto López; la de Reforma Agraria, de Francisco García Cabeza de Vaca; Asuntos Fronterizos Sur, de Humberto Mayans, y Asuntos Indígenas, de Eviel Pérez Magaña.

Senado justifica 398 inasistencias en 105 sesiones

El Senado de la República justificó 398 inasistencias de sus legisladores a alguna de las 105 sesiones que se realizaron durante los tres primeros periodos ordinarios de esta Legislatura, pues a pesar de que 119 de sus integrantes tiene al menos una ausencia del pleno, sólo reconoció 15 como no justificadas, la mayoría de panistas, mientras que nueve jamás dejaron de asistir al pleno.

Además, hay otro grupo, integrado por ocho legisladores, que sólo se ausentaron en una ocasión; tres de ellos por cumplir con una comisión oficial y cinco más justificaron su ausencia.

Aunque el Senado dejó de publicar en su Gaceta la lista de los senadores faltistas, para reportar a quiénes les descontó un día de dieta, colocó en su sitio de internet, por primera vez, el desglose de la asistencia de cada uno de sus 128 integrantes, lo cual permite conocer su cumplimiento con la obligación a asistir a todas las sesiones del pleno.

Se observa que el más faltista es el priista Joel Ayala, con sólo 59% de asistencias, 42 justificaciones y una ausencia no justificada; le sigue la senadora de Nueva Alianza, Mónica Arriola, con 76.2% de asistencia al pleno y un total de 25 inasistencia justificadas; a ellos dos les siguen el priista Héctor Yunes, con 84.8% de asistencia y con 12 justificaciones de ausencia, así como el verdecologista Jorge Emilio González, con 88.6% de asistencia y 11 justificaciones.

En el extremo opuesto, el de los más cumplidos, se observa que hay nueve senadores que tienen el ciento por ciento de presencia; es decir, que estuvieron en las 105 sesiones que ha realizado el Senado desde el 1 de septiembre del 2012 hasta el 13 de diciembre del año pasado.

Se trata de Emilio Gamboa Patrón, coordinador de los senadores del PRI, junto con sus compañeros de bancada Angélica Araujo, Manuel Cavazos, Armando Neyra y Román Rosas; la panista Mariana Gómez del Campo; el perredista Alejandro Encinas y los verde-ecologistas Pablo Escudero y Gerardo Flores.

A ellos les sigue un grupo de ocho senadores que tienen el 99% de asistencia, porque estuvieron presentes en 104 de las 105 sesiones, como son los casos de los priistas Enrique Burgos, Jesús Casillas, Ana Lilia Herrera, Humberto Mayans y Raúl Pozos, así como de los panistas José Rosas Aispuro, Javier Corral y Jorge Luis Preciado, coordinador de los senadores del PAN; de ellos, Burgos, Pozos y Aispuro, fue por cumplir una comisión oficial del Senado; el resto justificó su única inasistencia.

Por lo que toca a los faltistas, se observa que de los 15 legisladores que no pudieron justificar sus ausencias del pleno, siete son panistas, uno priista y el resto es de los partidos de izquierda, pero sólo Layda Sansores tiene tres inasistencias; el resto sólo una.

Y son los casos del priista Joel Ayala, Ernesto Cordero, Francisco García Cabeza de Vaca, Silvia Garza, Javier Lozano, Sonia Mendoza, Ernesto Ruffo y Fernando Torres Graciano; los petistas Manuel Bartlett, coordinador, Ana Gabriela Guevara, David Monreal y Martha Palafox, así como los perredistas Benjamín Robles Montoya y Luis Sánchez.

El artículo 66 del Reglamento del Senado ordena a su presidente, en este caso Raúl Cervantes, a publicar en la Gaceta y en la página web el nombre de los faltistas y el artículo 68, basado en el 64 de la Constitución, ordena el descuento de un día de dieta por cada falta.

Hasta el momento, la presidencia del Senado no ha notificado si hizo ya el descuento a los 15 senadores faltistas.

Relacionadas

Comentarios