Familiares y amigos velan los restos de Édgar Tamayo en Morelos

Este sábado será velado todo el día el cuerpo de Édgar y se espera que el domingo sea enterrado en el panteón municipal de Dolores

COMPARTIR 
01/02/2014 18:00 Pedro Tonantzin / Corresponsal / Fotos: Cuartoscuro

MORELOS, 1 de febrero.-  Con flores, veladoras, fotografías y hasta una manta recordaron a Édgar Tamayo, durante este sábado tras arribar a Miacatlán sus restos. Su familia ha preferido guardar privacidad, para llorar la pérdida del hijo y del hermano, que estuvo preso 20 años en los Estados Unidos y murió en el corredor ejecutado por una inyección letal.

Sus amigos y ex compañeros de parranda, han cumplido los deseos del morelense de tener una despedida alegre como es tradición en los pueblos de la zona sur de Morelos, con música de banda, uno de ellos incluso colocó una foto de Edgar en la monta de un toro a soga, en un corral de toros de esta región.

En la misma manta fue colocado el alias con el cual era conocido en los rodeos. La Yegua de Miacatlán, dice la manta dedicada por sus compañeros con quienes en su juventud recorrió las fiestas patronales para participar en los jaripeos.

“La pandilla de los 80’s”, dedicó la manta, de esta manera se conoce a los jóvenes que gustan de la vida alegre, la parranda y los toros. De esta manera sus ex compañeros lo despidieron, con la oración del jinete donde describe de forma clara que los aficionados a este espectáculo sólo le piden a dios valor y destreza.

En cada uno de los párrafos de esta oración, se pide por el alma de los que arriesgan la vida en las corridas de toros, a Edgar dicen sus compañeros, “lo tumbó el toro pero siempre se supo levantar, pero en esta última jugada no estuvo pareja la monta y con trampa era casi imposible salir con vida”.

De esa forma describen sus amigos, los 20 años que Edgar enfrentó a la justicia estadunidense en busca de clemencia o bien de que se revisara su proceso, sin embargo, insisten no hubo justicia y no había la voluntad de conocer la verdad, sino de culpar a un mexicano.

Frente a la casa de Los Tamayo, la bandera mexicana se mantiene como testigo del sufrimiento de los migrantes, ya que esta comunidad ubicada al sur de Morelos tiene uno de los más altos índices de migración a los Estados Unidos, por generaciones han buscado sobrevivir con la fuerza de su trabajo en la Unión Americana.

El sacristán de la Iglesia de Santo Tomás Apostol de Miacatlán Eduardo Alemán, confirmó que este domingo se espera haya una misa de cuerpo presente para Edgar, a las cuatro de la tarde y después sea conducido al panteón.

Mañana la misa de Edgar va ser a las cuatro de la tarde, en la capilla abierta de la Iglesia de Santo Tomás Apóstol de Miacatlán, Morelos”.

También Octavio Enríquez García panteonero de Miacatlán, confirmó que el ayuntamiento ya les dio la orden de recibir los restos de Edgar Tamayo, pero hasta ayer por la tarde la familia no les había precisado, como serían depositados los restos de Edgar Tamayo.

Llega a México

Édgar Tamayo Arias tardó más de 20 años en regresar a la casa de sus padres en Miacatlán, Morelos. Como él mismo lo anticipó en una de sus cartas postumas. Llegó dentro de un ataúd y durante 20 minutos familiares, vecinos y amigos cargaron el pesado féretro de madera hasta que ingresó a su casa.

A las 00:15 minutos los hermanos salieron de la casa para avisar a las personas reunidas frente a su casa, que Edgar ya estaba en Cuernavaca y había cruzado El Polvorín, todos salieron a la carretera que atraviesa el poblado en el punto conocido como Los Arcos.

A las 00:30 horas, la policía municipal dio aviso que ya se encontraba en la caseta de Balnearios a la altura del poblado de Alpuyeca, los vecinos formaron dos filas para recibirlo y encendieron sus velas, otros llegaron con coronas de flores para darle la bienvenida.

A las 00:45 horas, las patrullas que integraban la escolta que acompañaba al féretro, encendieron las sirenas, desde la Laguna del Rodeo se escuchó como avanzó la caravana hasta que hizo contacto con los pobladores que aplaudieron a la llegada de Edgar.

Un grupo familiares abrió la carroza donde transportaban a Edgar y sacaron el ataúd, todavía envuelto en una caja de cartón y de madera, después lo cargaron en hombros y lanzaron los primeros cohetes de la madrugada, así irrumpieron el llanto de la mujeres y familiares que duró muy poco, para dar paso a la música.

Como era el deseo de Edgar Tamayo, sus familiares lo cargaron mientras la Banda de Música Cerro Prieto, tocó el son del Chinelo y los danzantes avanzaron hacía la casa de los padres de Edgar.

Antes de entrar a la Casa de sus padres, los paisanos de Edgar nuevamente le aplaudieron y lanzaron porras, fue entonces cuando los músicos abrieron paso a la música preferida de Edgar, para tocar “un puño de tierra” y “que me entierren con la banda”.

Una bandera mexicana a la puerta de Los Tamayo, siempre estuvo colocada para recibir al connacional ejecutado hace 9 días en la prisión de Huntsville, Texas, falló que decir de sus paisanos fue injusto. Las campanas de la Iglesia repicaron, para dar aviso de su llegada que como el anticipó sería en medio del dolor y la tragedia.

Al interior de la vivienda de sus padres había un altar que esperó más de 20 años hasta su regreso, su fotografía y flores estaban al centro donde desde hace una semana se reúnen sus familiares más cercanos a rezar por la salvación de su alma.

Este sábado será velado todo el día el cuerpo de Edgar y se espera que el domingo sea enterrado en el panteón municipal de dolores, donde le han designado un pedazo de tierra para su descanso eterno.

mef/fg

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios