Microsatélite diseñado en la UNAM podrá monitorear la contaminación

Científico, investigadores y estudiantes de la Facultad de Ingeniería diseñan el 'Quetzal', será para monitorear la contaminación atmosférica en ciudades de América Latina

COMPARTIR 
26/01/2014 13:10 Notimex

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de enero.- A 25 años de que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) lanzó un satélite científico, investigadores y estudiantes de la Facultad de Ingeniería diseñan el microsatélite "Quetzal", para monitorear la contaminación atmosférica en ciudades de América Latina.

En colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), académicos del Centro de Alta Tecnología (CAT) de esa Facultad desarrollan los prototipos del artefacto, que podría estar listo en cuatro o cinco años.

El microsatélite, de 50 centímetros de longitud, 50 de ancho y la misma medida de altura, será lanzado a una altitud entre 700 y 800 kilómetros, y colocado en órbita una vez que haya sido certificado por las instancias competentes.

Con un costo de 10 millones de dólares, la idea surgió hace cinco años, cuando se convocó a un taller universitario de investigación espacial, expuso el coordinador del proyecto, Saúl Santillán Gutiérrez.

En entrevista, indicó que el grupo lo integran unos 40 investigadores y estudiantes, quienes trabajan en estrecha colaboración con el MIT y la Agencia Espacial Mexicana (AEM).

Acompañado de una parte de su equipo de trabajo, el también responsable del CAT reconoció que el proyecto se da aun cuando "tenemos que reconocer que somos un país en el cual no tenemos una cultura tecnológica y es muy débil la cultura científica".

Asimismo, resaltó que a pesar de la problemática seria de contaminación atmosférica que tiene México, se carece de una tecnología propia en áreas estratégicas en esa materia.

En la ciudad de México "no tenemos como decir realmente cómo es la contaminación en toda la ciudad, lo cual es muy grave", a pesar de que antes de que concluyera la pasada administración federal se firmó el acuerdo para combatir el cambio climático a nivel mundial.

En las instalaciones del Centro de Diseño Tecnológico, ubicado en el Anexo de dicha Facultad, comentó que el proyecto se venía trabajando desde 2010, un año antes de la firma del acuerdo, con el apoyo del MIT, mediante un programa que apoya proyectos de colaboración con universidades de todo el mundo.

Asimismo, indicó que para el financiamiento del microsatélite se está en pláticas con varias agencias, y "nos está ayudando también la AEM; es un proyecto que toca muchas vertientes, nosotros estamos viendo tanto dependencias estatales como federales".

También se han tenido entrevistas con gente relacionada con el tema, como es la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y varios estados para conseguir el recurso, para esta misión, en la cual "es difícil llegar y convencer".

Hasta el momento, comentó, se han conseguido apoyos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), de aproximadamente un millón de pesos, con lo que se ha logrado avanzar en algunos sistemas que se han empezado a diseñar y a poner en prueba.

Santillán Gutiérrez señaló que es un proyecto largo y una vez que esté financiado, se recurrirá a otras instituciones que entrarán en el proyecto y desarrollarán sistemas y pruebas.

"Es un proyecto en el que vamos a establecer una red de colaboración", el camino aún es largo, es una "meta está ahí, es ambiciosa, no es sencilla", subrayó.

A su vez, Jorge Ferrer, participante en el grupo del CAT, resaltó la importancia del proyecto Quetzal, pues representa 25 por ciento del costo total de los satélites tradicionales y por eso las grandes potencias mundiales se están fijando en satélites pequeños de ese tipo.

El académico explicó que se decidió que el microsatélite mida la contaminación atmósferica, porque hay reportes que establecen que la contaminación ambiental es unas de las principales causas de cáncer pulmonar.

Por ello, "es imperativo poder tener una medición de esta clase de fenómeno para el bienestar de la población en general", expuso.

Detalló la operatividad que tendría el pequeño satélite, el cual tendría varios aparatos, entre ellos los espectrómetros que miden concentración de diferentes gases.

Las marchas provocan que aumente la concentración de contaminantes, y "nosotros podemos tener idea de qué gas se está concentrando y se pueden tomar acciones, al dar elementos para que las instancias correspondientes establezcan estrategias", explicó.

En su oportunidad, Saúl de la Rosa Nieves dijo que este proyecto espacial representa la apertura de un área para las nuevas generaciones y deben tomar la decisión de dedicarse a su estudio.

Además, permite a México poder ingresar a una etapa no sólo científica sino para poder atraer inversiones a esta área, agregó.

*bb

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red