Excélsior en la Historia: Al Capone, el gánster de Nueva York

La única manera que tuvieron las autoridades de consignar a Al Capone, fue acusarlo de evasión fiscal, en 1931 donde purgó su condena en Alcatraz

COMPARTIR 
24/01/2014 17:23 Redacción / Fotos: Agencias

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de enero.- Alphonse Gabriel Capone, fue quizás el gánster más famoso, nacido en Brooklyn en 1899. Criado en las calles, muy joven comenzó como miembro activo de las feroces bandas como los 'destripadores de Brooklyn' y los 'Cuarenta pequeños ladrones'.

Trabajando como guardaespaldas del delincuente Frankie Yale, éste lo envió en 1919 a Chicago, donde conoció a Johnny Torrio, quien le otorgó el segundo puesto en su organización dedicada al juego, la prostitución y el alcohol en la época de la prohibición.

La única manera que tuvieron las autoridades de consignar a Al Capone, fue acusarlo de evasión fiscal, en 1931 donde purgó su condena en Alcatraz.

Cuando Torrio volvió a Italia después de sufrir un atentado, dejó en las manos de Capone el mando de su negocio criminal.

Asimismo, Capone fue sanguinario al organizar enfrentamientos con sus bandas rivales, en especial en la Matanza del día de San Valentín, en 1929.

La única manera que tuvieron las autoridades de consignar a Al Capone, fue acusarlo de evasión fiscal, en 1931. Purgó su condena en la isla de Alcatraz hasta ser liberado en 1939.

Su estadía en Alcatraz

En su primera comparecencia ante el alcaide, Al Capone planteó mil exigencias y tuvo que oír cómo le contestaban que él seguiría el mismo régimen de todo el mundo, nada de alfombras, teléfonos, amiguitas, oficinas propias, música, radio y ninguna de esas comodidades.

El encarcelamiento de Al Capone significó una prueba de fuego para Alcatraz; corría el rumor, además, de que su banda se esforzaría en liberarlo. Nada de esto ocurrió. Al Capone fue destinado a trabajar en la lavandería y, cuando se advirtió que despertaba allí demasiada expectación, se le trasladó a la limpieza de los baños.

Algunos reclusos se metieron a veces con él, quizás para poder presumir de haberse peleado con figura tan relevante, incluso hubo uno que llegó a herirle levemente con unas tijeras.

Contrajo sífilis que causó estragos en su organismo durante el encierro. Al principio de serle diagnosticada, desdeñó el aviso y el tratamiento, pero el 5 de febrero de 1938 dio muestras de confusión mental y dificultades nerviosas de todo tipo.

Al Capone fue trasladado a la enfermería y de ésta pasó a otros hospitales. A medida que se fue acercando su final, el régimen de tales estancias fue más libre y acabó permitiéndosele morir en su casa de Miami el 25 de enero de 1947.

jpg

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red