No convivir con los hijos, no acercarse a ellos, no viola derechos: SCJN

La Corte declaró constitucionalmente válidas las medidas precautorias emitidas por la autoridad cuando se trata de salvaguardar la vida y la integridad física

COMPARTIR 
23/01/2014 14:40 Isabel González
La Corte declaró constitucionalmente válidas las medidas precautorias emitidas por la autoridad cuando se trata de salvaguardar la vida y la integridad física.

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de enero.- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró constitucionalmente válidas las medidas precautorias emitidas por la autoridad cuando se trata de salvaguardar la vida y la integridad física de las personas que han sufrido violencia intrafamiliar.

El fallo se originó al negar un amparo a un hombre acusado del delito de violencia intrafamiliar.

No convivir con los hijos, no acercarse a ellos, ni tampoco comunicarse con los menores, son algunas de las medidas que, a juicio de los ministros de la primera sala de la Corte, pueden ser aplicadas por las autoridades ya que no trastocan los derechos fundamentales de igualdad y no discriminación.

El fallo se originó al negar un amparo a un hombre acusado del delito de violencia intrafamiliar cometido en agravio de su esposa y sus dos menores hijos.

El individuo argumentó que las medidas cautelares que le fueron impuestas - consistentes en no comunicarse, no acercarse, ni convivir con sus hijos, reguladas en los artículos 9 ter y 9 quáter del Código de Procedimientos Penales para el Distrito Federal - eran violatorias de su derecho a la igualdad y a la no discriminación.

En el proyecto de sentencia elaborado por el ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo se precisó que tales restricciones "responden a una lógica proteccionista con el fin de asegurar o garantizar la vida e integridad personal de las víctimas de las conductas antisociales atribuidas a una persona".

Se agregó que las medidas restrictivas "eventualmente" pueden ser susceptibles de ordenarse en favor de personas no sólo del sexo femenino, sino también masculino, o en su caso en favor de otros sectores igualmente vulnerables como menores de edad o adultos mayores.

Además, de que los preceptos impugnados referentes a delitos de violencia contra la mujer, no excluyen a las víctimas indirectas, como son, los ascendientes, descendientes o colaterales de la mujer, incluidas personas tanto del sexo femenino o masculino.

Se agregó que las medidas restrictivas "eventualmente" pueden ser susceptibles de ordenarse en favor de personas.

La sentencia de la primera sala puntualizó que las medidas cautelares citadas no están condicionadas a que se acredite el daño o lesión directa a la integridad física o emocional de los menores, pues debe entenderse que la intención del legislador fue con el fin primordial de proteger a la víctima en momentos previos a la realización de la misma (prevención), atendiendo a la secuela de hechos y al alcance que tal circunstancia pueda reflejar en el núcleo familiar.

En los antecedentes del caso destaca que el quejoso fue acusado del delito de violencia familiar por lo que el ministerio público inició la averiguación previa en su contra y, de manera paralela, solicitó a favor de los menores diversas medidas cautelares previstas en el Código de procedimientos Penales del Distrito Federal.

En contra de esa determinación el quejoso promovió amparo, mismo que, después de varios recursos, llegó a la primera sala de la Corte.

jpg

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios