FOTOGALERÍA: Familia de Tamayo triste tras fallo de la Corte

En la casa de los padres de Édgar Tamayo, comenzaron a rezar desde las 17:00 horas y han colocado sillas, apara quienes llegan a pedir informes

COMPARTIR 
22/01/2014 23:32 Pedro Tonantzin/ Corresponsal Fotos: Reuters

MIACATLÁN, Mor., 23 de enero.— Del rezo al llanto pasaron amigos y familiares de Édgar Tamayo, quienes a las 21:30 confirmaron que los tribunales estadunidenses habían rechazado el último recurso de los abogados del mexicano. A las 22 horas silencio, abrazos y sollozos inundaron la casa de la familia en este municipio morelense.

Desde las cinco la tarde se dieron cita en la casa de la familia Tamayo, ubicada en el centro de Miacatlán, donde primero rezaron frente al altar que desde hace 20 años instaló la madre de Édgar, en espera de que su hijo regresara.

A las 18:30 el timbre del teléfono irrumpió para dar aviso a los presentes que la ejecución había sido suspendida por unas horas, durante varios minutos el silencio invadió la casa hasta que las mujeres animaron a los presentes a seguir con los cantos y rezos.

A las 19:05 comenzaron a colocar sillas en la parte exterior de la casa, lo que anticipaba que sería una larga jornada y los familiares y amigos estaban dispuestos a esperar en la casa de los Tamayo las noticias de Édgar.

Fue hasta las 21:02 cuando comenzaron a recibir los primeros informes, que anticipaban que era inminente la ejecución de Édgar y que las autoridades de la prisión de Huntsville, Texas, continuaban con el proceso.

Por la noche, y como marca la tradición en los pueblos del sur de Morelos, vecinos y familiares se congregaron frente a la casa de Édgar para conocer cuándo sería trasladado del cuerpo y comenzar los funerales.

De poco o nada sirvieron los rezos, cantos y peticiones que hicieron a los diferentes santos y vírgenes de Miacatlán, en espera que un milagro permitiera detener la ejecución del mexicano.

Una biblia, una computadora y varios teléfonos celulares sirvieron para comunicarse con Dios y establecer contacto  entre Huntsville, Texas, y Miacatlán, Morelos, para informarse de la conducción del mexicano a la sala de la muerte.

Finalmente, los vecinos y familiares en este municipio de alta migración a Estados Unidos, despotricaron contra el gobierno texano y manifestaron que “para este mexicano el sueño americano se convirtió en una pesadilla”.

Relacionadas

Comentarios