PAN espera consenso en leyes secundarias

El reto ahora es establecer reglas claras que permitan mejores inversiones y la reducción de precios, asegura Juan Pablo Adame

COMPARTIR 
15/01/2014 05:41 Ivonne Melgar
Juan Pablo Adame señala que uno de los temas del debate de las leyes secundarias se refiere a la parte del funcionamiento del gobierno frente al organismo regulador.
Juan Pablo Adame señala que uno de los temas del debate de las leyes secundarias se refiere a la parte del funcionamiento del gobierno frente al organismo regulador.

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de enero.- En el Congreso, los representantes del PAN esperan que el consenso prevalezca en la aprobación de las leyes secundarias correspondientes a la Reforma en Telecomunicaciones, garantizando así que todas las voces queden representadas, definió el diputado federal Juan Pablo Adame Alemán, quien consideró viable concretar ese proceso en febrero próximo.

Encargado del debate correspondiente en San Lázaro, el legislador blanquiazul dijo a Excélsior que si bien el PRI puede sacar los ordenamientos pendientes con los votos del Partido Verde y de Nueva Alianza, el reto ahora es refrendar la legitimidad que tuvo la reforma constitucional.

Adame definió que para su partido será prioritario formular leyes secundarias que le den al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) los instrumentos suficientes para cumplir con su papel de regulador del sector, entre cuyas tareas destaca la eliminación de los monopolios. 

“Los legisladores del PAN seguiremos proponiendo la competencia en el sector, la libre expresión y la apertura a las nuevas tecnologías, a la banda ancha y a las condiciones que generen el acceso a un mercado ahora altamente concentrado”, enumeró.

Expuso que lo importante de la legislación secundaria es establecer reglas claras que permitan tener mejores inversiones y la reducción del precio de los servicios, al tiempo que se eleve su calidad.

Adame Alemán planteó que uno de los grandes temas del debate de las leyes secundarias en telecomunicaciones se refiere a la parte del funcionamiento del gobierno frente al organismo regulador.

“Qué posición le vamos a dar al regulador, cómo se le puede fortalecer y cómo se le puede dar libertad de maniobra”, puntualizó.

“Tampoco podemos legislar sobre alguna tecnología en específico”, enfatizó.

Al respecto expuso el presidente de la Comisión de Agenda Digital y Tecnologías de la Información que los ordenamientos secundarios deben garantizar la apertura, a fin de que independientemente de los avances que se vayan dando en este terreno, el regulador pueda decidir cuáles son los mejores mecanismos para garantizar la competencia y apertura en el sector.

Inquirido sobre cuál sería el escenario ideal para el IFT en cuanto a las leyes secundarias pendientes, el diputado del PAN sostuvo que contar con certidumbre para cada acción que tomen sus siete comisionados y se pueda evitar que los asuntos lleguen a los tribunales especializados en telecomunicaciones.

“Lo ideal es que el regulador y las empresas tengan certidumbre con unas leyes que permitan que todos puedan jugar e invertir”, comentó.

Sobre si hay riesgos de que las denominadas letras chiquitas de la reforma cambien el rumbo de lo constitucionalmente aprobado, Adame Alemán dijo confiar en que prevalecerá el ambiente de consenso de entonces.

“Existe el supuesto de que el PRI, el Partido Verde y Nueva Alianza podrían sacar una  ley por los votos que ya tienen. Nosotros confiaríamos en que pueda ser de nuevo el consenso lo que prive en esta discusión y que podamos entre todos darle las garantías al regulador y podamos darle certidumbre al sector”, expuso.

El diputado federal comentó que durante la formulación de las leyes secundarias, tanto las bancadas como los legisladores serán buscados por los actores que conforman el sector en telecomunicaciones.

“Y lo mejor será que podamos atender y escuchar todas las voces para hacer una buena ley. Aquí no sólo es importante que la saque el que pueda tener más votos, sino el que pueda generar un mejor consenso. Con esta fórmula podremos superar cualquier incertidumbre o suspicacia que se tenga al momento de firmar la ley”, confió.

Se le planteó que se habla de que ya hay pérdidas por el retraso en la formulación de las leyes secundarias, y de que a finales de 2013 se habrá dado una caída cercana al 25% en la inversión de infraestructura.

“Lo advertimos desde el semestre pasado y creo que coincidimos ahí con las voces que han dicho cuidado, nosotros como empresarios no podemos invertir si no tenemos certidumbre. No podemos sentarnos a la mesa si está coja. Y eso es lo que está pasando ahora. Está coja la mesa. No tiene esa certidumbre porque faltan las leyes secundarias”, reconoció.

Unidad de las izquierdas es inviable, afirma Reyes Gámiz

En el corto y en el mediano plazo resulta inviable cualquier iniciativa de unidad de las izquierdas, reconoció el vocero de la bancada del PRD en la Cámara de Diputados, Carlos Reyes Gámiz, quien consideró que en las propuestas de Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard privan ahora los intereses particulares y personales.

Al analizar la situación de su partido una vez que el Pacto por México se ha dado por muerto, el legislador previó que, por la vía de los hechos, la dirección del perredismo continuará buscando el acercamiento y los acuerdos con el gobierno federal.

Consideró que el PRD cuenta con una dinámica de equilibrios y alianzas internas en la que, sin embargo, los gobernadores carecen de peso y presencia.

Inquirido sobre la viabilidad de las convocatorias lanzadas por algunos de sus correligionarios, como el senador Miguel Barbosa y el ex jefe de gobierno capitalino Marcelo Ebrard, el diputado federal, integrante de la corriente Alternativa Democrática Nacional (ADN), alertó:

“A pesar de la necesaria unidad de las izquierdas, en el corto y en el mediano plazo, no lo veo posible. Del lado del PRD, hasta ahora, de parte de quienes conducen al partido no hay un interés genuino de caminar hacia esa posibilidad. Tengo la impresión de que existe el interés de seguir manteniendo vínculos con el actual régimen. Ya no bajo la forma del Pacto, pero sí a través de otro tipo de mecanismos”, planteó.

“En el caso de Morena, parto de entender que Andrés Manuel López Obrador tiene su propio cálculo. Una de sus grandes debilidades es que él nunca ha tomado decisiones colectivas o derivadas de reflexiones que vayan más allá de su perspectiva individual. Y lo que interpreto ahora es que sus decisiones están centradas en tener su partido político y desde ahí dar su propia lucha. Y no creo que vaya a distraerse en otro tipo de procesos por ahora”, describió.

En cuanto al llamado de Ebrard a la fusión de las izquierdas, Reyes Gámiz consideró que se trata de un personaje importante para su partido. “Sin embargo advierto un tufo personalista detrás de esta propuesta. En el cálculo interno de los procesos internos del partido, más que alimentar una convicción, él está moviéndose por una pretensión personal. Y es ahí donde yo le veo la debilidad a su propuesta”, analizó.

A la pregunta de cuál es la ascendencia que los gobernadores perredistas y el jefe de gobierno, Miguel Mancera, tienen en el partido, respondió que “muy poca”.

Detalló que, a diferencia del PRI, en su partido no existe “un clan de gobernadores que haga contrapeso” ni que determinen las estrategias a seguir.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red