Ejecución de Edgar Tamayo desafiará al derecho internacional

Tamayo es uno de los 51 mexicanos sentenciados a muerte amparados por un fallo de la CIJ, por presuntas violaciones a sus garantías como ciudadanos extranjeros

COMPARTIR 
12/01/2014 18:28 Notimex
Edgar Tamayo (Foto: Especial)
Edgar Tamayo (Foto: Especial)

La ejecución del mexicano Tamayo Arias está programada para las 18:00 horas del próximo 22 de enero

DALLAS, 12 de enero.- Texas planea ejecutar el próximo 22 de enero al reo mexicano Edgar Tamayo, desafiando al derecho internacional, amparado en tecnicismos que le han permitido evadir una condena por violación de derechos consulares.

La ejecución del mexicano Tamayo Arias está programada para las 18:00 horas del próximo 22 de enero, de no proceder los recursos que sus abogados han interpuesto ante cortes federales y la Junta de Perdones y Libertades Condicionales de Texas.

El reo, originario de la comunidad de Miacatlán, en el estado de Morelos, fue sentenciado por el asesinato del policía Guy P. Gaddis, ocurrido en Houston, Texas, el 31 de enero de 1994.

Tamayo, de 45 años de edad, es uno de los 51 mexicanos sentenciados a muerte amparados por un fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de 2004, que ordenó a Estados Unidos revisar sus casos, porque en sus procesos se violaron sus garantías como ciudadanos extranjeros.

Estados Unidos incumplió el derecho de los reos a recibir asistencia consular, garantizado en el Tratado de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares de 1963.

La CIJ certificó que a Tamayo y a decenas de mexicanos se les negó el derecho a recibir asistencia de las autoridades de México cuando fueron detenidos, por lo que ordenó a Estados Unidos suspender las ejecuciones hasta que los casos fueran revisados.

La administración del ex presidente George W. Bush y la actual del presidente Barack Obama han buscado cumplir el dictamen de la CIJ, pero las autoridades de Texas se han rehusado a acatarlo, y han ejecutado a dos mexicanos incluidos en el fallo de la CIJ.

La Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos determinó en marzo de 2008 que Texas no está obligado a acatar el dictamen de un tribunal internacional, al no existir una ley interna federal que la obligue.

El fallo de la Suprema Corte "protege nuestro sistema judicial independiente de la interferencia de las cortes extranjeras", aseguró la oficina del procurador de Texas, el día que fue emitido el dictamen.

La decisión de hoy categóricamente prohíbe a las cortes extranjeras erosionar la soberanía y la independencia estadunidense", indicó.

La ausencia de una ley interna ha permitido a Texas desacatar el fallo de la CIJ.

El senador federal demócrata Patrick Leahy ha interpuesto sin éxito en varias ocasiones una iniciativa de ley que pretende obligar a Texas a cumplir el dictamen de la CIJ.

La propuesta del legislador, que actualmente permanece frenada en un subcomité, daría a las cortes federales la autoridad para revisar y considerar los casos de todos los mexicanos sentenciados a muerte e incluidos en el fallo de la CIJ.

Sin tal regulación, no existe ley alguna que obligue a Texas a acatar el fallo de la CIJ. De este detalle depende ahora la vida de Edgar Tamayo.

ogz

Relacionadas

Comentarios