Consenso revive mexican moment: Jorge Lomónaco, embajador de México en Ginebra

El representante del país ante los organismos de la ONU asegura que la agenda de nuestro país debe transitar a las causas globales

COMPARTIR 
10/01/2014 07:05 Héctor Figueroa
Jorge Lomónaco Tonda tiene la representación diplomática mexicana ante los organismos de la ONU relativos a los derechos humanos.
Jorge Lomónaco Tonda tiene la representación diplomática mexicana ante los organismos de la ONU relativos a los derechos humanos.

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de enero.- El consenso logrado por el presidente Enrique Peña Nieto con los principales partidos políticos para sacar adelante las reformas estructurales como la Energética, de Telecomunicaciones y Educativa revive el llamado mexican moment y la atención del mundo hacia nuestro país, aseveró el embajador de México ante los organismos internacionales con sede en Ginebra, Suiza, Jorge Lomónaco Tonda.

En entrevista con Excélsior, señaló que el giro de la óptica global hacia México permite que  no sólo sigamos abanderando las “causas mundiales” sino que pongamos en el escenario global la “agenda de México”.

Responsable de la representación diplomática ante los organismos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) relativos a los derechos humanos, la migración y el desarme mundial, el diplomático afirma que, una vez puestos los cimientos de las reformas internas, México se consolidará también como un “actor de responsabilidad global”.

Dijo que, por ejemplo, en el tema de la migración mundial, México es la voz más autorizada para tener un papel más proactivo, pues en el tema es un “país de origen, destino, tránsito y retorno”, y con un matiz diplomático resaltó la importancia que tendría una reforma migratoria en Estados Unidos.

¿Cómo se perciben en Europa las reformas estructurales que promueve México? ¿Es importante que esto se conozca allá?

—Si hay un ámbito natural en donde México puede desplegar esa visión de actor global responsable es justamente en los organismos internacionales. Lo hemos hecho a lo largo de los años y lo estamos haciendo con mayor intensidad hoy.

“(Ginebra y Europa) son un espacio natural, fundamental para el accionar internacional de México, justamente como palanca, como complemento de la agenda nacional y de las prioridades de este gobierno.”

¿El tema de la lucha en contra del crimen de la pasada administración opacó temas de la agenda nacional, como las reformas necesarias para apuntalar la economía?

—El impacto y la mejoría de la imagen de México es patente en todo el mundo y ciertamente en los organismos internacionales. Este tema en particular de la inseguridad y el combate al narcotráfico y las consecuencias que tuvo sobre la paz en el país, no es un tema demasiado relevante en Ginebra, en concreto.

“Sin embargo, el cambio de percepción, la mejoría en la imagen, sobre todo por las reformas de gran calado, pues son activos, que son enormemente útiles al posicionar al país como actor de responsabilidad global en los distintos organismos. O sea, es un aura positiva, con la que estamos entrando a trabajar y que ciertamente mejora los espacios de comunicación, el prestigio. Ése es un concepto que creo que es fundamental en una realidad internacional.”

¿Por qué es importante de cambiar el cassette y que México se vea ahora como un país de reformas importantes y que abandere temas de siempre como el desarme, la migración?

—Parte muy importante del accionar internacional de México es abanderar no solamente causas, sino intereses: los intereses nacionales, la agenda mexicana. Y ahí es donde hay una vinculación muy evidente con las reformas de gran calado, y con este nuevo México, nuevo “momento mexicano”.

“México debe continuar abanderando con enorme pasión una serie de causas en las que creemos, de ideales de un mejor mundo, pero al mismo tiempo, y con el mismo énfasis y con la misma pasión, defender y avanzar los intereses concretos de México y de los mexicanos y es ahí donde está el vínculo directo con las distintas reformas.”

Entonces, ¿no está muerto el mexican moment del que se hablaba hace un año al inicio del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto?

—El mundo tiene una fluidez enorme, las cosas van cambiando, y hay momentos mejores y menos buenos. Yo creo que estamos arrancando el año en un momento muy bueno, con una gran expectativa y con un enorme interés del mundo sobre lo que está pasando en México.

En Ginebra se supervisan los temas de derechos humanos en el mundo, pero ¿también están atentos a que se logre un México en paz?

—En el Consejo de Derechos Humanos hemos sido elegidos para ocupar de nueva cuenta un asiento por otros tres años, tenemos un reconocimiento y tenemos también una gran responsabilidad de velar por el respeto de los derechos humanos en el mundo y de colaborar para mejorar, para continuar consolidando, el pleno respeto de los derechos humanos en nuestro país.

“El sistema funciona con base en una supervisión entre pares, los miembros del Consejo evalúan la situación de los derechos humanos de los otros miembros y lo que hacen los pares en un ambiente constructivo es emitir recomendaciones, no señalamientos, sobre cómo cada miembro del Consejo puede mejorar su sistema de protección de los derechos humanos.”

Pero, ¿a la vez, México puede tener un papel más proactivo en temas como los derechos de los refugiados, en  limitar las armas de destrucción masiva o en la defensa de derechos humanos, sobre todo cuando nos hemos enfocado más en temas internos?

—Yo creo que México siempre ha sido proactivo en esos temas. Ahora tenemos instrucciones muy claras de ser todavía más, de ser más creativos, de identificar con claridad cuáles son las causas que más le interesan a México para encabezarlas, las causas que compartimos para acompañarlas, las causas que nos preocupan para estar pendientes.

En el tema de la migración, México es un actor destacado, ¿qué papel puede jugar nuestro país cuando además es un país afectado por este tema?

—México tiene una situación privilegiada porque somos un país de origen, un país de destino, un país de tránsito y un país de retorno. Pocos países en el mundo tienen esa capacidad de vivir todas las dimensiones de la migración y tenemos mucho que aportar y por eso hemos sido uno de los países más activos, actor fundamental en las discusiones de migración y estamos acompañando, por ejemplo, las discusiones y las reflexiones del Foro Mundial sobre Migración que preside Suecia, hemos aportado nuestra influencia.

“Hemos influido mucho en que se valoren no sólo los efectos positivos que tiene la migración en los países de origen, que son evidentes como las remesas, sino los países de destino, donde los migrantes son muy positivos, como la contribución de los migrantes mexicanos a la sociedad y a la economía de Estados Unidos.

“La migración debe formar parte de los objetivos de desarrollo post 2015, una vez que se concluya el ciclo de los Objetivos del Milenio.”

¿Usted qué opinión tiene de que se pueda aprobar una Reforma Migratoria en Estados Unidos?

—Es una aspiración que como mexicano tenemos todos, mejorar las condiciones de los mexicanos que ya migraron a Estados Unidos y los que por distintas razones decidan hacerlo en un futuro. Es una aspiración, no me compete hacer pronósticos, pero ojalá.

Relacionadas

Comentarios