Aves de Norteamérica dependen del estado de lagunas mexicanas

Millones de ánades (patos y gansos) migran anualmente a lo largo de la costa del Pacífico. México, Canadá, y Estados Unidos

COMPARTIR 
09/01/2014 14:27 Ernesto Méndez/Fotos: Octavio Aburto

CIUDAD DE MÉXICO, 9 de enero.- Cada kilómetro cuadrado de lagunas costeras que se encuentra en México genera más de mil 600 dólares en derechos de caza en Estados Unidos, y una cantidad similar de beneficios económicos para quienes gustan de las actividades cinegéticas del otro lado de la frontera.

Un estudio publicado en la revista Human Dimensions of Wildlife (Dimensiones Humanas de la Vida Silvestre) que toma como base 30 años de monitoreo, establece que el éxito de la cacería de patos y gansos en Canadá y Estados Unidos depende de la calidad y extensión de las lagunas costeras y manglares en las costas mexicanas.

Cuanto más saludables las lagunas costeras, en términos de calidad del agua y extensión de bosques de mangle, mayor es la cantidad de aves acuáticas que pasan el invierno en ellas,” explicó Nadia Rubio Cisneros, estudiante de doctorado del Instituto de Oceanografía Scripps, en la Universidad de California en San Diego.

La principal autora de esta investigación donde participaron científicos de México y Estados Unidos detalló que la cantidad de aves acuáticas que regresan a pasar el verano a Norteamérica depende críticamente de la existencia de lagunas costeras bien conservadas en nuestro país.

En otras palabras, el éxito de la cacería o de la observación de aves acuáticas en el norte depende de la salud ecológica de las costas mexicanas”, indicó.

Millones de ánades (patos y gansos) migran anualmente a lo largo de la costa del Pacífico. México, Canadá, y Estados Unidos y albergan más de 27 especies de aves acuáticas de valor cinegético y conservacionista que hacen cada año su recorrido de norte a sur siguiendo los humedales costeros de los tres países.

Utilizando técnicas estadísticas rigurosas, el estudio demostró que el éxito de la estancia invernal en México depende de manera muy precisa de la productividad de los manglares y del estado que guarde el hábitat de las lagunas. Los humedales mexicanos proveen las condiciones necesarias para la alimentación y el cortejo exitoso de las aves.

En primavera, las grandes parvadas de aves regresan a sus campos de verano en el norte, donde mantienen una industria recreativa, tanto ecológica como cinegética, de inmenso valor.

Para evaluar el complejo entramado económico, los científicos combinaron números de censos en México realizados desde los años 60 por las autoridades de vida silvestre con datos de cacería en Estados Unidos e información histórica sobre la conservación y extensión de las lagunas costeras de nuestro país.

Sólo en la ruta migratoria del Pacífico, las lagunas costeras de México generan casi cinco millones de dólares cada año en derechos de caza, y una cantidad similar en beneficios adicionales, como servicios cinegéticos.

El mensaje central de este estudio es que la industria de la cacería de patos en Estados Unidos se mantiene por el ecosistema de las lagunas costeras en México, que proporciona refugio y alimento para más de un millón de aves cada año,” dijo Octavio Aburto-Oropeza, coautor del estudio y profesor del Instituto de Oceanografía Scripps.

El resultado más importante de la investigación, a decir de los autores, es que demuestra por primera vez con datos duros que hay una relación directa entre la calidad de las lagunas costeras, la abundancia de aves acuáticas, y la actividad económica que se desarrolla alrededor de ellas en Estados Unidos y Canadá.

La conclusión es directa: Si la calidad ecológica de las lagunas mexicanas decae, el impacto económico se sentirá a miles de kilómetros de distancia”, sostuvo.

Los humedales costeros mexicanos desaparecen a una tasa anual de siete por ciento, víctimas de la contaminación, la sedimentación, y la pérdida de manglares.

Además de que existen presiones crecientes para transformar muchos de estos ecosistemas en desarrollos turísticos o granjas acuícolas. En particular, el humedal más importante del Pacífico, Marismas Nacionales en el estado de Nayarit, que se encuentra en serio riesgo de ver su caudal de agua limitado por la posible construcción de una nueva presa sobre el Río San Pedro, el último río de México que desciende libre de la Sierra Madre al mar.

 

jpg

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red