FOTOGALERÍA: Muere ballenato de dos cabezas en BCS

Un grupo de pescadores halló sin vida a dos ballenatos siameses unidos por el vientre en una laguna de Baja California Sur, informó una fuente oficial, que calificó el hecho de "excepcionalmente raro"

COMPARTIR 
07/01/2014 13:48 Con información de AFP/ Fotos: Twitter

LA PAZ, 7 de enero – Un grupo de pescadores halló sin vida a dos ballenatos siameses unidos por el vientre en una laguna de Baja California Sur, informó una fuente oficial, que calificó el hecho de "excepcionalmente raro".

El hallazgo se realizó en la Laguna Ojo de Liebre, ubicada en el municipio de Mulegé y conectada al Océano Pacífico.

La Laguna Ojo de Liebre es uno de los destinos predilectos de este cetáceo tras su odisea de cerca de 10 mil kilómetros, pero también llegan a otros puntos de Baja California Sur, como la Laguna de San Ignacio y la Bahía Magdalena, donde permanecen unos tres meses apareándose y cuidando a sus crías

Agentes de la Comisión Nacional de Aéreas Naturales Protegidas (Conanp) se trasladaron al lugar el lunes para constatar el hecho.

El animal presenta el fenómeno reproductivo de desarrollo de ser siamés. Están unidos los dos cuerpos de la ballena, dos cabezas, dos colas, unidas por la región ventral", explicó Benito Bermúdez, biólogo marino y encargado regional de la CONANP, quien calificó el hallazgo de "excepcionalmente raro, sin ningún precedente" en las lagunas de Baja California Sur.

En la temporada 2012-2013 se registraron cerca de mil 200 ballenas en esos tres santuarios, según Bermúdez, mientras que desde el pasado 15 de diciembre se ha reportado la llegada de 60 cetáceos.

Científicos estudian a los cetáceos siameses, que medían unos cuatro metros y pesaban casi media tonelada, y tienen planeado recorrer los santuarios naturales de la ballena gris para tratar de encontrar otros posibles casos de este extraordinario fenómeno.

Cada año, cientos de ballenas grises migran de los mares de Bering y de Chukotka (en el extremo noroeste del continente americano), su zona de alimentación, hasta las costas del noroeste mexicano, adonde llegan en diciembre atrayendo a miles de turistas que buscan avistarles.

jgl

Comentarios

Lo que pasa en la red