Sicarios interceptan carroza fúnebre y queman a fallecido

Un grupo de hombres interceptó una carroza fúnebre donde llevaban los restos de uno de los reclusos que falleció en el penal de Tuxpan, Iguala, en Guerrero

COMPARTIR 
05/01/2014 08:02 Rolando Aguilar/Corresponsal / Foto: Especial
Tras la incursión de hombres armados en el penal, se realizó un operativo por parte de autoridades estatales y federales. Foto: Archivo/Reuters

IGUALA, Guerrero, 5 de enero.- Un grupo de hombres armados interceptó la mañana de ayer una carroza fúnebre en la que llevaban los restos de uno de los reclusos asesinados por un grupo de sicarios que se introdujo el viernes en el penal de Tuxpan, en Iguala, Guerrero.

De acuerdo con el reporte policiaco, los hechos ocurrieron en la carretera Iguala-Cuernavaca a la altura del poblado El Platanillo, en el kilómetro 35+500. Los hombres armados interceptaron la carroza, bajaron el féretro en cuyo interior estaba el cuerpo de Ismael Ocampo Álvarez, lo rociaron de gasolina y le prendieron fuego.

Los empleados de la funeraria y los familiares huyeron del lugar y se han negado a interponer una denuncia tras haber sido amenazados.

Agentes del Ministerio Público se trasladaron al lugar donde quedó el ataúd incendiado para realizar las investigaciones.

Las autoridades no han informado sobre las posibles causas de estos hechos que se suscitaron la madruga del viernes cuando un comando se metió al penal de Tuxpan, en el municipio de Iguala, Guerrero, para asesinar a cuatro reclusos, lo que desató un enfrentamiento con los guardias, que dejó un saldo, hasta ayer, de diez personas muertas y dos heridas.

Sobre este hecho la Procuraduría  de Justicia de Guerrero informó que iniciaron las investigaciones. Los familiares de Ismael Ocampo Álvarez no quisieron interponer denuncia por  temor de posibles represalias.

Ismael Ocampo Álvarez, de 41 años, era apodado La Naila, y según la AFP con información atribuida a fuentes oficiales, era el enlace del cártel de Los Caballeros Templarios, que opera en Michoacán, con organizaciones criminales de Guerrero y controlaba a los reos de esa cárcel.

El enfrentamiento en el penal se originó por “una venganza” de un grupo criminal antagónico a La Naila.

Extraoficialmente se conoció que estos hechos violentos son consecuencia de la muerte de otro reo, de nombre Mario Maldonado Merino, quien fue asesinado en el interior del Cereso de Iguala el pasado primero de enero.

Personal del Semefo de Chilpancingo confirmó que el custodio Roberto Contreras Ocampo, quien resultó herido en el ataque del viernes, falleció debido a la gravedad de sus heridas, con lo que se eleva el número de personas muertas por el tiroteo en el penal.

De la decena de personas fallecidas tras la incursión del grupo armado en el penal, se conoce que cinco eran del grupo armado que ingresó en la prisión, cuatro presos y un custodio.

Además, del grupo que ingresó, hay un sicario herido, mismo que se encuentra internado en un hospital bajo custodia policiaca.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios