Rescatan y liberan al emblema nacional

Hay unos 50 ejemplares de águila real en cautiverio. Autoridades trabajan para rescatarlas del mercado negro. Es una especie protegida, de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana 059

COMPARTIR 
29/12/2013 05:25 Ernesto Méndez

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de diciembre.- Semanas después de haber nacido, Hades fue arrancado por traficantes de especies, que lo vendieron por pedido en el mercado negro, del nido donde su madre lo alimentaba y cuidaba.

Cuando inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y soldados del Ejército mexicano lograron rescatarlo, presentaba severos síntomas de deshidratación, se encontraba bajo de peso, lastimado de sus plumas y muy habituado al ser humano.

Para ese entonces, Hades, nombre sacado de la mitología griega que representa la abundancia, ya tenía aproximadamente cuatro meses de edad y vivía encerrado en un cuarto, con sujetos dedicados a actividades ilícitas, en el estado de Chihuahua.

El principal rasgo que tenía el ejemplar de águila real macho es que se comportaba como una mascota, ya que miraba de frente y agachaba la cabeza para que le dieran de comer en el pico.

Tras practicarle exámenes médicos, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) decidió canalizarlo al Centro para la Conservación e Investigación de la Vida Silvestre (CIVS) de Los Reyes La Paz, Estado de México, para iniciar un proceso de rehabilitación.

Desde ese momento, Porfirio Silva Rojas, experto en aves de presa, y un equipo multidisciplinario asumieron el reto de recuperar físicamente al animal y prepararlo clínica y conductualmente con miras a reintroducirlo en su hábitat, donde se le considera una especie sujeta a protección especial de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana 059 (NOM-059-SEMARNAT-2010).

Luego de una serie de trámites ante la Dirección General de Vida Silvestre, el Heroico Colegio Militar, que tiene registro como Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA), consiguió que Hades pasara a formar parte de sus filas con el compromiso de dejarlo libre una vez que estuviera listo para regresar con los suyos.

Bajo la supervisión de los médicos veterinarios Ofelia Martínez Morales y Lucio Pérez Sandoval, así como del biólogo Jaime Daniel Hernández y la comunicadora Monserrat Barrita, quien realizó un registro gráfico de su evolución, el águila real logró reponerse después de poco más de un año de trabajo diario.

Con una alimentación adecuada, Hades subió de 2.7 a cuatro kilogramos y perdió la dependencia al ser humano, ya que aprendió a volar y cazar. En largas jornadas de entrenamiento fue ejercitado para que se pudiera valer por sí mismo.

No fue fácil escoger el sitio donde sería puesto en libertad, porque tenía que reunir ciertas condiciones de abundancia en alimento vivo como liebre, conejo y guajolote silvestre, además de contar con macizos rocosos adecuados para anidar cuando encontrara pareja.

El pasado 6 de diciembre, en una ceremonia en la que estuvieron presentes el titular de la Semarnat, Juan José Guerra Abud; el gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda; autoridades castrenses, gobernadores tradicionales del Pueblo Huichol y cadetes del Heroico Colegio Militar, el águila real voló sobre el Cerro Colorado, en el municipio de La Yesca, antes de tomar una corriente de aire y perderse en el cielo.

Una noche antes, Porfirio Silvia y Ofelia Martínez se despidieron de su amigo. Con gran dedicación y paciencia limaron sus garras y pico para sacarles filo y le colocaron en la pata derecha un anillo de identificación con las siglas de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Era un día soleado y despejado cuando el águila real regresó a la naturaleza. En cuanto abrieron su contenedor Hades brincó hacia fuera y se posó sobre una roca, sacudió su cuerpo, extendió sus alas y volteó en señal de agradecimiento antes de emprender el vuelo definitivo.

En el grupo de profesionales que logró su total recuperación existen sentimientos encontrados de felicidad porque el águila real se encuentra en un mejor lugar, de donde nunca debió salir, y de tristeza porque será muy difícil volver a verla, aunque el ánimo de todos se reconforta al llegar un correo electrónico que informa que apenas el 25 de diciembre pasado Hades fue visto en la zona cazando un guajolote silvestre, lo que significa que se encuentra bien y que la liberación en Nayarit fue todo un éxito.

Lo mejor que le podría pasar a esta águila real es que en dos años, cuando alcance la madurez sexual, encuentre una pareja y tenga descendencia, lo que aseguraría la supervivencia de la especie, que forma parte del símbolo nacional y que tiene un lugar muy importante en la historia de México, al tener presencia en nuestra bandera y ser un emblema de fuerza, inteligencia y divinidad.

Posada sobre un nopal y devorando una serpiente

La Semarnat tiene identificados 45 nidos y 81 parejas reproductivas de águila real en los estados de Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Nuevo León, Coahuila, Chihuahua, Jalisco, Nayarit, Durango, Querétaro, Guanajuato, Zacatecas, San Luis Potosí y Sonora.

Hay aproximadamente 50 ejemplares en cautiverio en UMAs, como el Zoológico de Chapultepec, Zoológico de Zacango, Aviario El Nido y en el Heroico Colegio Militar, donde existe el compromiso de liberar otras dos águilas reales que tienen en su poder, en cuanto terminen su trabajo de rehabilitación.

De acuerdo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), el águila real levanta el vuelo a grandes altitudes.

Su periodo de reproducción es entre enero y principios de febrero. Coloca sus nidos en árboles o acantilados de difícil acceso a una altura de hasta 30 metros. La hembra pone de uno a cuatro huevos. Los pollos tardan de 72 a 84 días en emprender su primer vuelo, que ocurre entre julio y agosto. Se independizan a los tres meses después de salir del nido.

El águila real tiene una tasa reproductiva muy baja y una elevada mortalidad de pollos producida por fraticidio, especialmente cuando escasea el alimento. Se estima que el 75 por ciento de los juveniles muere antes de alcanzar la madurez sexual.

La especie enfrenta problemas relacionados con electrocución, envenenamiento directo, cacería ilegal, pérdida de hábitat, incremento de actividades forestales, abandono de zonas de reproducción como resultado de perturbación humana, persecución, tráfico ilegal para su venta como mascotas o para cetrería y envenenamiento por plaguicidas.

Hades abre las alas

El nombre con el cual bautizaron a esta águila real proviene de la mitología griega.

  • Hades representa la abundancia.
  • Cuando lo rescataron presentaba severos síntomas de deshidratación, bajo peso,  tenía las plumas lastimadas y estaba muy habituado al ser humano.
  • Con una alimentación adecuada, subió de 2.7 a cuatro kilogramos y perdió la dependencia al ser humano.
  • El sitio para liberarlo debía tener condiciones de abundancia en alimento vivo, además de contar con macizos rocosos adecuados para anidar. 
  • El 25 de diciembre pasado Hades fue visto en la zona cazando un guajolote silvestre, lo que significa que se encuentra bien y que la liberación en Nayarit fue todo un éxito.

Cazador nato

El águila real alcanza la edad adulta a los cuatro años

  • Usualmente se le ve perchada en postes u orillas de acantilados.
  • Se deja caer sobre sus presas, capturándolas con sus garras.
  • A veces caza en pares y puede realizar vuelos acrobáticos para consolidar el vínculo con una pareja o para defender su territorio.
  • Se alimenta de liebres y conejos, pero puede cazar presas de mayor y menor tamaño como borregos, reptiles e incluso comer carroña. 
  • Como adulto, establece un territorio de dominio en un radio de aproximadamente 20 o 30 kilómetros cuadrados.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios