20 años EZLN: Ernesto Zedillo truncó la paz

El gobierno prepara una iniciativa enriquecida en materia indígena, adelanta el comisionado Jaime Martínez Veloz; dice que hay posibilidad real de reactivar el diálogo con el EZLN

COMPARTIR 
29/12/2013 05:58 Andrés Becerril

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de diciembre.- Jaime Martínez Veloz, comisionado para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de México, aseveró que el surgimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) hace 20 años ha dejado en este tiempo un balance positivo para los pueblos originarios, porque “puso en la mesa del debate nacional un tema que había sido relegado por el Estado mexicano”.

Recordó que desde la aparición de los zapatistas en Chiapas se debatieron distintas posturas de cómo enfrentar un asunto de esta naturaleza. Muchas de esas posturas han estado impregnadas, dijo, por intereses, por ignorancia y en otras por ciertos patrones culturales en algunos segmentos de la sociedad, con enorme discriminación, exclusión y racismo hacia todo lo que huela a indígena.

“Por eso, el levantamiento zapatista hace posible que éste ya no sea un tema escindido ni un tema relegado por el Estado mexicano. Que no se haya asumido como debiera serlo es otra cosa, pero lo cierto es que el EZLN pone en el centro del debate nacional el tema indígena.

“Ahora bien, la forma en que el Estado mexicano ha venido encarando el tema me parece que tiene una serie de actitudes que hay que revisar a la luz del tiempo; se ha realizado una serie de acciones que a mí me parece que el tiempo definirá quiénes han tenido la razón o qué intereses había detrás de algunas posturas que se emitieron en su momento.”

El funcionario federal, dependiente de la Secretaría de Gobernación, testigo de primera fila del proceso que ha tenido el movimiento zapatista desde el 15 de diciembre de 1994, cuando era diputado federal, anunció en entrevista que el 2014 “será el año de definiciones en materia legislativa en el tema indígena”, donde se busca quitarle los candados a la autonomía que se estableció en la reforma constitucional de 2001 y que los rebeldes rechazaron.

Dijo que alcanzándose una ley óptima, “va a modificar sustantivamente la relación entre el Estado y los pueblos indígenas” y que eso en su momento podrá reactivar la negociación con el EZLN, fracturada la mayor parte de estos 20 años.

Martínez Veloz aseguró que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, su jefe inmediato, está plenamente convencido de que hay que encontrar una salida al conflicto que inició con la declaración de guerra contra el gobierno y el Ejército federales el 1 de enero de 1994.

“Encontré gran recepción del secretario de Gobernación cuando le planteé lo que creo que debe hacerse: reponer el procedimiento de la iniciativa de ley que presentó la Comisión de Concordia y Pacificación (Cocopa) a finales de 1996, después del primer y único acuerdo en materia de derechos y cultura indígena firmado el 16 de febrero de 1996.

“(El secretario de Gobernación) me dijo, ‘si yo estaba convencido, hoy estoy doblemente convencido que es por ahí por donde hay que darle; no va a ser fácil, no es un asunto que tenga una salida rápida, pero estoy de acuerdo’.

“Próximamente tengo que ver al secretario, para saber cuándo es el mejor momento para esto, que bien podría ser en el 18 aniversario del acuerdo o en marzo o abril, cuando en México se realice un precongreso indígena convocado por la ONU.”

Martínez Veloz aseguró que la iniciativa de ley que presentará el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto tendrá como base los acuerdos de San Andrés Larráinzar en materia de derechos y cultura indígenas, formulados en 1996, más el Plan Nacional de Desarrollo, el Pacto por México, el protocolo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo y con la declaración de la ONU en materia de derechos indígenas.

“Yo no creo que los zapatistas se vayan a enojar porque se incorpore en esta iniciativa remasterizada la consulta indígena”, dijo, subrayando que los acuerdos de San Andrés “nunca caminaron en un sentido diferente a las determinaciones de tratados internacionales o de la declaración de la ONU ni de la Constitución.”

Marcos y el EZLN ya habían aceptado

El comisionado, quien hace años renunció al PRI, acusó que a finales de 1996, el entonces presidente Ernesto Zedillo, imposibilitó que el EZLN firmara un protocolo de paz, que el mismo subcomandante Marcos ofreció celebrar en marzo de 1997, cuando se aprobara la iniciativa de ley propuesta por la Cocopa, pero que Zedillo rechazó.

“A finales de 1996, el EZLN aceptó la iniciativa de ley redactada por la Cocopa. Marcos dijo ‘quisiéramos ir más allá, pero la aceptamos’. Lo hicieron para avanzar, aunque no estaban conformes. En la última reunión que tuvo la Cocopa con el EZLN, en diciembre de 1996, el mismo Marcos planteó cuando nos informaron la postura de la comandancia frente a la iniciativa que habíamos formulado, nos ofreció que en marzo del 97 estaríamos firmando un protocolo de paz anticipado, donde ya sin las tensiones que tuvieran que ver con la guerra pudiéramos discutir los otros temas: democracia, justicia, desarrollo, el tema de la mujer, la reconciliación en Chiapas y la administración. Nosotros pensábamos que la parte difícil serían los zapatistas, pero no.

“Después de la reunión con los zapatistas salimos contentos. Grande fue nuestra decepción cuando llegamos a hablar con Zedillo. Tuvo una actitud totalmente contraria. Todos los argumentos esgrimidos en favor de la reforma de ley que formulamos fueron descalificados por él: que se iba a fragmentar la unidad nacional, que la balcanización. Pero hoy como ayer digo que todo eso es una mentira, una falsedad, y a la luz del tiempo se demuestran los intereses que hubo”.

Para mostrar el talante de Ernesto Zedillo, Martínez Veloz recordó dos episodios de su relación con el entonces Presidente de México. Uno de ellos ocurrió el 15 de diciembre de 1994, el otro en enero de 1995.

En esa época Jaime Martínez era diputado federal priista y Zedillo lo buscó a través de Mario Luis Fuentes, entonces director del IMSS, quien en su momento se encargó de buscar el contacto directo entre el gobierno federal y el subcomandante Marcos. Zedillo le propuso a Martínez Veloz representar al PRI en una comisión paritaria para Chiapas (que después sería la Cocopa), mientras Martínez Veloz encabezaba marchas en contra de la presidencia municipal de Tijuana, donde gobernaba el PAN.

“Es un hecho que había una relación cercana entre Zedillo y el PAN”, dijo Martínez Veloz, como preámbulo para contar que en ese contexto “me habla Mario Luis Fuentes. ‘Oye, el Presidente de la República te invita a que seas el representante del PRI en esa comisión para Chiapas’, me dijo. Me quieren sacar de Baja, le dije a Mario Luis. ‘No sé, valóralo’. El tema de Chiapas es muy importante, sí me interesa, bajo la condición de que no me pongan consignas”, le dije a Fuentes.

“Yo había tenido una buena relación con Zedillo, porque él era el responsable del gobierno federal en Baja California; con él trataba muchas cosas, cuando yo era subdelegado de la Sedesol. Y que me llama por teléfono después el Presidente: ‘¿Qué tú no sabes que yo soy un demócrata?, claro que no voy a dar consignas’, me dijo Zedillo. Bueno, pero que quede claro, le dije. No voy hacer un ejercicio irresponsable de mi actividad republicana, porque hay armas y vidas de por medio y hay intereses que no conozco”, cuenta Martínez Veloz que le subrayó a Zedillo.

“No requerí ir muy lejos. El 9 de febrero de 1995 ya estaba dictando las órdenes contra los zapatistas”, refiere el actual comisionado del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

El otro episodio ocurrió en enero de 1995, cuando Zedillo mandó una iniciativa para privatizar los ferrocarriles y los satélites, lo que provocó la intriga de Martínez Veloz por esa venta. El entonces diputado fue a buscar información sobre ambos temas en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

“Revisé las condiciones. Teníamos un ingreso de casi mil millones de pesos de utilidades netas, y dije para qué los vende. Citaron a un periodo extraordinario en enero. En tribuna di mis razones, voté en contra, igual que otros tres (diputados) del PRI.

“Entonces me volvió a llamar Mario Luis Fuentes y me dijo: ‘Qué le hiciste al Presidente, qué hubo en el Congreso’. Le  expliqué, apuntando que de Zedillo no había dicho nada. ‘Dice el Presidente que consideres fracturada la amistad’. A mí me impresionó la reacción del Presidente.

“Y bueno, luego vi lo que pasó: Zedillo se hizo empleado de  una de las empresas a las que les vendió los ferrocarriles (Union Pacific). En esos días, cuando Zedillo las cortó conmigo, hasta los postes se me cambiaban de acera; nadie en el PRI me quería hablar.”

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios