Crean curso para atrapar a Pinocho

En 7 años se ha capacitado a más de 12 mil “cazadores de mentiras”; la Ibero y la empresa No Verbal Consulting ofrecerán talleres para identificar a quienes engañan

COMPARTIR 
28/12/2013 04:25 Lilian Hernández
Juan Pablo García Olvera, intructor del curso, afirma que al convertirse en cazador de mentiras tendrás 85 por ciento  más de posibilidades de ubicar al embustero.
Juan Pablo García Olvera, intructor del curso, afirma que al convertirse en cazador de mentiras tendrás 85 por ciento más de posibilidades de ubicar al embustero.

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de diciembre.- En  México, las personas faltan a la verdad por lo menos cuatro veces al día, según estudios de empresas encuestadoras, de modo que los engaños y falsedades no sólo se hacen en el Día de los Santos Inocentes que se conmemora cada 28 de diciembre.

Y para disminuir ese alto índice de engaños, la Universidad Iberoamericana ofrece junto con la empresa No Verbal Consulting Group el curso Detección de Mentiras y Evaluación de la Verdad, con el que se puede identificar a quienes engañan y recurren a falsedades.

Con dicho curso, los alumnos son capaces de convertirse en cazadores de mentiras, pues tendrán 85 por ciento de mayor capacidad para ubicar a quienes no dicen la verdad, a través de técnicas sobre el estudio de las emociones y sus relaciones con la expresión facial.

Juan Pablo García Olvera, instructor del curso y director de la empresa que trabaja con la Ibero, explicó que “las clases están dirigidas a toda persona que tenga la necesidad de contar con información verídica, así como para profesionales que se desempeñan en los campos jurídico, sicológico, forense, de negociación, reclutamiento o seguridad”.

Desde la primera sesión, el curso está planteado para que los alumnos reconozcan las emociones universales, así como las micro y macro expresiones que las caracterizan, por medio del uso de herramientas de software para la evaluación en tiempo real de la expresión facial y el análisis de videos interrogatorios reales, a partir de los cuales los alumnos tienen que realizar análisis de veracidad.

García Olvera, cuya empresa ha capacitado en México a más de 12 mil cazadores de mentiras en los últimos siete años, aseveró que pese a lo que señalan diversos mitos, no existe una conducta que por sí misma indique si una persona miente o es sincera, ya que para ello se necesita tomar en cuenta la información proveniente de cinco canales que proveen información conductual, tal como la facial, la calidad vocal, el lenguaje corporal, las palabras y el estilo verbal, es decir, la manera como se habla.

“Algunos de los mitos, comunes en varias culturas, señalan que la persona que miente no sostiene la mirada, se pone nerviosa al hablar y experimenta una visible comezón en varias partes del cuerpo”, indicó el especialista.

Sin embargo, añadió, que esas supuestas señales son simples mitos, porque hay quienes logran mentir sin mostrar nada de lo antes mencionado, por lo que las técnicas que ofrece el curso están basadas en las que implementó Paul Ekman, conocido como el pionero de las emociones y sus relaciones con la expresión facial.

De ese modo, el curso para formar a cazadores de mentiras concentra gran parte de las horas de clases para que los alumnos tengan la habilidad de ligar las emociones universales con las expresiones del rostro, porque ahí se detecta quiénes hablan con la verdad o quiénes mienten.

Miénteme

Lie to me es una serie de televisión estadunidense de 2009 que trata sobre las emociones y sus relaciones con la expresión facial.

  • Las expresiones y gestos son el tema principal de la serie.
  • Los programas muestran las pesquisas de un equipo formado por especialistas capaces de detectar mentiras y analizar el comportamiento de las personas mediante la interpretación de los gestos producidos por los múltiples músculos de la cara. 
  • A ellos acuden el FBI, la policía, empresas particulares u otras personas.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios