Buscan reforzar plan antidiabetes

La estrategia se ha quedado corta, por lo que se requiere ajustarla y hacerla más agresiva, señala bancada priista

COMPARTIR 
26/12/2013 01:40 Ivonne Melgar

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de diciembre.- La Cámara de Diputados analiza una iniciativa para crear un sistema de indicadores y responsabilidades institucionales sobre los 6.4 millones de mexicanos que viven con diabetes y a los que cada año se agrega un cuarto de millón de personas.

De los diagnosticados con esa enfermedad crónico degenerativa, 16 por ciento, el equivalente a más de un millón de pacientes, no tiene protección en salud.

El 42%, es decir, 2.7 millones de personas, es derechohabiente del IMSS, mientras que 12%, que equivale a 800 mil pacientes, está incorporado a otras instituciones de seguridad social.

El 30 por ciento restante, 1.9 millones de personas, se encuentra afiliado al Sistema de Protección Social en Salud, mejor conocido como Seguro Popular.

A propuesta del PRI, los legisladores revisarán en 2014 el proyecto para establecer en el sector salud un programa nacional de prevención, atención y control de ese padecimiento.

Formulada por el diputado del PRI Salvador Arellano Guzmán, la iniciativa incluye modificar la Ley General de Salud, a fin de que se definan las responsabilidades, los indicadores y las metas para los diferentes actores del sistema de salud en el país y se cuente con una estrategia encaminada a incrementar la calidad de la atención a los pacientes diabéticos.

Las consecuencias de esa enfermedad, hay que recordar, tienen un alto impacto en la calidad de vida de quienes la padecen, además de que la diabetes se ha convertido en una de las principales causas de atención del sector salud en México.

Acusan programas insuficientes

De acuerdo con el diagnóstico del legislador, hasta ahora no se alcanzaron los resultados que se esperaban de los programas del IMSS y del ISSSTE: Diabetimss y Manejo Integral de Diabetes por Etapas.

Surge la necesidad de ajustar estos programas bajo un liderazgo más efectivo y posiblemente con una asignación presupuestal más amplia, que facilite las acciones y la capacitación de los proveedores de servicios de salud y de los pacientes”, argumentó Arellano Guzmán.

La justificación presentada por el legislador se sustenta en el diagnóstico de la Asociación Mexicana de Diabetes que ubica a este padecimiento como la primera causa de muerte en el país, con un promedio de 46 mil decesos al año,  una cifra equivalente a más del 10% de las defunciones reportadas.

Con la reforma se pretende que el Programa Nacional de Prevención, Atención y Control de la Diabetes fortalezca el enfoque preventivo en el ámbito de la salud pública y con  elementos de identificación temprana de los factores predisponentes y potenciadores de la enfermedad.

La estrategia buscará incidir para que en los centros escolares, desde el nivel preescolar hasta bachillerato, se establezcan las clases diarias de educación física con duración de una hora, para garantizar la lucha contra el sobrepeso y la obesidad”, detalló.

Uno de los objetivos del programa es reforzar el aspecto de la investigación sobre las consecuencias sociales e individuales de la diabetes y sus complicaciones. De esa forma se podría diseñar “una estrategia agresiva” y sustentada en evidencias concretas para mejorar los estilos de vida que se asocian al desarrollo del padecimiento.

En la propuesta se incluyen, además, esquemas de vigilancia epidemiológica para contar con una medición del impacto de las políticas públicas y programas desarrollados  a nivel nacional para la población afectada.

Por lo general, la diabetes se diagnostica cuando ya tiene varios años de evolución y las complicaciones ya se manifiestan en los pacientes.

 En la iniciativa se alerta que mejorar la calidad de vida de los enfermos debe ser una tarea del Estado, pues se ha documentado que la esperanza de vida se reduce entre cinco y diez años.

El diputado priista argumentó que su propuesta  “está en sintonía” con la actual política nacional de salud, enfocada a prevenir enfermedades, promover la salud y procurar el bienestar de las familias.

Arellano Guzmán planteó también que la reforma responde a las tres prioridades que el sector se ha fijado en este sexenio: acceso efectivo a los servicios de salud a toda la población, calidad de servicio médico y prevención.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios