Excélsior en la Historia: Cuando mamá no quería salir en la foto

En las fotografías del siglo XIX se muestran a los niños de aquella época sentados en sillas cubiertas con telas que escondían el rostro y cuerpo de sus madres

COMPARTIR 
19/12/2013 17:33 Redacción
CIUDAD DE MÉXICO.- Al finales del siglo XIX, tomar una fotografía requería de un mayor tiempo de exposición ante la lente para poder capturar la imagen, así quien quisiera tomarse un retrato debía mantenerse prácticamente inmóvil hasta por lo menos durante un minuto.
 
Esta práctica común ganó el nombre popular de "madres invisibles" (Invisible Mothers).
 
En la llamada época victoriana, se acostumbró tomar retratos de niños y bebés, sin embargo ante el tiempo requerido para tomar la fotografía, los padres buscaban formas de mantener a sus pequeños lo más quietos posibles durante la sesión, camuflajeándose entre los muebles, o cortinas para detener a sus hijos.
 
Esta práctica común ganó el nombre popular de "madres invisibles" (Invisible Mothers).
 
Así, las fotografías muestran a los niños de aquella época sentados en sillas cubiertas con telas que escondían el rostro y cuerpo de sus madres, quienes detenían en sus brazos a los pequeños. 
 
Y aunque en muchos casos las fotografías eran tomadas con éxito, actualmente pueden provocar ciertos escalofríos.
 
kgb

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios