México crecerá 5.3% para 2018; gobierno proyecta efecto de las reformas

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, se crearán más de un millón de plazas anualmente con el impulso económico

COMPARTIR 
17/12/2013 07:05 Carolina Reyes

CIUDAD DE MÉXICO.- La implementación de las reformas estructurales en materia de telecomunicaciones, financiera, fiscal y energética incrementará el crecimiento potencial de la economía mexicana de 3.5 por ciento a 5.3 por ciento hacia el último año de gobierno.

Así lo calcula el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo 2013-2018 que la Secretaría de Hacienda publicó ayer en el Diario Oficial de la Federación, donde se detalla que los cambios aprobados por el Congreso de la Unión impactarán de manera positiva en la capacidad productiva de la economía a través de su efecto en la productividad y la inversión, eliminando barreras en sectores clave que a la fecha han impedido que el país alcance su máximo potencial, al romper una inercia de crecimiento que promedió 1.2 por ciento anual en las últimas dos décadas.

La reforma en telecomunicaciones, se proyecta, incrementará el crecimiento promedio en 0.3 por ciento entre 2015 y 2018; la financiera, 0.4 por ciento; la fiscal, 0.2 por ciento, y la energética  contribuirá con un aumento adicional del Producto Interno Bruto (PIB) de 1.0 por ciento.

Según Hacienda, el crecimiento que se registrará en los próximos años se traducirá en una generación total de nuevos empleos formales, superior a un millón de plazas cada año.

Para llevar a México a su máximo potencial, el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo delineó seis objetivos, 35 estrategias y 144 líneas de acción. Entre los objetivos está ejercer una política fiscal responsable que fomente el desarrollo económico.

Para 2018, el PIB llegará a 5.3%

Hacia finales de la administración de Enrique Peña Nieto, el país crecerá a una tasa de 5.3 por ciento, de los cuales 1.8 puntos serán aportados por las reformas estructurales planteadas al  inicio de este gobierno, dio a conocer la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo 2013-2018, publicado ayer en el Diario  Oficial de la Federación.

“Se estima que la implementación de las reformas estructurales incrementará el crecimiento potencial de la economía mexicana de cerca de 3.5 por ciento en su nivel inercial, a 5.3 por ciento hacia 2018”, lo  que se traducirá en una generación de más de un millón de empleos al año.

Por reformas, la que más aportará al crecimiento de México es la energética, que recientemente fue aprobada en el Congreso de la Unión.

De acuerdo con la dependencia, esta iniciativa contribuirá con un punto porcentual del crecimiento del PIB hacia 2018, al aprovechar los recursos energéticos en favor de una mayor generación de empleos y una mayor inversión.

La reforma permitirá incrementar la producción de petróleo de 2.5 millones de barriles diarios actualmente, a tres millones en 2018 y a 3.5 millones en 2025, lo que anticipa un escenario de abasto de energía en cantidades suficientes y a costos competitivos, que repercutirán en la productividad de todos los sectores de la economía al poder producir con menores costos.

Impulso en telecom

En el caso de las telecomunicaciones, se estima que la reforma incrementará el crecimiento en promedio en 0.3 por ciento, lo que propiciará un aumento en la penetración de líneas de telefonía fija, telefonía móvil, internet y banda ancha en México, con el fin de llevarla a los niveles observados en otros países desarrollados.

Los proyectos que de estas dos reformas deriven, podrán ser financiados a su vez con mejores condiciones de crédito, que promoverá la reforma financiera tanto a familias como a empresas, según se lee en el documento.

La fiscal, un estímulo

Respecto a la reforma fiscal, la Secretaría de Hacienda detalló que incrementará el crecimiento en 0.2 por ciento hacia finales de la administración, como consecuencia del estímulo contracíclico transitorio y decreciente, con el fin de apoyar a la economía y al empleo.

Como consecuencia de la reforma financiera, que aportará 0.4 puntos porcentuales al Producto Interno Bruto, se podrán materializar inversiones en proyectos productivos que no contaban con acceso al crédito en las condiciones actuales, lo que generará más empleos y una mayor acumulación de capital, según el documento.

Asimismo, esta reforma promoverá el ahorro financiero interno que, de acuerdo con estimaciones de la SHCP, aumentará de 55.9 por ciento del PIB en 2012 a una estimación de 65.0 por ciento para 2018.

Estos recursos “serán la fuente principal de un aumento en el financiamiento interno al sector privado de 28.8 por ciento del PIB en 2012 a 40.0 por ciento, llegando a niveles que se tenían antes de la crisis de 1994".

De ahí que la dependencia asegure que “el desarrollo de México tendrá como fuente principal de financiamiento el ahorro doméstico, reduciendo las vulnerabilidades ante el entorno externo”.

Ambiente internacional

En el mediano plazo el entorno internacional estará sujeto a volatilidad, por lo cual se contempla financiar una parte preponderante de las necesidades de recursos del gobierno federal en el mercado interno, privilegiando la emisión de instrumentos de mediano y largo plazo, previó la dependencia.

En el ámbito externo se plantea utilizar los mercados internacionales de capital de manera activa, buscando acceder a ellos en tanto las condiciones de financiamiento sean favorables y permitan ampliar y diversificar la base de inversionistas.

Hacienda precisa en el documento publicado, que hacia 2018 se tendrá una demanda de financiamiento equivalente a 8.4 por ciento del PIB, de los cuales 5.6 puntos porcentuales corresponderán a fuentes internas y 2.8 a externas, lo que permitirá disminuir la exposición de la economía nacional a desequilibrios en el sector financiero internacional.

 

Seis objetivos para mejorar el desarrollo

Para llevar a México a su máximo potencial, el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo 2013-2018, publicado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, delineó seis objetivos, 35 estrategias y 144 líneas de acción que reflejan las políticas que el gobierno de la República llevará a cabo para el desarrollo del sector hacendario y financiero.

El  primer objetivo, que incluye cinco estrategias, busca ejercer una política fiscal responsable que fomente el desarrollo económico, en línea con el compromiso del gobierno federal de mantener la estabilidad macroeconómica y financiera.

Para ello, el objetivo dos precisa que se requiere contar con un sistema hacendario que genere de manera permanente los recursos suficientes para financiar los programas y las políticas que fomenten de forma sostenida el desarrollo de México. “Este sistema debe descansar en un marco tributario simple y progresivo y debe alentar la formalidad.”

Como tercer objetivo, se fomentará un gasto eficiente, que promueva el crecimiento, el desarrollo y la productividad dentro de un marco de rendición de cuentas, adoptando estrategias eficaces para administrar los recursos y mejorar la toma de decisiones orientadas a la consecución de resultados.

Impulsar el fortalecimiento del federalismo fiscal para que las entidades federativas y municipios puedan lograr y preservar el equilibrio de sus finanzas públicas, es el cuarto objetivo, que explica que es indispensable mejorar la eficiencia en la ejecución de su gasto y registrar de manera homologada y transparente su información financiera.

El quinto propone fomentar la inclusión, educación, competencia y transparencia de los sistemas financiero, asegurador y de pensiones para incrementar su penetración y cobertura, a la vez que mantengan su solidez y seguridad, ya que en los últimos diez años se han logrado avances, pero los comparativos internacionales de financiamiento y ahorro indican que hay un alto potencial en el mismo.

Finalmente, impulsar un mayor otorgamiento de crédito con especial énfasis en áreas prioritarias para el desarrollo nacional, es el sexto objetivo, al que se dará cumplimiento  con un reforzamiento de la banca de desarrollo.

 

 

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios