NYT reconoce labor de César Duarte en reducir violencia

Gracias a las acciones del gobierno, muchos ciudadanos que durante años huían de la conflictiva Ciudad Juárez están de regreso

COMPARTIR 
16/12/2013 15:40 Redacción
César Duarte, gobernador de Chihuahua (Foto: Cuartoscuro)
César Duarte, gobernador de Chihuahua (Foto: Cuartoscuro)

CIUDAD JUÁREZ, 16 de diciembre.- El diario estadounidense The New York Times, reconoce que el gobernador de Chihuahua, Cesar Duarte, ha sido pieza fundamental para que los niveles de violencia hayan disminuido en los últimos meses.

Gracias a las acciones del gobierno local, muchos ciudadanos que durante años huían de la conflictiva Ciudad Juárez están de regreso.

El diario destaca que nuevos restaurantes aparecen por semana; las escuelas y los hogares en algunos barrios se están llenando poco a poco, mientras que los nuevos clubes nocturnos palpitan los fines de semana con adolescentes que insisten en reclamar la libertad de trabajar y jugar sin ser consumidos por la preocupación.

NYT reconoce que gran parte de esta ciudad se ve y se siente renovada. Dice que ahora los nuevos carteles luminosos anuncian estudios de danza, venta de casas y nuevos restaurantes en el Boulevard Gómez Marín, donde al menos 15 locales han abierto recientemente; anuncios de teatro y circo también ya se pueden volver a ver en comparación con el año pasado, cuando los carteles sólo  anunciaban cosas tristes

Relata que las noches en Ciudad Juárez, sorprendentemente para cualquiera que haya visitado desde 2008, ya no se parecen a una zona de guerra con un toque de queda de la puesta del sol. Hay mucho tráfico por la noche. Los conductores hacen contacto visual, y una media hora de espera para una mesa de restaurante en la cena se ha convertido en uno de los muchos signos de reactivación.

En su artículo realizado por Damien Cave Ciudad Juárez, a Border City Known for Killing, Gets Back to Living, señala que para muchos la esperanza está empezando a surgir.

Es una ciudad diferente", dijo el David Lujana, de 31 años, quien regresó hace unos meses. "Los traficantes de drogas han disminuido. No es cool más ser un narco. Los jóvenes de aquí, ahora, queremos una cultura diferente, queremos una vida diferente", dijo el pequeño empresario al diario newyorkino.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios