El bullying, cada vez más violento y más visible en México

Se trata de un fenómeno cada vez más preocupante, opinan padres de familia. En la familia, la raíz y donde se debe atacar

COMPARTIR 
15/12/2013 11:46 EFE y Notimex

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de diciembre.- Los recientes casos de violencia brutal entre estudiantes mexicanos han llamado la atención de organismos públicos, que advierten de que el bullying o acoso escolar está cada vez más presente en las escuelas del país.

En el estado de Jalisco, un niño de 9 años le cortó el prepucio a otro de 6 en noviembre pasado.

"Es el caso más grave que he visto", dijo en entrevista con Efe Trixia Valle, presidenta de la Fundación en Movimiento que atiende casos de acoso escolar en México.

"Que un niño tenga los alcances de dañar de esa forma a otro ser humano habla de una total falta de empatía", afirmó.

Otro caso reciente que hizo saltar las alarmas públicas fue el de Angelina, una adolescente indígena que fue golpeada por sus compañeros en una escuela de secundaria de la Ciudad de México.

Desde hace dos años esta menor de la etnia mixteca era humillada por sus compañeros y unas semanas atrás sus agresores subieron un video a Internet que muestra cómo es golpeada y pateada mientras está en el suelo de un salón de clases.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dio apoyo a la alumna, de 16 años, mientras el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) inició una queja de oficio al respecto.

"Emitimos medidas precautorias a las autoridades educativas para resguardar la seguridad de la niña. Estamos tratando de determinar no sólo si hay un acto de discriminación, sino cómo se puede reparar el daño y evitar la repetición de los hechos", dijo a Efe el presidente del Conapred, Ricardo Bucio.

También a finales de noviembre se informó de un caso en el estado de Puebla, donde un menor tuvo que ser hospitalizado y posteriormente cayó en coma tras ser golpeado por compañeros al salir de la escuela.

La investigadora del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT-13) Alicia Sánchez Jaimes dijo a Efe que más de la mitad de los alumnos de esa institución de entre 15 y 18 años admitieron haber sufrido algún tipo de abuso de este tipo.

Sobre las razones del aumento de este fenómeno, consideró "fundamental la situación de violencia" que vive el país.

"Además, los medios masivos de comunicación generan estereotipos y aplauden la violencia", opinó.

La experta también destacó que las familias mexicanas cada vez son más disfuncionales, y que en las escuelas los alumnos no tienen límites de conducta claros, lo que propicia las situaciones violentas.

Para Trixia Valle, las consecuencias para un niño que sufre acoso escolar pueden ir desde una baja autoestima hasta el intento de suicido.

De cada 100 niños que han sido acosados, "al menos 40 han pensado en quitarse la vida. Es muy grave porque los niños se sienten tan vulnerables que piensan que la única solución es morirse", afirmó.

Las razones que hay detrás del abuso escolar en México son que "los niños están sumamente solos, hay muy malos ejemplos de los medios de comunicación y los maestros no tienen control de grupo", añadió.

Esto último, explicó, "no es porque el maestro no quiera, sino porque la autoridad escolar no les permite regañar y corregir a los niños".

En los tres años que lleva operando, la Fundación en Movimiento ha asesorado a más de mil escuelas de todo México para prevenir más situaciones de abuso escolar.

Según cifras de la organización, ese tipo de casos en este país es más común en quinto y sexto de primaria y durante toda la secundaria.

Por su parte, el titular del Conapred señaló que estos casos se están conociendo más porque la relación con la violencia que hoy tienen los niños y jóvenes es distinta.

"Los niños, niñas y adolescentes tiene más exposición a la violencia. Ésta se ha ido normalizando como un mecanismo de relación y se puede mirar de manera cotidiana en los medios de comunicación. Es algo en lo que tiene que intervenir el Estado y las autoridades educativas", indicó.

Si bien es difícil determinar si hay más casos de acoso escolar que antes, sí hay factores que permiten que se conozcan más las agresiones de este tipo.

"Las redes sociales ayudan a conocer los casos y hay más reacción social sobre ellos. Éstas son situaciones de cambio", dijo Bucio.

Combate desde la raíz

Consuelo Mendoza, presidenta de la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), manifestó que el bullying es un fenómeno cada vez más preocupante, por la gran cantidad de violencia que se vive en las escuelas.

“Se está llegando a unos extremos de delincuencia brutal, de delitos que pudieran considerarse de gravedad”, alertó.

En entrevista con Notimex, estableció que no se puede sostener que el bullying se trata solamente de un fenómeno entre pares en las escuelas.

“Si queremos darle una solución no es suficiente que se tomen medidas en las aulas. Los especialistas en el tema afirman que los niños y jóvenes agresores en un porcentaje altísimo son agredidos dentro de su familia y esto se convierte en un círculo de violencia”, enfatizó.

Es un círculo de víctima-victimario, por lo que no es suficiente que se enseñe a los niños y a los adolescentes a protegerse de la violencia, como es el caso de Nuevo León, donde incluso se daban clases a los menores para resguardarse del fuego cruzado.

“¿Cómo es posible que un chiquillo pueda estudiar con el temor de que puede ser agredido, ya sea por sicarios o por otros compañeros?”, cuestionó.

Este, dejó claro, es un tema que se debe empezar a tratar con profundidad y desde la raíz.

La propuesta de la UNPF, expuso, es que se trabaje por la paz y la erradicación de la violencia desde la familia, porque en la gran mayoría de los casos, el bullying no es otra cosa que el reflejo de la violencia intrafamiliar.

“Tenemos que empezar a impulsar una cultura por la paz y todos los valores que representa vivir así desde la familia, por supuesto a través de una escuela de padres porque, muchas veces, la violencia ni siquiera es identificada; por ejemplo, por una madre que pudiera sufrir violencia psicológica y ni siquiera lo sabe”, expuso.

El trabajo con los padres de familia, consideró, se tiene que reflejar en la familia y en la escuela. Además, comentó, hoy en día, los padres y madres tienen la oportunidad de participar en las escuelas de sus hijos.

“Ya estamos reconocidos como parte del sistema y nuestra responsabilidad como primeros educadores y nuestra corresponsabilidad dentro de las aulas”.

Entonces, subrayó, es importante también que asumamos nuestro papel dentro de las escuelas, que generemos todas las actividades culturales, cívicas, de valores, que puedan promover una cultura de paz.

Sin embargo, precisó, ello implica un cambio que debe iniciar persona por persona desde la familia, porque de lo contrario se convierten en esfuerzos que se agotan y no llegan a buen puerto.

Respecto a si la violencia es un signo de nuestros tiempos o simplemente se nota más por los medios de comunicación, indicó que ese problema existe desde que existe el hombre, pero en los últimos tiempos estamos viviendo la expresión de la violencia en todos los niveles, circunstancias y ambientes.

Eso es, detalló, desde la familia hasta todos los grupos delictivos que hacen que los ciudadanos vivamos con temor. Por supuesto que en medio de todo esto está la violencia que se genera en las escuelas y muchas veces en las comunidades y en las calles.

Esto es verdaderamente triste, lamentable. México está viviendo una situación verdaderamente difícil y que en mucho se ha agudizado en estas últimas décadas por el olvido de los valores.

“Este es un compromiso no solamente del gobierno y no se trata de buscar culpables, sino de pensar que todos somos corresponsables y debemos empezar a aportar en este tema. La paz la vamos a construir todos desde nuestra propia persona y nuestras casas”, puntualizó.

dgp

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios