PAN frena aprobación de la Consulta Popular

El presidente de la Mesa Directiva, Raúl Cervantes, anunció que como sólo había 52 senadores presentes, se impedía continuar con los trabajos

COMPARTIR 
14/12/2013 05:00 Leticia Robles de la Rosa
Ricardo Anaya, presidente de la Comisión Permenente dialoga con la panista Lisbeth Hernández (centro) y la perredista Verónica Juárez. Atestigua el petista Manuel Huerta. Ayer se eligió a la Mesa Directiva.

CIUDAD DE MÉXICO, 14 de diciembre.- El Senado de la República cerró ayer el periodo ordinario de sesiones en medio de un caos legislativo en el que el PAN reventó la sesión para impedir la aprobación de la Ley Federal de Consulta Popular impulsada por el PRD, y que llevó por algunos instantes a dejar en el limbo el cierre oficial del periodo, que fue concretado con una nueva convocatoria.

Después de un par de horas de discusión en torno al procedimiento legislativo para aprobar la Ley que tanto pidió el PRD, que evidenció la ausencia del presidente de la Comisión de Anticorrupción y Participación Ciudadana, Pablo Escudero, a pesar de ser titular de una de las comisiones dictaminadoras, esta vez los oficios políticos del priista Emilio Gamboa no lograron que panistas y perredistas cambiaran sus posiciones polarizadas.

Durante todo el día, los priistas, los perredistas y los panistas sostuvieron diálogos constantes para desatorar algunas reformas; los perredistas pidieron la ley de la consulta popular, porque la quieren para emprender su campaña que busca echar abajo la reforma energética; también pidieron que se procesara la reforma constitucional del Distrito Federal.

Pero los panistas no estaban de acuerdo con ninguna de las dos reformas. De hecho, desde su cuenta de Twitter, el panista Javier Lozano, aseguró que el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y el jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, Aurelio Nuño, presionaban a los senadores para aprobar la Reforma Política del DF, que por cierto desde la semana pasada fue rechazada en algunas de sus partes por Mariana Gómez del Campo y Gabriela Cuevas.

Emilio Gamboa, coordinador de los senadores del PRI, anunció en conferencia de prensa que su fuerza política está en favor de respaldar la ley de la consulta popular y la reforma del DF, pero que los panistas tenían dudas en ambas y que en el caso de la reforma política de la capital del país también había algunas dudas por parte del Partido Verde Ecologista de México.

Los perredistas, sin embargo, no cedieron en su intento. Aunque estaban convocadas las comisiones unidas de Gobernación, de Cristina Díaz; de Anticorrupción, de Pablo Escobar y de Estudios Legislativos Segunda, Alejandro Encinas, la carencia de acuerdos concretos para avanzar en estos temas, generó que los dictámenes fueran firmados, sin que se concretara la discusión en comisiones.

El dictamen fue presentado al pleno para su aprobación, lo cual generó la molestia del PAN, que cruzó frases ofensivas con los perredistas, como Fernando Mayans, quien les pidió conectar el cerebro con la boca o José María Martínez, del PRD, quien le respondió que para ser grosero no hace falta inteligencia.

Fue necesario que Raúl Cervantes, presidente del Senado, convocara a los coordinadores parlamentarios para dialogar; Emilio Gamboa, Jorge Luis Preciado, Dolores Padierna y Gerardo Flores, en ausencia de su coordinador Jorge Emilio González, platicaron en privado, pero no llegaron a acuerdo alguno.

De hecho, el ambiente de división en el Senado comenzó a registrarse desde la aprobación de la Reforma Hacendaria, porque el PAN se opuso de manera tajante a ella, pero el bloque formado por el PRD y el PRI la sacaron adelante; en tanto, la aprobación de la Reforma Energética, por parte de los senadores del PRI y el PAN, dejó heridos a los perredistas, al grado que en la cena oficial de fin de año los perredistas no asistieron y sólo unos 30 senadores llegaron al festejo la noche del jueves.

“Buenas noches, feliz Navidad”, dijo Preciado justo cuando todos sus compañeros comenzaron a retirase, una vez que sus compañeros rompieran el quórum.

Originalmente, Raúl Cervantes convocó a sesión para las 10:00 horas, pero después dijo que con posterioridad avisaría de la hora, porque debían cerrar el periodo ordinario; se fue a junta con los coordinadores; ordenó abrir el sistema de avisos para tomar asistencia y abrió la sesión a las 23:00 horas sólo para clausurar la sesión.

Además de la ley de la consulta popular, los senadores no pudieron ponerse de acuerdo en torno a diversos temas, pero en cinco en particular, que comprometieron en sus agendas comunes desde agosto pasado, como son la regulación de la deuda pública de los estados y municipios; el paquete de reformas secundarias en materia de telecomunicaciones; la ley de réplica, las modificaciones en materia de fuero de los servidores públicos; la reforma del Distrito Federal y la ley que inhiba la violencia en las escuelas del país.

Todos estos temas se van para el próximo periodo que empieza en febrero.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios