Regresa la IP a extraer petróleo 75 años después

PRI ofrece que en dos años la gente sentirá en sus bolsillos las ventajas de los cambios

COMPARTIR 
12/12/2013 05:40 Leticia Robles de la Rosa

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de diciembre.- Después de 43 horas 50 minutos de debate, el pleno del Senado aprobó la Reforma Energética que facilitará a México entrar al primer mundo petrolero, con un modelo contractual que permitirá, después de 75 años, el retorno abierto de las empresas transnacionales para extraer y explotar el petróleo y el gas del país.

Los beneficios de la Reforma Energética, explicó Emilio Gamboa Patrón, coordinador de los senadores del PRI, comenzarán a verse en dos años y de esta forma los mexicanos sentirán en sus bolsillos las ventajas de estos cambios, con medidas como la reducción en los costos de la energía eléctrica.

La Reforma Energética implicará un trabajo arduo para el fortalecimiento de los órganos reguladores, que serán la columna vertebral para evitar que las transnacionales repitan en México la historia que hace 75 años llevó al presidente Lázaro Cárdenas a expropiar la industria petrolera, explicó el panista Jorge Luis Lavalle.

El panista también destacó que uno de los pilares de esta reforma es la creación del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, porque con él las finanzas nacionales comenzarán a despetrolizarse y se garantizará que las ganancias petroleras no sean canalizadas a gasto corriente.

A su vez, el presidente de la Comisión de Energía, David Penchyna, aseguró que la inclusión de las palabras “entre otras” al artículo transitorio que refiere a los cuatro tipos de contratos que se firmarán con el sector privado, no implica que se vayan a entregar concesiones, como interpretó la izquierda, pues las concesiones están prohibidas de manera expresa en la Constitución, sino que se trata de una posible quinta opción, referente a una combinación entre dos o más de los cuatro modelos.

Y es que durante las discusiones que sostuvieron los priistas y panistas, con el gobierno de Enrique Peña Nieto, para construir la propuesta de dictamen de la Reforma Energética, los legisladores hablaron de que las diferencias geológicas que tienen algunos yacimientos petroleros y de gas pueden requerir de contratos que llamaron “híbridos” y que se refiere justamente a la combinación de los cuatro modelos fundamentales.

“Hay cuatro modelos de contratos, diría yo una quinta posibilidad, que es la combinación de ellos”, precisó Penchyna Grub.

A pesar de la riqueza en hidrocarburos que tiene, México es uno de los pocos países petroleros que no se ajustó a la dinámica del llamado primer mundo petrolero, con la aplicación de esquemas de inversión compartida entre el Estado y el sector privado para potencializar la ganancia obtenida de los energéticos, y que ha permitido a naciones como Brasil, colocarse al lado de las principales potencias petroleras mundiales.

Nuevos contratos

Pero ahora, con la decisión del Senado, que concluye con los 75 años de la expulsión de las empresas petroleras transnacionales del territorio nacional, México aplicará el modelo contractual mundial que existe entre las potencias petroleras, como son los contratos de servicios, de utilidad compartida, de ganancias compartidas y de licencia; México, sin embargo, no aplicará el esquema que se usa principalmente para los yacimientos de gas, que son las concesiones.

Aunque la izquierda insiste que las licencias son exactamente lo mismo que las concesiones, como lo expresaron durante las casi 44 horas de debate en comisiones y el pleno del Senado, desde la perspectiva del PRI y el PAN, hay diferencias importantes entre ambos modelos.

Además del modelo contractual mundial, México entra a un modelo energético que copia a Noruega en el esquema para que los mexicanos aprovechen mejor la riqueza proveniente de los hidrocarburos, como explicó el panista Salvador Vega Casillas.

Incluso el propio David Penchyna añadió que el Fondo petrolero es para que las finanzas nacionales no dependan del petróleo.

“Si uno empieza a gastar más por concepto de ingresos petroleros, que siempre tienen una volatilidad y que pudieran bajar algún día dramáticamente, habría fractura del gasto público.

“Por eso la innovación de legislar en esta reforma, que por primera vez en la historia crea un instrumento para que la renta petrolera se transfiera no sólo al gasto público, sino al ahorro de los mexicanos.

“Me parece que es una gran decisión, es una decisión de altura, como lo han hecho otras economías en donde ha funcionado y donde hoy los ciudadanos gozan de un ahorro patrimonialmente suyo, de lo que es suyo, que son los recursos energéticos que también establece esta reforma”, explicó.

Proceso de aprobación

Aunque ya en 2008 el Senado vivió un proceso de dictamen de la reforma petrolera que incluyó dos meses de foros públicos y tres meses de negociaciones constantes, encabezadas por Francisco Labastida, Graco Ramírez y Rubén Camarillo, la aprobación les significó sólo unas horas en sesión de comisiones y unas más en pleno, porque eran leyes secundarias, en esta ocasión el Senado destinó casi 44 horas a su discusión.

El dictamen de la Reforma Energética fue trabajado durante varias semanas por Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía; Emilio Lozoya, director de Petróleos Mexicanos (Pemex), en algunos momentos por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, con los senadores panistas Salvador Vega, Jorge Luis Lavalle, Francisco García Cabeza de Vaca y Raúl Gracia, así como los diputados federales Juan Bueno Torio y Rubén Camarillo, y el senador David Penchyna.

Pero su discusión formal en el Senado implicó casi 44 horas, porque los senadores del PRD aplicaron diversas técnicas legislativas para obligar a la postergación de su aprobación.

Por eso, como ayer informó el presidente del Senado, Raúl Cervantes, el Senado registró un debate en comisiones unidas de Puntos Constitucionales, Energía y Estudios Legislativos Primera durante 23 horas 20 minutos, con la participación de 104 oradores, mientras que en el pleno se invirtieron 20 horas con 30 minutos, con 209 reservas y que implicaron 313 participaciones de senadores para explicar el dictamen, fijar la posición de sus partidos, discutirlo en lo general y presentar reservas.

De hecho, el pleno sesionó toda la noche para sacar a tiempo la reforma y dar oportunidad suficiente para que la Cámara de Diputados procese la reforma. En las 209 reservas presentadas, sólo se aprobó una de Jorge Luis Preciado, coordinador de los senadores del PAN, que consistió en quitar dos comas, un punto y seguido; poner dos comas y cambiar “del Estado” a “por el Estado”.

Las largas horas de sesión también incluyeron una inédita toma de tribuna negociada, la también extensión de una manta gigante en la tribuna del Senado, que jamás había registrado una protesta así, y hasta la presencia de un hombre que les gritó rateros y corruptos a los senadores, después de colocarse en la parte baja de la tribuna.

En 2008 los perredistas de la LX Legislatura fueron los primeros en tomar la tribuna del Senado, donde permanecieron una semana y obligaron a que la aprobación de la reforma petrolera se trasladara a la Torre del Caballito, pero la madrugada del miércoles el Senado vio por primera vez una manta gigante que cubrió su tribuna, en una escena que hasta ayer fue exclusiva de la Cámara de Diputados.

Lamentan mentiras y mala fe del PRD

El desplegado que publicó el Partido de la Revolución Democrática (PRD, en el que afirmó que la Reforma Energética provocará el aumento de tarifas y precios, desabasto de gas, luz, diesel, así como la expropiación de tierras en beneficio de compañías privadas, es una mentira y un acto de mala fe, afirmó César Camacho, presidente del PRI.

“Es un monumento a la mentira. Hoy los mexicanos quieren que nos vaya bien a todos, no se tragan esa píldora llena no sólo de malos datos, sino de mala fe. Creo que los mexicanos somos críticos, la gente exige —y hace bien— resultados de los políticos, de sus gobiernos y esos son a los que el presidente Enrique Peña Nieto les quiere entrar”, apuntó.

En entrevista con Ricardo Alemán para Grupo Imagen Multimedia, el priista afirmó que el Congreso de la Unión está a la mitad del camino histórico rumbo a la aprobación de la reforma constitucional en materia energética.

“Porque desde que se cerró este esquema que imposibilita la inversión privada, no hemos dado pasos audaces. Hoy la Cámara de Diputados está frente a la decisión histórica de gestionar independientemente de que lo haga en el pleno o no. Hay mecanismos legales bien respaldados para que los 500 diputados de todas las fracciones, más que pretender que no haya sesión, den la batalla en sentido figurado en la tribuna, que aduzcan argumentos de cara a la nación”, afirmó.

Por su parte, el presidente de la comisión de Energía del Senado, David Penchyna, admitió que fue doloroso aprobar en la Reforma Energética la salida de los representantes del Sindicato de Trabajadores Petroleros del Consejo de Administración de Pemex.

A la par, Manuel Cavazos, dijo que la reforma permitirá una transformación, y en un plazo de uno a dos años se verá traducida en mejores beneficios.

En entrevista con Jorge Fernández Menéndez para Grupo Imagen Multimedia, el legislador subrayó que la creación del Fondo Mexicano del Petróleo hará realidad que los mexicanos obtengan las ganancias de los hidrocarburos.

“Es la primera vez que se pueda imaginar un México que no dependa de las finanzas públicas del petróleo, pero también, sobre todo, es la primera vez que los mexicanos vamos a empezar a recibir  los dividendos de la renta petrolera a nuestros bolsillos de lo que es nuestro, porque la propiedad de los hidrocarburos son y seguirán siendo siempre  de la Nación.” 

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios