México inicia la lucha contra mal de Chagas

Debido a que la enfermedad es silenciosa, la mayoría del millón que la padece no lo sabe, advierte experta de la UNAM

COMPARTIR 
08/12/2013 02:50 Pedro Tonantzin/ Corresponsal

CUERNAVACA, 8 de diciembre.— En México se estima que al menos un millón de personas padece la enfermedad de Chagas; cálculos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) refieren que cada año se infectan más de 200 mil mexicanos. El mal lo transmite la chinche del mismo nombre; como es silencioso, la mayoría desconoce su padecimiento y, por lo tanto, no ha iniciado el tratamiento correspondiente.

Paz María Salazar, profesora y jefa del laboratorio de biología de parásitos del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Medicina de la UNAM, indicó que la enfermedad de Chagas se adquiere por dos vías. La primera, a través del contacto con las heces del animal, y la segunda, por la transfusión de sangre de una persona infectada.

Debido a que en México es reciente el estudio y la aplicación de programas encaminados a la detección y prevención de la enfermedad de Chagas, los casos comienzan a aumentar porque la gente empieza a conocer el padecimiento. En México el grupo que concentra más casos es el de adultos de entre 25 y 44 años, cuando ya no hay nada que hacer para revertirlo.

Según la investigadora, México tienen identificados 13 triatomidos que transmiten su enfermedad al humano, de los cuales dos viven al interior de los domicilios. Uno es “precisamente el triatoma dimidiata, el otro es triatoma barberi. Ése es de partes más altas y en donde está él, hay más problemas de Chagas”.

Por eso, autoridades de Salud Personal de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras organizaciones acordaron iniciar un programa de control de la enfermedad de Chagas en México y de la chinche de Chagas, principalmente en el sur del país, donde abunda el animal.

“Se va a empezar a trabajar sobre la parte de los estados que están en el eco sur, o sea, Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Veracruz y en la península de Yucatán, parece ser que toda esa área la van a trabajar, la quieren empezar a trabajar, ¿qué es lo que piensan hacer?, para ver el control hacen primero el estudio en niños menores de cinco años para que en ellos se vea si hay infección o no, qué cantidad y qué porcentaje está infectado.

Se hacen las intervenciones para este triatomino, que le decía se encuentra dentro del domicilio, principalmente, y en cinco años se vuelve a hacer el mismo estudio y se ve si realmente se está (combatiendo) al triatomido, que es la chinche o no.”

 En un estudio realizado entre 1997 y 2002 por la UNAM en Veracruz, los investigadores detectaron muchos casos, principalmente en Tuxpan; de ahí recomendaron al gobierno estatal la colocación de pisos firmes, programa que después fue atraído por el gobierno federal.

La chinche de Chagas es más abundante en zonas con altura de entre 700 y 800 metros al nivel del mar; en muchas regiones aún desconocen la enfermedad que provoca y, cuando la gente tiene los síntomas, ya han pasado al menos unos 15 a 20 años de que la adquirieron. Cuando los pacientes registran síntomas, principalmente por problemas del corazón o haciendo grande o pequeño cualquier órgano hueco.

De 1990 a 2011, los estados con mayor incidencia son Yucatán (166), Veracruz (151), Oaxaca (87), Chiapas (75), Estado de México (44), Tamaulipas (43), Michoacán (33), Morelos (32), Jalisco (32) y Sinaloa (15); el año que más se reportaron muertes asociadas con la enfermedad de Chagas fue en 2006, con 37 decesos.

Debido a que Morelos es uno de los estados con más casos en México y 20 de los 33 municipios reportan incidencias, los Servicios de Salud cuentan con un programa por el cual la gente que ha estado expuesta al insecto debe atraparlo, llevarlo a examinar y esperar resultados para ver si está en riesgo su salud.

Marco Ocampo Salgado, biólogo encargado del Programa de Chagas de Morelos, indicó que en los últimos diez años ha habido al menos dos casos de muertes asociadas con la enfermedad de Chagas, por lo cual la recomendación es que se limpien las casas a profundidad, se resanen las paredes, se coloque un falso plafón, para evitar ser víctimas de esta chinche, que se alimenta de sangre.

Explicó que en Morelos la gente comienza a conocer la enfermedad y la recomendación es que cuando vean a un ejemplar que se parezca a la chinche de Chagas la atrapen con un palo y un frasco sin tocarlo con las manos, limpiar el sitio en donde lo encontraron y llevar el espécimen a un centro de salud para que sea sometido a estudio; ver si está infectado y si el resultado es positivo, podrán iniciar un estudio a los ocupantes de la casa.

De momento explicó que la entidad tiene más de 30 casos registrados, por lo que exhortó a la gente a que si tiene sospechas de padecer la enfermedad, se acerque a las autoridades de salud.

El mal de Chagas es una enfermedad ligada a la pobreza, que ha provocado la atención del mundo artístico. El cantautor Joan Sebastian, en 2011 en su álbum Huevos Rancheros, lanzo una canción denominada El mal de Chagas, donde hace referencia a los síntomas de esta enfermedad, como es la inflamación del corazón. En su letra sarcástica pide poner atención a la presencia de este insecto.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios