Caso Pemex: sí creen que explosión fue accidente

El 58% confía en la veracidad de la explicación de la PGR, por encima de 29% que sospecha que se trató de un atentado; una minoría cree que el siniestro responde al intento de privatizar la compañía

COMPARTIR 
11/02/2013 12:13 Ulises Beltrán y Alejandro Cruz BGC, Ulises Beltrán y Asocs., S. C.

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de febrero.- Se cree que la explosión en un edificio de las oficinas centrales de Petróleos Mexicanos (Pemex) fue provocada por un accidente, básicamente por una acumulación de gas. A pesar de esto, se piensa que la información sobre las causas del siniestro ha sido insuficiente para explicar bien lo que ocurrió. En cualquier caso, la capacidad de respuesta del gobierno federal y del DF frente a esta emergencia es bien evaluada, aunque se duda que se identifique y castigue a los responsables del incidente, según da cuenta la más reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior.

La mayoría de la población con teléfono en su vivienda se inclina a creer que la explosión en el edificio B2 de la sede central de Pemex fue un accidente (58%).  Sólo 29% piensa que se trató de un atentado (Gráfico 1). En la percepción de accidente gana lugar la versión oficial de que fue provocado por una acumulación de gas. De hecho, esta teoría, presentada por el procurador Jesús Murillo Karam es considerada cierta o en parte (52%) (Gráfico 2).

La minoría que considera que fue un ataque deliberado lo funda principalmente en su creencia de que es una reacción previsible a la presunta intención de privatizar la paraestatal, de que se trata de una señal para manifestar inconformidad hacia el gobierno de Enrique Peña Nieto o de las características que perciben de la explosión.

En cualquier caso, sólo 9% de toda la población dice haberse enterado de evidencia que conduce a la tesis del atentado, en contraste con 23% que dice haber conocido de pruebas que corroboran que fue un accidente.  

Respecto a la información que las autoridades han dado sobre este siniestro, la opinión pública la califica como oportuna (54%) y cuidadosa (67%), pero la estima insuficiente (60%) y con posible ocultamiento de información (65%) (Gráfico 3). A 70% le genera dudas sobre lo ocurrido, especialmente porque el contenido de los informes ha sido confuso o ilógico, o bien, deja la sensación de que algo se esconde.

Pese a que se cree más que fue un accidente, como suele suceder en este tipo de casos, cunde el escepticismo en torno a la determinación plena de los motivos de la explosión. Aun cuando participan especialistas extranjeros y de instituciones académicas como la UNAM y el Politécnico, su intervención le transmite significativa confianza sólo a la mitad (52%) (Gráfico 4), en tanto que 60% está poco o nada seguro de que se esclarecerán las causas de este estallido.

De igual forma, 73% muestra (Gráfico 5) la misma desconfianza sobre la identificación de los posibles responsables. La población divide sus opiniones por mitades a la hora de estimar quién puede tener mayor culpabilidad en caso de que haya habido negligencia: 43% (Gráfico 6) la atribuye a ejecutivos de Pemex que supervisan los protocolos de seguridad y otro porcentaje similar la asigna a las empresas externas encargadas de dar mantenimiento. Hay opiniones encontradas sobre si se aplicará todo el peso de la ley a los responsables de esta tragedia.

Dado que la explosión sucedió a las pocas semanas de haber iniciado la administración de Enrique Peña Nieto, se presume que recae más la responsabilidad de lo ocurrido en miembros del anterior gobierno de Felipe Calderón (45%) que en los del nuevo gobierno federal (32%) (Gráfico 6).

La capacidad de reacción del gobierno peñista ante esta emergencia es bien evaluada. Mayoritariamente se percibe oportuna (63%), adecuada (61%) y suficiente (56%) (Gráfico 7), opiniones que no han variado significativamente al paso de los días. En lo particular, se valora bien la actuación que tuvo el Presidente (adecuada/muy adecuada, 68%), pero también la del secretario de Gobernación, del procurador General de la República, así como la del jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera (adecuada/muy adecuada, 54%).

Relacionadas

Comentarios