Los drones se ponen verdes

Estos dispositivos ya son usados en el cuidado de suelos y en la vigilancia de la contaminación ambiental en varios países

COMPARTIR 
22/08/2014 01:20 Aura Hernández

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de agosto.- Los vehículos aéreos no tripulados, mejor conocidos como drones han revolucionado a diversas industrias e incluso han demostrado que pueden ayudar al medio ambiente de diversas maneras.

Estos artefactos, que aparecieron por primera vez en la Segunda Guerra Mundial, se pueden programar para que hagan vuelos por sí solos, hecho que abre un gran abanico de usos.

La consultora Teal Group, dedicada al sector de aviación y aeroespacial, espera que el valor de mercado del rubro sea en promedio de 11 mil 500 millones de dólares anuales durante la próxima década.

Phillip Finnegan, director de Análisis de la firma, estima que este mercado evolucionará y se volverá más global porque poco a poco irá bajando la participación de la industria militar para dar paso al sector civil.

Jaime Machuca, director de Tecnología de la empresa Droidika, consideró que los drones se han vuelto populares por su adopción en empresas como Amazon, que los quiere usar para entregar mercancías, o las propuestas de Facebook y Google de utilizarlos para llevar internet a zonas remotas.

“Hay usos muy factibles en la agricultura, la cartografía, la seguridad y para foto o video aéreo”, explicó en entrevista con Excélsior.

Aclaró que no son fáciles de manejar ya que se requiere tener conocimiento para programarlo y no es la misma tecnología en todos los drones.

Uno profesional que tiene mínimo siete minutos de vuelo puede costar en promedio 13 mil dólares y uno que dura 50 minutos en el aire arriba de 200 mil dólares.

México y la agricultura

En México uno de los usos se encuentra en la agricultura gracias a que los campesinos o las empresas encargadas de los plantíos están rentando estas naves.

Los drones que renta Droidika son equipados con una o varias cámaras para captar imágenes del campo que permitan saber, por ejemplo, si los sistemas de aspersores mojaron todo el plantío y descubrir si hay alguno tapado o que deba tener otra posición. Existen usos más sofisticados, como equipar al dron con una cámara multiespectral o de rayos infrarrojos para tener una mayor seguridad de la salud de las plantas.

En Japón, por ejemplo, están adaptando los helicópteros de control remoto que usaban para fertilizar los campos a sistemas que lo hagan automáticamente.

China vs la contaminación

Uno de los proyectos más ambiciosos relacionado con los drones y el medio ambiente es impulsado por China, que combatirá la contaminación ambiental con ellos.

Sólo en Pekín, las partículas nocivas en el aire superaron nueve veces el límite de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud al cierre de 2013, lo que ha provocado  que el gobierno limite las emisiones de CO2, algo que no todas las empresas cumplen.

Por ello, 11 drones vigilan las zonas más contaminadas para detectar a las fábricas que no cumplen las regulaciones, a lo que se añade un plan para que varios vehículos de este tipo diseminen agentes químicos capaces de congelar las sustancias contaminantes en el aire y hacer que éstas caigan al suelo.

El país asiático ha realizado algunas pruebas de este método en puertos y aeropuertos.

Otros usos verdes

Brasil, Japón o España están usando a estos vehículos en casos de desastres naturales, incendios forestales o conservación del medio ambiente.

Por ejemplo, Izabella Teixeira, ministra de Medio Ambiente de Brasil, indicó que estos artefactos vigilarán las zonas de la Amazonia para evitar la deforestación, mientras que en Japón ayudaron a tomar fotos para saber la situación de la ciudad de Fukushima tras el percance con la planta nuclear en 2009. Por su parte, la bióloga Rebecca Stirnemann, quiere utilizar drones para monitorear la vida del pequeño pájaro dodo y salvarlos de la extinción al crear un plan de conservación sabiendo sus necesidades de hábitat.

 

Comentarios

Lo que pasa en la red