Falta inversión privada en ciencia

Los recursos que destina el sector empresarial al desarrollo científico y tecnológico son superados por los del estado

COMPARTIR 
08/07/2014 04:03 Aura Hernández
Para Enrique Cabrero Mendoza, director general del Conacyt, la meta de inversión en ciencia y tecnología es baja si se compara con las cifras que se destinan a ese rubro en países como Corea del Sur, donde alcanza el equivalente a 4% del PIB. Foto: Mateo Reyes

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de julio.- México necesita destinar cerca del 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) a la inversión en ciencia y tecnología para ponerse a la par de otros países, por lo que se requiere que la iniciativa privada invierta más y no deje el crecimiento de este sector en manos del gobierno.

De acuerdo con Enrique Cabrero Mendoza, director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el gasto en investigación y desarrollo experimental en el país se ubicó en 0.51 por ciento del PIB al cierre de 2013, sin embargo el 68 por ciento de esos recursos provino del gobierno federal.

“Todavía la composición de esta inversión es muy sesgada porque un gran peso cae en el gobierno con la inversión pública federal. Necesitamos que la inversión privada crezca en los próximos años”, fueron sus palabras al presentar el Programa Especial de Ciencia y Tecnología (PECITI) 2014-2018.

La inversión de 2013 es un récord histórico, pero el verdadero reto es alcanzar al menos 1 por ciento del PIB con una composición de 0.57 por ciento del gobierno y 0.47 por ciento del sector privado.

Cabrero Mendoza aceptó que la meta de inversión es poca si se compara con otros como Corea donde destinan más del 4 por ciento del PIB, sin embargo una vez que se llegue a esa frontera confió en que la dinámica se agilice y se genere un impacto sobre la economía.

“Hay estudios, algunos sectores dicen que la inversión en ciencia y tecnología puede generar un crecimiento de 10 por ciento adicional en el país en comparación a si no lo tuviera, hay algunos sectores que dicen que el impacto es de hasta 30 por ciento”, detalló.

Hay otros rezagos

Además de la falta de inversión, el director del Conacyt explicó que existen otros rezagos en el sector como el número de investigadores; en México se tiene uno por cada mil habitantes en comparación a Corea donde la proporción es de 12 por cada mil,así como los artículos generados por éstos o el número de patentes.

Para cambiar esto en el PECITI se plantea continuar y ampliar las cátedras para jóvenes investigadores, sólo este año se tuvieron 3 mil solicitudes y sólo 500 plazas; así como incrementar los recursos en cerca de 20 por ciento para las repatriaciones de investigadores.

Nuevo impulso

Entre las nuevas medidas destaca una convocatoria para que universidades y centros de investigación
contraten a los mexicanos que están fuera del país para que hagan estadías de 3 a 6 meses en México durante 4 o 5 años, así como ofrecer cerca de 600 becas para que
investigadores latinoamericanos vengan al país.

En este sentido, Cabrero Mendoza comentó que la fuga de cerebros no es una preocupación para el país porque se ha visto que hay investigadores que sí regresan y aquellos que no pueden
ayudar a crear redes de investigación entre naciones.

“No podríamos pensar que cada científico formado con recursos nacionales deba de permanecer en el país, lo que si no tenemos o no hemos sabido desarrollar y, estamos trabajando en ello, es cómo aprovechamos a esa red de mexicanos”, reiteró el directivo.

Agregó que reformas como la energética también será un área de oportunidad porque se requiere capital humano calificado para investigar en temas como hidrocarburos o energías limpias.

Por una política asimétrica

Otro de los grandes objetivos del también conocido como PECITI 2014-2018 es aplicar una política pública asimétrica en los estados porque se han identificado tres tipos, aquéllos que apenas están construyendo un entorno de ciencia y tecnología, los que llevan un avance y otros que ya están consolidados.

En particular quieren poner atención en aquellos rezagados como Baja California Sur, Campeche, Colima, Chiapas y Durango donde por cada peso invertido por el gobierno estatal el federal aportaría tres.

Se añade la creación de al menos 10 centros y subsedes del Conacyt que serán complementados con otras unidades mixtas, es decir, construidos entre el organismo y los estados o con la iniciativa privada.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red