Dispositivos vestibles, inteligencia y belleza juntos

Las prendas que miden signos vitales o el rendimiento físico entran al terreno estético

COMPARTIR 
10/06/2014 03:41 Aura Hernández
Fibras y tejidos que gracias a la nanotecnología pueden medir signos vitales o la salinidad del sudor ya están presentes en prendas. Foto: Cortesía

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de junio.- Los lentes como Google Glass, relojes como el SmartWatch de Sony o las prendas deportivas no son los únicos equipos que poseen la tecnología necesaria para ser calificados como dispositivos vestibles o, en inglés, wearable devices.

Este año han tomado fuerza en los mercados más desarrollados tecnológicamente las smart clothing, prendas mejor conocidas como ropa inteligente, cuya particularidad reside en que una blusa, un pantalón o hasta una faja pueden estar equipados con sistemas que ayudan sobre todo a monitorear la salud o a cambiar algunos hábitos del usuario.

Carolina Vargas, gerente de Productos y Mercadeo de Protela, explicó que la creación de este tipo de prendas es posible porque se están produciendo microcircuitos que se pueden adicionar a las fibras o tejidos.

Con esto se puede registrar desde el pulso cardiaco, la temperatura, la humedad o hasta el contenido salino del sudor, información que después puede utilizarse a nivel médico”, detalló en entrevista.

Para Vargas este tipo de ropa inteligente que apenas está comenzando a surgir en el mundo tendrá un buen recibimiento en diferentes mercados porque su objetivo es adicionar más funcionalidades que beneficien a los usuarios.

Japón, a la vanguardia

Hasta ahora, el país más avanzado en este mercado es Japón. En enero de este año la principal operadora de telecomunicaciones, NTT DoCoMo, anunció junto con la empresa química Toray una línea de ropa conocida como Hitoe, que utiliza nanofibras.

Las prendas, aún sin fecha para estar disponibles en el mercado, no sólo ayudarán a las personas que se dediquen al deporte, habrá desde pijamas hasta camisas y blusas que podrán conectarse con una aplicación de salud –que ya tiene DoCoMo– y que envía la información a través de servidores remotos (nube) por medio de teléfonos inteligentes.

La gerente de Protela indicó que este tipo de avances tecnológicos sin duda representa un reto para los productores de textiles porque ahora la idea es que las prendas tengan una funcionalidad para el usuario, dejando atrás el que sólo sirven para vestirse, lo que se logra desde el hilo con el que se construye la tela hasta en los procesos de acabado.

Las telas, un gran reto

Destacó que los primeros pasos para llegar a este tipo de tecnología inteligente que puede medir y enviar información fueron las micro-cápsulas e hilos con ajuste que todavía se usan.

Desde el punto de micro-cápsulas podemos encapsular cualquier producto que nutra, tonifique, mejore o ayude a la piel en alguno de sus procesos como puede ser el aloe vera, el aceite de semilla de durazno u otros.”

Los acabados pueden utilizarse para realizar un manejo inteligente de la humedad que ayude a que la prenda se seque más rápidamente para evitar las bacterias, el mal olor o proteger al usuario de los rayos ultravioleta.

Sin olvidar que el hilo también puede tener propiedades que pueden ser útiles, como el ajuste para dar soporte muscular en prendas deportivas.

En general, son productos bien aceptados en los que la gente está dispuesta a pagar”, añadió.

Vargas comentó que Protela aún no incursiona en la creación de telas con microcircuitos o nanofibras, pero es un mercado que están analizando y que tomarán en cuenta porque es una tendencia que ya no se puede detener.

Muestra de esto es que durante el pasado Computex, que se realizó a principios de este mes, la empresa taiwanesa AiQ mostró un maniquí con un maillot de ciclista de licra que contiene fibras de acero inoxidable en la tela y unos electrodos incorporados en las mangas registran las pulsaciones y otras constantes vitales; información que manda por bluetooth a un teléfono, una tablet u otro aparato inteligente.

 

Relacionadas

Comentarios