La inclusión de mujeres en la industria de los videojuegos

En los videojuegos, más de la mitad de ellos son protagonizados por hombres; cuando hay mujeres casi siempre se exageran sus proporciones para hacerlas más atractivas

COMPARTIR 
21/03/2014 14:39 Gamedots
Foto: Diana Limón
Foto: Diana Limón

CIUDAD DE MÉXICO, 21 de marzo.- Acoso, discriminación, menosprecio, híper-sexualización... esos y más son los problemas que representa ser mujer en la industria de los videojuegos. En pleno 2014 parece increíble que este siga siendo un tema que inspire debates y hasta pequeños movimientos sociales. Pero así es. El problema sigue presente, solamente ahora es más fácil hablar de ello.

A través de varias conferencias y pláticas en la Game Developers Conference 2014 en San Francisco, California, el tema se desarrolló en partes. Horas enteras se le dedicaron a hablar al respecto. Te ponemos en contexto.

¿Has ido a tiendas/eventos de videojuegos (o jugado en línea)? Probablemente hayas notado que el porcentaje de mujeres en relación con los hombres es mucho menor por regla general. Con los desarrolladores esta tendencia es muchísimo más notoria; muchos estudios están compuestos básicamente por hombres.

Y en los propios videojuegos, más de la mitad de ellos son protagonizados por hombres (blancos, jóvenes y heterosexuales); además, cuando hay mujeres casi siempre se exageran sus proporciones para hacerlas más atractivas, o tienen papeles secundarios y perfectamente olvidables.

Aunque en Estados Unidos 45% de los gamers son mujeres, de acuerdo con estadísticas de la Asociación de Software de Entretenimiento (ESA por sus siglas en inglés), son muchos factores los que permiten que ese trato diferente persista.

Se alejan a muchas niñas de las computadoras, ingenierías y ese tipo de intereses por no considerarlos aptos para ellas (aunque poco a poco reduce esta tendencia) hasta que en el ámbito laboral, en los estudios hay un consentimiento a ver a las mujeres que diseñan como objeto o peor aún, un “techo de cristal” con el cual las mujeres se topan y ya no pueden seguir ascendiendo en una empresa o misteriosamente ganan menos que sus contrapartes masculinas que hacen el mismo trabajo que ellas.

Pero ellos no aceptan verse a sí mismos como objetos. Al menos no en Norteamérica. En Asia, esto es más aceptado bajo el concepto bishonen, hombre hermoso. Podemos verlo principalmente en anime y manga. En videojuegos, en obras de la compañía Square Enix, como varios personajes de Final Fantasy. De este lado del mundo, el estudio más inclusivo ha sido BioWare, particularmente por las opciones de romance bisexual (y hasta "alienfílico").

Dentro del mismo evento se realizaron los premios Women in Gaming, en donde varias mujeres fueron reconocidas por su congéneres, celebrando que habían podido llegar hasta allí a pesar de los obstáculos.

Mujeres como Brenda Romero platicaron su experiencia siendo madres y desarrolladoras y explicaron cómo debían balancearse todos los aspectos de sus vidas. Las más reconocidas del evento fueron Tamara Miner de Riot Games, por innovación, Siobhan Reddy de Media Molecule y como embajadora (alguien que había aportado cosas a la industria para que fuera más inclusiva), Robin Hunicke.

En el panel #1ReasonToBe, varias mujeres involucradas en la creación de videojuegos nos hablaron de su historia personal y cómo muchas veces ellas no se sentían incluidas en “el club de los niños” por sus gustos y a lo que se querían dedicar. De hecho, 70% de las mujeres y 54.1% de los hombres comparten esa opinión, de acuerdo con estudios presentados por Jennifer Allaway.

La plática más conmovedora de ese panel la dio Deirdra “Squinky” Kiai, quien prefería ser invisible que tener que tratar de entrar a algún estándar en el que ella no encajara (además de mujer, tiene un nombre raro, es mezcla de razas, bajita y un poco robusta).

Ella lo explicó de manera sencilla: “Hacer juegos es fácil, pero encajar es difícil”. Como mujer, “tener” que cumplir con ciertos requisitos que la sociedad impone de belleza, de comportamiento y hasta de lo que está permitido o está bien visto hacer con tu vida y tu cuerpo (que muchas veces incluye la disyuntiva ¿ser madre O exitosa en el trabajo?) es lo bastante complicado como para que el medio en el que quieres sentirte segura, el hobby favorito de muchas, los videojuegos, sea otro dolor de cabeza. "Pertenecer es difícil, pero no tendría que serlo" afirma Squinky. 

Anita Sarkeesian recibió premio de Embajadora en los Game Developers Choice Awards por su labor de hacer notar los prejuicios que los videojuegos ponen sobre las mujeres, y se ha ganado muchos enemigos por ello.

Muchas veces le han mencionado que no debería sobre-analizar esas cosas, pero Anita opina que hay que tomarse los juegos en serio (son formas de expresión cultural también, después de todo). Dijo que los desarrolladores tienen el poder de cambiar las cosas, pero también los jugadores que se den cuenta de la situación pueden hacer algo al respecto.

 

¿Quieres saber más? Da click aquí

 

 

mef

 

 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red