Asia, fértil en desarrolladores

32.9 por ciento de las aplicaciones que se crean en el mundo proceden de esa región

COMPARTIR 
13/02/2014 03:52 Claudia Ocaranza

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de febrero.- El famoso y controversial juego Flappy Bird fue creado por un joven de Vietnam, quien, aunque retiró la aplicación de las tiendas especializadas, ganó 50 mil dólares por cada día que estuvo disponible. Line inició en Japón y recientemente alcanzó 300 millones de usuarios. Detrás de nuestra aplicación favorita es más probable que esté una mente asiática, al ser esa región la que más genera desarrolladores de apps en el mundo.

De acuerdo con el estudio Developer Economics Q1 2014: State of the Developer Nation, Asia genera 32.9 por ciento de las aplicaciones del mundo contra 29.7 por ciento de Europa. América del Norte, incluido México, tiene 29.4 por ciento.

Pero la atracción por este mercado va más allá de su valor, que se estima llegará a 143 mil millones de dólares en 2016.

Aunque la diferencia entre América del Norte y Asia es de menos de cuatro puntos porcentuales, las apps de la segunda región tienen más posibilidades de ser exitosas. En ello tiene mucho tiene que ver la  gran demanda de smartphones en países en desarrollo, donde “equipos Android de 50 dólares reemplazan rápidamente a los feature phones y abren nuevas oportunidades para innovar en negocios, comercio y educación”, de acuerdo al estudio, realizado por Vision Mobile.

Factores para el desarrollo

Para que en una región haya menos o más desarrolladores "influyen tres factores, la brecha digital, la educación y la oferta y demanda", explicó a Excélsior Alejandro García, director de UNAM Mobile.

El acceso a la banda ancha móvil habilita a los desarrolladores a acceder a tecnología más rápida y a crear más desarrollos. En México la velocidad promedio en este aspecto es 1.1 Mbps, contra los 6.20 Mbps de países como Austria, de acuerdo al Índice Qualcomm de la Sociedad de la Innovación (QuISI).

En el área de educación, países como Finlandia y Estonia enseñan a los niños a programar desde la primaria. Independientemente de si se dedicarán a esto o no, les “dan las herramientas para aprender a resolver problemas desde pequeños”, dijo García.

Para Óscar Yaser, desarrollador mexicano fundador de Unda, la educación también está relacionada con el autoaprendizaje al que son afines estudiantes en otras regiones, y el nivel de docencia.

“En Japón es común que un profesor de la universidad haya trabajado durante 10 años como desarrollador de software de Sony”, ejemplificó Yaser.

Mercado internacional

Aunque cada vez son más casos de desarrolladores mexicanos cuyas apps dan la vuelta al mundo, como Yogome, con más de un millón de descargas en 150 países, el impacto que aplicaciones mexicanas tienen en el desarrollo internacional es bajo, a decir de Yaser, cuya empresa tiene el 70 por ciento de su equipo en Japón.

Ello porque ahí llega antes la tecnología. “En México somos late adopters, la tecnología llega tarde. En Japón un desarrollador lleva seis o siete años haciendo apps para iOS y en México apenas uno y medio”, dijo.

Las apps más descargadas en territorio mexicano no son locales. El 84 por ciento son internacionales, de acuerdo al QuISI. En la lista aparecen asiáticas, como Line en el séptimo lugar.

India es otro mercado que se ha disparado en el desarrollo de aplicaciones y en el consumo de las mismas. Este país “aprovecha la maquila de desarrollos", dijo García. Si bien sus apps no son firmadas por ellos en la marca, detrás si están sus habilidades.

India tiene el segundo grupo más grande de usuarios de Android y un Récord Guinness por el maratón de desarrollo de aplicaciones con dos mil 500 desarrolladores el año pasado en Bangalore.

 

 

Con virus, clones de Flappy Birds

Las empresas especializadas en seguridad informática Trend Micro y Sophos alertaron a los jugadores del popular juego Flappy Birds que las copias que están circulando de manera intensa en internet están infectadas con programas maliciosos (malware) de bajo riesgo, aunque funcionan por medio de la llamada ingeniería social.

El juego, creado por un joven vietnamita, alcanzó su pico de popularidad en las tiendas de aplicaciones de Apple y Google la semana pasada, al llegar a 300 mil descargas.

Pero el pasado fin de semana su creador decidio retirarlo alegando que no sabía cómo manejar la súbita popularidad adquirida, dejando a sus miles de seguidores en la orfandad.

Pero la cresta en la demanda animó a desarrolladores a lanzar a las tiendas de aplicaciones versiones similares al juego, en un intento por contagiarse de algo de su éxito, y comenzaron a ser descargadas.

Trend Micro explicó que la mayoría de los clones provienen de Rusia y Vietnam y que se conectan de forma silenciosa a un servidor que permite enviar y recibir notificaciones a la vez que transmite datos desde el móvil y las cuentas de Gmail.

Sophos también informó que hay versiones infectadas en los mercados alternativos de Android.

Ambas explicaron que se trata de amenazas básicas, que no son nuevas en Android, y aconsejaron a los usuarios estar alerta ante el desarrollo de aplicaciones clon que pueden contener malware para que eviten descargarlas.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red