Madre pide clemencia a yihadistas por su hijo

El gobierno de Barack Obama trata de identificar a 300 estadunidenses que se sumaron a las filas del Estado Islámico

COMPARTIR 
28/08/2014 06:06 José Carreño Figueras

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de agosto.- Mientras la madre de un fotógrafo estadunidense rehén del Califato Islámico enviaba un ruego por su vida, los servicios de inteligencia de Estados Unidos trataban de identificar a unos 300 yihadistas de esa nacionalidad.

“Como madre, le pido que su justicia sea misericordiosa y no castigue a mi hijo por asuntos sobre los que no tiene control,” dijo Shirley Sotloff, madre del fotógrafo Steven Sotloff, al dirigirse mediante un video a Abu Bakr al-Baghdadi, líder del grupo Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) y referirse a él como el “califa”.

“Le pido que utilice su autoridad para perdonar la vida” al fotógrafo, que lleva casi dos años como rehén del grupo extremista.

“Quiero lo que quiere toda madre, vivir para ver hijos de sus hijos. Les ruego que me concedan esto”, dice Shirley Sotloff. El nuevo video apareció ayer en la cadena árabe Al Arabiya y fue divulgado en Estados Unidos por la cadena ABC News.

Sotloff fue visto la última vez al final del video en el que el grupo islámico mostró la decapitación del periodista James Foley, el 19 de agosto, con la advertencia de que su suerte dependería de lo que haga el gobierno del presidente Barack Obama.

El ruego ocurrió un día después de que un estadunidense muriese en Irak como combatiente de las fuerzas del Estado Islámico y entre reportes sobre la existencia de una rehén estadunidense previamente desconocida. El presunto extremista fue identificado como Douglas McAuthur McCain.

El deceso de McCain dio sin embargo nuevo relieve a los temores de los organismos de seguridad estadunidenses en torno a aquellos de sus ciudadanos que se han enlistado ara combatir en favor de grupos considerados como extremistas y muy en especial del ISIS.

     De acuerdo con un reporte, “el gobierno de Estados Unidos hace todo lo posible por seguir los pasos de los combatientes extranjeros, que viajan de ida y vuelta entre Irak y Siria”.

El diario The Washington Times afirmó que de acuerdo con un alto funcionario norteamericano, “sabemos que hay varios cientos de titulares de pasaportes estadunidenses corriendo con ISIS en Siria o Irak”.

   La cifra de 300 y tal vez más supera de lejos los números manejados hasta ahora, que hablaba de 70 a 100. 

El funcionario citado por el periódico precisó además que “es difícil saber si están o no en Siria o se trasladaron a Irak.”

The Washington Times afirmó que partidarios del Estado Islámico buscan promover sentimientos de ansiedad dentro de Estados Unidos sobre la amenaza que pudieran representar a nivel doméstico.

En redes sociales, especialmente en Twitter hubo las últimas semanas fotografías que muestran la bandera del Estado Islámico desplegada de noche frente a la Casa Blanca y otra frente de un edificio en Chicago que incluía el mensaje: “Estamos en sus estados. Estamos en sus ciudades. Estamos en sus calles. Ustedes son nuestros objetivos en cualquier lugar”.

De acuerdo con versiones de prensa, el Servicio Secreto investiga el reporte respecto a la Casa Blanca, mientras la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Seguridad Nacional alertaron la semana pasada a policías locales, aunque sin citar amenazas específicas.

Se estima que hay unos tres millones de musulmanes en Estados Unidos, pertenecientes sin embargo a denominaciones diferentes, incluso los llamados “musulmanes negros”, una rama puramente estadunidense y formada por personas de origen africano.

 

Regresa a casa periodista que fue liberado en Siria 

Un periodista estadunidense que permaneció secuestrado cerca de dos años por milicias vinculadas a Al-Qaeda en Siria volvió a Estados Unidos, dos días después de su liberación negociada por Qatar, informó su familia.

Peter Theo Curtis, de 45 años, se reencontró con su madre, Nancy Curtis, en el Logan International Airport de Boston tras volar de Tel Aviv a Newark, Nueva Jersey.

“He estado tan conmovido y emocionado, más allá de toda palabra, por las personas que se han acercado a mí hoy –extraños en el avión, los asistentes del vuelo y sobre todo mi familia– para darme la bienvenida a casa”, dijo Curtis en una declaración entregada por su familia a medios estadunidenses tras su llegada.

“Estoy profundamente en deuda con los funcionarios estadunidenses que trabajaron en mi caso. Quiero agradecer especialmente al gobierno de Qatar por interceder en mi favor”, agregó.

La familia de Curtis dijo que el gobierno de Qatar le había asegurado en reiteradas ocasiones que no había logrado su libertad por medio de un pago, en medio del debate sobre la política de Estados Unidos de rehusarse a pagar rescates a grupos extremistas.

El periodista freelance y escritor fue liberado el domingo, menos de una semana después de que se divulgara un video con la ejecución de otro periodista estadunidense, James Foley, secuestrado por el Estado Islámico, un grupo diferente del que mantuvo en cautiverio a Curtis.

Mientras tanto,  Irak concentraba ayer tropas con el objetivo de romper el asedio impuesto por los yihadistas del Estado Islámico a la ciudad turcomana chiita de Amerli, cuyos habitantes carecen de agua y temen ser víctimas de una matanza.

El avance del Estado Islámico –que proclamó un califato a caballo entre Siria e Irak– genera una creciente preocupación en la comunidad internacional. Paralelamente, según The New York Times, el presidente Barack Obama está a punto de tomar una decisión sobre bombardeos aéreos en Siria y busca constituir una coalición internacional.

Las ejecuciones públicas de civiles, así como las amputaciones y los latigazos, se han convertido en un “espectáculo habitual” los viernes en las zonas de Siria controladas por los yihadistas, denunció una comisión de investigación de la ONU en un documento.

El informe detalla los horrores perpetrados por el ISIS, pero también las matanzas y atrocidades de otros grupos.

–AFP y EFE

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red