'Soy un hombre nuevo', dice líder sicario de Pablo Escobar al salir de la cárcel

El temido jefe de sicarios del extinto capo del narcotráfico aseguró además que es poco lo que puede aportarle a la sociedad colombiana

COMPARTIR 
27/08/2014 17:50 AP

BOGOTÁ, 27 de agosto.- El temido jefe de sicarios del extinto capo del narcotráfico Pablo Escobar, que ayer recuperó la libertad tras pasar más de 22 años en prisión, aseguró ser un hombre nuevo aunque reconoció que es poco lo que puede aportarle a la sociedad colombiana.

John Jairo Velásquez, alias Popeye, pasó más de 22 años en prisión por los 300 asesinatos que perpetro

Horas antes de recobrar la libertad, John Jairo Velásquez, alias Popeye, aseguró en una entrevista al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario que es " un hombre totalmente nuevo, ya cambié mis antivalores por valores, que fue un trabajo que hizo el penal machacándome los antivalores que yo adoraba”.

En el video, entregado el miércoles por el INPEC a los medios de comunicación, Popeye insistió en que "yo no le puedo aportar nada a la sociedad porque yo... en este momento tengo mucha gente en contra", pero advirtió que puede ser útil para explicarle al país lo que es el programa de resocialización en las cárceles del país.

Popeye, de 52 años, abandonó el martes por la noche la cárcel del municipio de Cómbita, en el departamento de Boyacá y a unos 150 kilómetros al noreste de Bogotá, bajo un fuerte dispositivo de seguridad.

El propio indicó que para que una sociedad sea mejor no puede tener figuras como Popeye sino personas de las calidades del ciclista Nairo Quintana y de los futbolistas James Rodríguez y Falcao García.

Velásquez, recluido por segunda vez desde el 8 de octubre de 1992, completó una buena parte de su condena y tuvo buen comportamiento, lo que según las leyes colombianas le permitió beneficiarse de la libertad condicional.

La trayectoria criminal de Velásquez es tenebrosa

En su haber delictivo hay registrados unos 300 asesinatos, por mano propia, y la coordinación de otros 3 mil, según ha reconocido él mismo en diferentes entrevistas.

Si usted cambia su forma de pensar, cambia de forma de obrar y de hablar, que fue lo primero que yo aprendí aquí (en la cárcel). Yo cuando llegué acá primero hablaba y después pensaba, y aquí aprendí --con todo el tratamiento penitenciario-- a pensar para hablar", aseguró el otrora sicario.

Popeye reconoció su participación en el asesinato del dirigente liberal Luis Carlos Galán, quien por orden de Pablo Escobar fue asesinado en agosto de 1989 en un municipio aledaño a Bogotá.

También encabezó el secuestro y posterior asesinato del procurador Carlos Mauro Hoyos, en 1988. Ese mismo año tuvo secuestrado una semana al ex presidente Andrés Pastrana (1998-2002).

Se le responsabiliza igualmente de planear la explosión en pleno vuelo de un avión de Avianca en 1989. El cartel de Medellín dio la orden de volarlo porque creía que a bordo viajaba César Gaviria (1990-1994), entonces candidato presidencial y sucesor de las ideas de Galán.

El futuro de Popeye es incierto. Fue acompañado la noche del martes hasta la entrada a Bogotá y desde ese momento se perdió su rastro como hombre libre.

La estatal Unidad Nacional de Protección, encargada de velar por la seguridad de políticos, periodistas y en general de personalidades de país, ha dicho que entre sus planes no está montarle un esquema de seguridad al ex sicario de Escobar, quien fue muerto por la fuerza pública en diciembre de 1993.

gak

Comentarios

Lo que pasa en la red