Despiden al joven afroamericano asesinado por un policía en Ferguson

La ceremonia y funeral finalizó con un llamado a las autoridades para evitar muertes como la del joven Michael Brown

COMPARTIR 
26/08/2014 03:01 EFE / Foto: Reuters

WASHINGTON, 26 de agosto.- Líderes de la comunidad afroamericana pidieron justicia e hicieron un llamado para evitar más casos como el del joven Michael Brown, cuya muerte a causa de los disparos de un policía blanco causó indignación en Ferguson, Misuri, donde hubo protestas e incidentes durante dos semanas.

En Ferguson sólo 3 de los 50 agentes de la policía local son negros

Cientos de personas, entre ellas personalidades afroamericanas como Jessie Jackson, Martin Luther King III y Spike Lee, asistieron a un templo de la ciudad de San Luis a una ceremonia fúnebre en recuerdo de Brown, que tenía 18 años cuando el 9 de agosto cayó muerto en una calle de Ferguson.

El féretro cerrado de Brown, flanqueado por dos fotografías en gran formato de cuando era niño y varias coronas de flores blancas y rojas, estuvo en el centro del altar.

El influyente reverendo Al Sharpton tuvo palabras de consuelo para la familia de Brown y también un mensaje a las autoridades para que su caso "no se vuelva a repetir" y se convierta en una "oportunidad" para cambiar la política y las leyes.

Estamos obligados a salir de aquí hoy y cambiar las cosas", dijo Sharpton a los asistentes al oficio religioso.

La Casa Blanca envió a tres funcionarios en su representación, uno de los cuales, según medios locales, estudió en el instituto con la madre del joven fallecido.

Los detalles que rodean el incidente continúan sin aclararse. La Policía dice que Brown se abalanzó contra el agente cuando le dieron el alto porque caminaba por el medio de una calle con un amigo, mientras que el amigo asegura que tenía los brazos en alto cuando el oficial disparó contra él reiteradamente.

Sharpton criticó el hecho de que el cuerpo sin vida del joven estuviera tendido en la calle casi cuatro horas y media a la vista de todos y se preguntó "cuáles fueron las circunstancias para dejar a ese chico ahí, como si no le importara a nadie, como si no tuviera seres queridos".

El reverendo aseveró que, tras el caso Brown, "las políticas de Estados Unidos no pueden quedar sin cuestionar".

El caso de Brown ha dejado al descubierto las diferencias raciales y las desigualdades económicas y sociales que existen en este país, como es el caso de Ferguson, un suburbio de San Luis de 21 mil habitantes, de mayoría afroamericana, en el que sólo 3 de los 50 agentes de la policía local son negros.

Las escuelas abrieron con normalidad este lunes en Ferguson, donde el curso escolar empieza con una semana de retraso a causa de los disturbios.

El pasado fin de semana el foro afroamericano más importante del país, la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP), realizó una marcha en Fergusón que transcurrió pacíficamente.

gak

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red