Estados Unidos advierte sobre poderío de ISIS

El secretario de Defensa estadunidense, Chuck Hagel, admitió que el Estado Islámico es una amenaza difícil de combatir

COMPARTIR 
23/08/2014 05:54 José Carreño Figueras

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de agosto.- El Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) es algo único en la historia, que va más allá de ser un grupo terrorista para ser, efectivamente, un intento por establecer un Estado con base en tácticas de terror.

Van más allá de eso”, afirmó el jueves el secretario estadunidense de Defensa, Chuck Hagel. “Combinan ideología, sofisticación de conocimiento estratégico y táctico; están tremendamente bien financiados”, agregó.

Hagel definió al ISIS como una amenaza de largo plazo mientras medios políticos y de prensa estadunidenses especulaban sobre la posibilidad de que militantes del grupo estén ya en Estados Unidos y planificando algún atentado.

Pero Hagel y sus consejeros militares saben, y lo han dicho, que el ISIS no será derrotado mediante bombardeos aéreos sino operaciones en el terreno que esencialmente enfrenten el problema del grupo islámico en los dos lados de la frontera sirio-iraquí que borró el ISIS con su califato islámico.

El general Martin Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas estadunidenses, subrayó que la tarea sólo podrá ocurrir “cuando haya una coalición en la región que asuma la tarea de derrotar al ISIS”.

La atención generada por el ISIS y la decapitación del periodista James Foley llevó a que el senador republicano James Inhofe asegurara que Estados Unidos está en una situación “más peligrosa que nunca”.

De acuerdo con los informes sobre el ISIS, el grupo extremista podría tener actualmente unos 20 mil combatientes distribuidos en los territorios de Siria e Irak donde proclamó el Estado Islámico y más de dos mil millones de dólares en recursos.

Contienen avance

Hagel y voceros del gobierno estadunidense afirmaron que el avance del grupo islámico fue contenido, pero hasta hace un par de semanas, cuando comenzaron los ataques aéreos estadunidenses contra los yihadistas, se había establecido un patrón de ocupación, ejecuciones con miras a convertirse al islamismo o morir y la huida de decenas o cientos de miles.

Lo cierto es que ese patrón tiene motivaciones políticas y con todo y su barbarie, actos como la decapitación y la expulsión de refugiados forman parte de una estrategia.

El historiador estadunidense William Polk, especialista de la Universidad de Chicago en Oriente Medio, considera que la primera etapa de la guerra yihadista es “vejar” al enemigo mediante operaciones dramáticas que lo distraigan y agoten a sus fuerzas y las de sus aliados locales.

La segunda es lo que define como “la propagación de la barbarie”, en una preparación guerrillera hacia la guerra en gran escala.

La tercera etapa es “la administración del salvajismo”, que incluya tanto el establecimiento de una sociedad de lucha
como la creación de una
administración que provea de alimentos, servicios médicos y administración de justicia a
las poblaciones a su alcance.

“Esto implica la creación de un enclave o territorio bajo el control del movimiento”,  desde  cuya base sea posible crear un estado rudimentario y a partir de ahí desarrollar la guerra, indicó Polk.

El ISIS irrumpió en la atención pública hace más de dos meses, cuando realizó su invasión, y parece que cautivó la imaginación de los estadunidenses y alimentó su tradicional paranoia, al grado de que ahora se mencionan amenazas casi específicas contra Chicago.

Condenan asesinato de James Foley

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó ayer el “atroz y cobarde asesinato” del periodista estadunidense James Foley por parte del ISIS en Siria, casi dos años después de que fuera secuestrado.

En un comunicado, el consejo sostiene que la decapitación de Foley, que fue difundida en un video el pasado martes, recuerda “los crecientes peligros que encuentran los periodistas en Siria”.

“También demuestra una vez más la brutalidad del ISIS, que es responsable de miles de abusos contra el pueblo de Siria y de Irak”, añadió la declaración.

El gobierno estadunidense considera el asesinato de Foley como un atentado contra Estados Unidos, dijo Ben Rhodes, asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

“Lo consideramos un ataque a nuestro país”, aseguró Rhodes en la isla de Martha’s Vineyard, Massachusetts, donde vacaciona el presidente Barack Obama. Por ello, añadió que se hará todo lo necesario para enfrentar ese desafío.

Rhodes no dijo, sin embargo, si habrá más ataques aéreos estadunidenses contra posiciones del ISIS en Siria, donde había sido secuestrado el periodista.

El funcionario aclaró que la lucha contra el ISIS tomará tiempo y que debe ser llevada adelante junto a socios regionales e internacionales, ya que la milicia se encuentra fuertemente arraigada en la región.

 

Lanzan ataque contra una mezquita sunita

Al menos 70 personas murieron ayer en un ataque perpetrado contra una mezquita sunita por una milicia musulmana armada, en un poblado de la provincia de Diyala, en el este de Irak, informaron oficiales de seguridad.

El ataque ocurrió durante las oraciones de los viernes en la mezquita Musab bin Omair en el pueblo de Imam Wais, a unos 120 kilómetros al noreste de la capital Bagdad, en momentos en que el recinto se encontraba lleno de fieles.

De acuerdo con los primeros reportes, un atacante suicida entró al santuario y detonó los explosivos que llevaba consigo, mientras que desde el exterior hombres armados abrieron fuego contra las personas que salían tratando de escapar.

Fuentes médicas informaron que heridos y muertos fueron trasladados al hospital de la ciudad de Baquba, capital provincial

Sin embargo, la cifra mortal fue actualizada más tarde por arriba de los 70, de acuerdo con reportes de la cadena de noticias Al Jazeera.

Hasta el momento se desconoce con precisión cuál fue el grupo que llevó a cabo el ataque, pero en el área se registran fuertes y frecuentes enfrentamientos entre las tropas iraquíes, respaldadas por milicias chiitas, con extremistas sunitas.

Además, combatientes del grupo fundamentalista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) han intentado convencer a miembros de dos prominentes tribus sunitas locales —Oal-Waisi y al-Jabur— para que se unan a ellos, pero estos se han negado.

Las autoridades locales estiman que la agresión contra los fieles sunitas habría sido en represalia por un reciente ataque con bomba en una carretera por la que aspirantes se dirigían a un evento de reclutamiento organizado por una milicia chiita.

El ataque tuvo lugar en medio de la disputa entre el ISIS por el control del norte y del este del territorio iraquí, donde los islamistas armados pretenden crear un califato.

Militantes del ISIS y sus aliados sunitas emprendieron una extensa campaña armada para tomar el control de Irak en febrero pasado y, aunque han logrado hacerse de varias áreas, las fuerzas de seguridad iraquíes han frenado su avance hacia Bagdad.

—Notimex y AP

 

Niegan que rebeldes estén usando México

El Pentágono negó tener conocimiento de que extremistas musulmanes hayan entrado a Estados Unidos a través de la frontera con México, mientras el gobernador texano, Rick Perry, iniciaba un viaje clásicamente político por Nueva Hampshire.

La idea de que la “porosidad” de la frontera de EU con México ayuda a la entrada de yihadistas fue presentada el jueves por el gobernador Perry, que se hizo eco así de reclamos usados por la derecha republicana para bloquear los planes de reforma migratoria del presidente Barack Obama.

El almirante John Kirby, secretario adjunto de Defensa, indicó que “no he visto indicaciones de que (yihadistas) vengan a través de la frontera con México y no tenemos información que nos lleve a creerlo”.

La idea de Perry y la derecha es presentar la frontera con México como insegura, para bloquear toda posible medida migratoria que Obama pueda adoptar.

Programas y medios de derecha se han dedicado a buscar a cualquier elemento relacionado con temas de seguridad que esté dispuesto a asegurar que los terroristas llegaron ya a través de la frontera: Joshua Katz, un veterano del ejército y exasesor del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara baja, se presentó ayer en un programa de la cadena FOX para opinar que “es muy, muy cierto” que los terroristas podrían haber llegado ya a través de México.

No es una idea nueva. De hecho, hace ya casi diez años que grupos republicanos afirman que la “débilmente defendida” frontera con México es un punto ideal para la infiltración de “terroristas islámicos”.

La embajada de México en Washington, por su parte, precisó que “las autoridades mexicanas no tienen indicio alguno de la presencia de grupos o individuos extremistas islamistas en México. Funcionarios de México y EU mantienen comunicación permanente e intercambios de información y no hay indicación que permita suponer lo que el gobernador Perry ha declarado”.

Perry, que en la precampaña presidencial republicana de 2012 quedó en ridículo cuando olvidó, en un debate televisado, el nombre de las agencias federales que suprimiría si fuera electo Presidente, busca ahora restablecer sus credenciales con los votantes e su partido, de cara a 2016.

Nueva Hampshire, como Iowa, son dos de los primeros obstáculos a superar por quienes aspiren a la candidatura presidencial de alguno de los dos partidos y los presuntos postulantes comienzan sus visitas anticipadamente para conseguir audiencia.

Comentarios

Lo que pasa en la red