Turistas italianos desnudos desatan protestas en Barcelona

El "espectáculo" fue la gota que derramó el vaso para los vecinos en Barcelona, que dicen estar hartos del "turismo de borrachos", quienes viajan con poco dinero

COMPARTIR 
22/08/2014 14:28 Redacción
Sin ningún pudor, tres turistas italianos recorrieron un barrio de Barcelona ante la mirada atónita de los residentes, que salieron a las calles para protestar. FOTO: Vicens Forner
Sin ningún pudor, tres turistas italianos recorrieron un barrio de Barcelona ante la mirada atónita de los residentes, que salieron a las calles para protestar. FOTO: Vicens Forner

BARCELONA, 22 de Agosto.- La gota que derramó el vaso fueron tres turistas italianos deambulando desnudos.

Cuando las fotos del trio comenzaron a circular en redes sociales el fin de semana pasado, algunos residentes de Barcelona llegaron a la conclusión de que no podían soportar más.

Cientos de residentes tomaron las calles, algunos de forma espontánea, para protestar y demandar a la autoridad municipal que hagan más para combatir lo que llaman “el turismo de borrachos”.

Aquí los turistas hacen lo que quieren,” dijo Vicens Forner a El País. Un periodista local que siguió a los turistas italianos desnudos por todo un barrio por espacio de tres horas, dijo que los residentes se mostraron horrizados por el espectáculo.

Ahora Barcelona comenzó el debate sobre qué tipo de turistas quiere en su ciudad, que ha visto un aumento en el número de llegadas, de 1.7 millones en 1990 a 7.2 millones en 2012. Para dar una idea, la población de turistas llega a superar a la población de personas que viven en Barcelona: 1.6 millones de residentes, quienes se quejan constantemente del ruido, de las personas desnudas, de los ebrios en las calles y de los disturbios.

Imaginen que viven en una pequeña casa con tres niños, sin empleo y sin dinero para tomar vacaciones y tienes que levantarte con todos esos gritos y la fiesta de los turistas en la puerta de al lado. Es insoportable", dijo Andrés Antebi.

Los residentes se quejan de que las autoridades han actuado con lentitud para acabar con el problema de los turistas “borrachos y pobres”, que afirman, está matando la ciudad y convirtiéndola en otro Magaluf.

El problema es inclusive para las autoridades municipales, que no tienen control sobre las licencias para rentar. Por ejemplo, mientras que la autoridad tiene registradas solo 72 liCencias en La Barceloneta, en sitios de internet se pueden encontrar hasta 600 lugares sin licencia.

Este miércoles pasado, las autoridades de La Barceloneta afirmaron que adoptarán “cero tolerancia” para el comportamiento antisocial, y pidieron a los residentes que ayuden a controlar la situación.

rja

 

Relacionadas

Comentarios