Obama promete justicia por Foley

El Presidente estadunidense condenó el asesinato del fotorreportero a manos del Estado Islámico

COMPARTIR 
21/08/2014 05:52 AFP, EFE, DPA, AP, Reuters y Notimex

WASHINGTON, 21 de agosto.— El presidente estadunidense Barack Obama condenó ayer en duros términos el asesinato del periodista estadunidense James Foley por parte de la milicia Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) y prometió que su país estará “vigilante” y será “implacable” al golpear al grupo terrorista.

Todos podemos estar de acuerdo con que un grupo como ISIS no tiene lugar en el siglo XXI”, aseguró Obama en un discurso pronunciado desde la isla de Martha’s Vineyard, donde pasa sus vacaciones. El Presidente prometió “extraer este cáncer yihadista para que no se propague”.

La Casa Blanca confirmó ayer la autenticidad del video del ISIS que muestra la decapitación de James Foley, secuestrado en Siria en noviembre de 2012.

La Inteligencia de Estados Unidos analizó el video recientemente difundido que muestra a los estadunidenses James Foley y Steven Sotloff. Hemos llegado a la conclusión de que el video es auténtico”, aseguró Caitlin Hayden, portavoz del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca en una breve nota.

La confirmación oficial se produjo poco después de que el GlobalPost, medio para el que trabajaba Foley, informara que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) había comunicado a la familia del periodista que era verdadero.

En el video, difundido el martes a través de los foros yihadistas y subido a YouTube, Foley se despide de su familia y acusa al gobierno de Estados Unidos de ser el
culpable de su ejecución por su reciente intervención en Irak, antes de ser degollado ante la cámara por un encapuchado que habla en inglés.

En las imágenes, además de Foley, de 40 años, aparece otro periodista estadunidense secuestrado, Sotloff, y cuya vida “depende de la próxima decisión de Obama”, según dice en la grabación el autor de la decapitación.

Los familiares de Foley, quien ya había sido secuestrado en Libia en 2011, aseguraron en un comunicado en enero de 2013 que un grupo desconocido de hombres armados lo había secuestrado en una zona del noroeste de Siria en noviembre de 2012.

El hecho hizo que el primer ministro británico, David Cameron, interrumpiera sus vacaciones y regresara a Londres, donde se reunió con Hammond y otros altos funcionarios del gobierno. Cameron cree cada vez más que el verdugo de Foley es un británico.

Mientras tanto, Alemania e Italia se mostraron dispuestos a enviar armas a Irak para apoyar la lucha contra los extremistas, a la vez que Estados Unidos continuó con los ataques aéreos contra posiciones del ISIS.

En Alemania, tras varias semanas de debate interno, el gabinete de la canciller Angela Merkel acordó analizar qué tipo de armamento y munición podría ayudar a los combatientes kurdos del norte de Irak. Roma afirmó que acelerará el envío de armas automáticas ligeras de fabricación soviética a los combatientes kurdos en el norte de Irak.

El presidente francés, François Hollande, propuso celebrar una conferencia internacional sobre la seguridad en Irak, advirtiendo que el peligro que supone ISIS es mayor que el que representaba Al-Qaeda en 2001.

La organización Reporteros Sin Fronteras dijo estar “en shock” por el video. El Comité para la Protección de los Periodistas, que condenó el “bárbaro asesinato” de Foley, apuntó que al menos 69 periodistas murieron mientras cubrían el conflicto en Siria, entre ellos algunos que murieron en la frontera con Líbano y Turquía.

 

Twitter frena imágenes sobre víctima

La segunda mayor red social del mundo en número de usuarios, Twitter, está bloqueando las cuentas de los usuarios que suban imágenes de la decapitación del periodista estadunidense James Foley a manos de yihadistas del Ejército Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés).

En un mensaje publicado ayer en su cuenta de Twitter, el consejero delegado de la compañía, Dick Costolo, indicó que  están bloqueando “activamente aquellas cuentas en las que se publique material gráfico” relacionado con la ejecución de Foley.

Las imágenes, que muestran la decapitación del periodista secuestrado en 2012 en Siria, también están siendo retiradas de YouTube y otros sitios de internet, y la familia solicitó públicamente a la ciudadanía y a las autoridades que, por respeto a su dolor y al fallecido, eviten buscar y compartir el video en las redes sociales.

Twitter argumenta que las personas que comparten el video están haciendo lo que, en efecto, el ISIS quiere lograr.

Muchos hacen el llamado a no difundir las actividades terroristas del Estado Islámico mediante el hashtag #ISISmediaBlackout.

Más y más indicios apuntan a que el yihadista que cortó la cabeza a Foley es británico, dijo el primer ministro británico David Cameron.

No hemos identificado al responsable, pero por lo que hemos visto cada vez es más probable que se tratara de un ciudadano británico”, dijo Cameron.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó enérgicamente el asesinato de Foley y pidió que los responsables sean llevados ante la justicia.

 

Vivió defendiendo su pasión

El periodista estadunidense James Foley, muy apreciado por los reporteros con los que compartió el oficio en los puntos más peligrosos de Oriente Medio, luchó por contarle al mundo las historias de civiles atrapados en el caos de la guerra.

El fotorreportero freelance fue secuestrado en el norte de Siria en noviembre de 2012 y mantenido en cautiverio durante casi dos años por militantes yihadistas, pero ya había marcado las vidas de muchos.

Colegas rindieron tributo ayer a la valentía, la compasión y el buen humor con que realizaba el trabajo que había elegido, arrojando luz sobre quienes se hallaban atrapados en la oscuridad de la guerra.

Un noble muchacho, sus elaborados artículos siempre unidos a una sonrisa; era inseparable de otros dos periodistas freelance”, dijo la periodista Daphne Benoit de la Agence France-Presse, quien trabajó junto a Foley.

No era imprudente, simplemente era un periodista tenaz. Hacía lo correcto: en octubre de 2011 fue uno de los pocos periodistas en el terreno en Sirte que cubrió la captura y ejecución de Gadhafi.”

Ese año, Foley fue detenido durante 45 días por el régimen libio, pero ello no le quitó su pasión por el periodismo en zonas de guerra.

“Todo esto no tiene sentido”, dijo el afligido padre de Foley, a quien calificó de “mártir por la libertad” que no merecía ser “asesinado” de esa forma.

Los padres del reportero rindieron homenaje a su hijo frente a su casa en Rochester, New Hampshire, EU.

 

EU intensifica sus ataques contra Irak

La aviación estadunidense realizó 14 ataques en tan sólo un día contra militantes del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) cerca de la mayor represa de Irak, informaron oficiales del Pentágono, en medio de amenazas del grupo extremista de matar a otro periodista si continúan los bombardeos.

Drones estadunidenses y aviones de combate destruyeron o dañaron seis vehículos Humvees, tres depósitos de explosivos, un mortero y dos vehículos armados, anunció el Comando Central. Los ataques tenían por objetivo “continuar expandiendo” el control kurdo e iraquí del área.

Estos ataques fueron realizados con autorización para dar apoyo a las fuerzas de seguridad iraquíes y a las fuerzas de defensa kurdas en operaciones, así como para proteger las infraestructuras vitales, al personal estadunidense e infraestructuras, y para apoyar los esfuerzos humanitarios”, agregó.

La declaración fue emitida luego de que el ISIS, que ocupa gran parte del este de Siria y el norte de Irak, publicara un video que muestra la decapitación del reportero estadunidense James Foley, secuestrado en Siria desde 2012.

Las imágenes mostraban a otro reportero Steven Sotloff, que será ejecutado si Obama no suspende los ataques aéreos, advirtió el ISIS.

Por su parte, el Pentágono contempla enviar “un poco menos de 300” soldados estadunidenses adicionales a Irak por pedido del Departamento de Estado, indicó un alto funcionario.

Estamos considerando enviar un poco menos de 300” soldados, señaló el funcionario, que agregó que se trata de un aumento solicitado por el Departamento de Estado.

La portavoz de la diplomacia estadunidense Marie Harf, interrogada al respecto, señaló que no estaba al tanto de la información.

Intentaron rescate

El Pentágono informó ayer que las fuerzas estadunidenses efectuaron “recientemente” una operación para rescatar a los rehenes norteamericanos en manos del Estado Islámico en Siria, pero fracasaron.

El Departamento de Defensa no precisó la identidad ni el número de rehenes que las fuerzas intentaron rescatar y atribuyó el fracaso de la misión al hecho de que los secuestrados “no se encontraban en el lugar” que se tuvo como objetivo, según señala en un comunicado.

Relacionadas

Comentarios