Obama critica uso excesivo de la fuerza en Misuri

El Presidente pidió que la actuación de la Guardia Nacional contra los manifestantes en Ferguson sea limitada

COMPARTIR 
19/08/2014 06:23 AFP, EFE, DPA y AP

WASHINGTON, 19 de agosto.– El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió nuevamente ayer sobre el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes en Ferguson, Misuri, donde la muerte a tiros de un joven negro ha provocado continuas protestas.

Está claro que la inmensa mayoría de la gente se manifiesta pacíficamente”, dijo Obama durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, en la que dijo que no hay excusas para el uso excesivo de la fuerza policial.

Obama también llamó nuevamente a la mesura de los manifestantes en Ferguson, donde se suceden las protestas desde que un joven negro fue asesinado por un policía el 9 de agosto.

Puedo entender las pasiones y la cólera surgidas de la muerte de Michael Brown (...) saquear tiendas y atacar a la policía no puede hacer más que contribuir a aumentar las tensiones, debilita la justicia en lugar de fortalecerla”.

Obama subrayó a su vez que continuará siendo “prudente” sobre la investigación en curso, y abordó la cuestión de las desigualdades raciales en Estados Unidos, destacando que todavía hay un largo camino por recorrer con las comunidades “que están a menudo aisladas, sin esperanza y sin perspectivas económicas”.

En numerosas comunidades los jóvenes de color tienen más posibilidades de terminar en prisión o ante un tribunal que acceder a la universidad o tener un buen empleo”, dijo.

“Hemos hecho progresos extraordinarios pero no hemos hecho el progreso suficiente”, añadió Obama, quien regresó a Washington en medio de sus dos semanas de vacaciones en una isla en Massachusetts.

El Presidente insistió también en que el uso de los militares de la Guardia Nacional deberá ser “limitado”.

El gobernador de Misuri, Jay Nixon, ordenó ayer el despliegue de la Guardia Nacional en Ferguson y levantó el toque de queda que estaba vigente.

Nixon dijo que con la llegada de “estos recursos adicionales desplegados, la policía del Estado de Misuri y la policía local continuarán respondiendo adecuadamente a violaciones de la ley e incidentes de violencia, protegiendo los derechos civiles de todos los ciudadanos pacíficos, para permitir que sus reclamos sean escuchados. No usaremos el toque de queda esta noche”.

El domingo por la noche, después de una jornada de protestas pacíficas, la policía usó gas lacrimógeno y balas de goma para dispersar a manifestantes que habían empezado a saquear negocios en la periferia de Ferguson.

Además, la escuela local informó que se suspendían las clases.

Entre los actos delictivos que comenzaron unas tres horas antes del toque de queda, Nixon dio parte de disparos contra la policía, contra un civil, bombas molotov, saqueos, una tentativa coordinada de bloquear carreteras y daños en al menos cuatro establecimientos comerciales.

Ante la violencia creciente, el gobierno federal ha decidido involucrarse más en la investigación de la muerte de Brown.

La Casa Blanca considerará una petición pública para que la policía use cámaras.

Según un reglamento aprobado por la administración de Obama, la Casa Blanca debe considerar y responder formalmente a una petición que reciba más de 100 mil firmas.

Hasta ahora la iniciativa, llamada Ley Mike Brown, había recibido 112 mil firmas en el sitio web de la Casa Blanca.

Joven pudo tener los brazos en alto

El cuerpo de Michael Brown, el adolescente de Misuri cuya muerte a tiros por la policía ha desatado una ola de protestas, presenta un orificio de bala en el brazo derecho que pudo haber ocurrido al levantar las manos o al estar de espaldas de quien le disparó, afirmó ayer un patólogo contratado por la familia del joven.

Sin embargo, el patólogo dijo que el equipo que examinó el cadáver todavía no puede afirmar con seguridad cómo le fueron infligidas las heridas y consideró necesario tener más información.

Una autopsia independiente determinó que el joven de 18 años recibió por lo menos seis disparos, incluso dos en la cabeza, según los patólogos contratados y los abogados de la familia.

Brown fue muerto por un policía el 9 de agosto en Ferguson, incidente que ha provocado una semana de protestas enérgicas en el suburbio de San Luis donde la policía, con equipo antimotines, apeló a gases lacrimógenos.

La muerte del joven desencadenó tensiones raciales entre la comunidad de mayoría negra y el departamento de policía de Ferguson, mayormente blanco.

El patólogo forense Shawn Parcells, que asistió al exdirector forense de la Ciudad de Nueva York, Michael Baden, durante la autopsia privada, dijo que una abrasión de bala en el brazo derecho de Brown pudo haber ocurrido de varias maneras.

El joven pudo haber estado de espaldas de quien le disparó, o haber estado de frente con las manos sobre la cabeza, o en una posición defensiva con las manos cruzadas sobre el rostro o el pecho, afirmó Parcells.

Por su parte, Michael Baden dijo que Brown pudo haber “sobrevivido” a todas los impactos de bala, “excepto al último, efectuado a la cabeza”.

La versión policial y la de los testigos difieren. Baden agregó que los disparos “no se produjeron a corta distancia” y que no había “evidencia de lucha” en el cuerpo de Brown, como indica la versión policial, que apunta que el joven se abalanzó sobre el agente y que éste tuvo que ser atendido por lesiones después del incidente.

Personal del ejército realizó ayer una tercera autopsia al cadáver.

Comentarios

Lo que pasa en la red