Emiten nuevo toque de queda por muerte de afroamericano en Missouri

La medida se produce mientras varios manifestantes ya se habían comenzado a reunir en la avenida West Florissant en Ferguson por el asesinato de Michael Brown

COMPARTIR 
18/08/2014 03:35 AFP, EFE, DPA y AP
Manifestantes desafiaron el toque de queda ordenado para Ferguson por el gobernador de Misuri, Jay Nixon. La policía lanzó gas lacrimógeno durante la noche del sábado al domingo. Una persona resultó herida y siete fueron detenidas. Foto: AP

FERGUSON, 18 de agosto.– Las autoridades extendieron por segunda noche consecutiva la vigencia del toque de queda en Ferguson, la ciudad del centro de Estados Unidos que ha sido sacudida por una semana de protestas tras la muerte de un joven negro a manos de un policía.

El portavoz de la Patrulla de Caminos del estado de Misuri, Al Nothum, informó al periódico St-Louis Post Dispatch que el toque de queda “será extendido a una segunda noche”.

Inicialmente el gobernador de Misuri, Jay Nixon, había decretado el toque de queda entre la medianoche del sábado y las 05:00 de ayer con el propósito de “mantener la paz” para permitir que se pueda investigar las controvertidas circunstancias en que murió Michael Brown, de 18 años, el pasado 9 de agosto, por el disparo de un policía.

Pero el saldo de la primera noche del toque de queda fue de una persona herida y siete detenidos; la policía empleó bombas de humo y disparó gas lacrimógeno para dispersar a unos 200 manifestantes que desafiaron la medida impuesta por Nixon.

El gobernador había justificado la instauración de un toque de queda “para proteger a las personas y las propiedades de Ferguson” y pemitir que la justicia opere.

La muerte de Brown a manos de un policía ha avivado el debate sobre el uso excesivo de la fuerza policial contra los negros y otras comunidades.

Nixon admitió ayer en declaraciones a la CNN que es probable que la tensión se mantenga elevada en los próximos días en Ferguson.

Queremos respuestas acerca de lo que pasó la semana pasada y seguiré intentando obtenerlas”, añadió Nixon. Pero “si queremos llegar a la justicia, primero tenemos que obtener y mantener la paz”, agregó.

Ferguson, un suburbio de Saint Louis de unos 20 mil habitantes, en su mayoría negros, ha vivido en constante clima de agitación tras la muerte de Brown.

Ferguson había vuelto a una relativa calma el miércoles pasado, después de que Nixon decidió transferir la supervisión de las protestas a la Patrulla de Caminos, con el capitán Ron
Johnson al frente, quien ha tenido un papel conciliador.

Sin embargo, la publicación de un video en el que supuestamente se ve a Brown participando en un robo causó indignación y nuevos incidentes.

Nixon lamentó ayer la divulgación del video, que vio la luz el mismo día en que se hizo pública la identidad del policía que disparó a Brown, y consideró que tuvo un efecto “incendiario” y reavivó las protestas.

“Menospreciar la reputación de la víctima en medio de un proceso como éste no está bien”, dijo el gobernador en otra entrevista con el programa Meet the Press de la cadena NBC, en el que aseguró que ni él ni la Patrulla de Caminos ni las autoridades federales sabían que la policía local iba a difundir el video.

Por su parte, el nuevo jefe del cuerpo policial de Ferguson, el capitán Ron Johnson, afirmó ayer que permanecerá en esa localidad, “tanto tiempo como haga falta” para aclarar los hechos y devolver la calma a la población.

“Quiero empezar hablando a la familia de Mike Brown. Quiero que sepan que mi corazón está con ustedes, y les digo que lo siento”, dijo Johnson ante unas mil 300 personas en la iglesia Grace Church de Ferguson, donde se rendía tributo al joven.

Johnson fue designado al frente del cuerpo policial local para evitar la violencia y garantizar una investigación independiente del incidente.

“Estaré aquí tanto tiempo como haga falta”, prometió el oficial en medio de los aplausos de los presentes en la iglesia. “Ustedes son mi familia, ustedes son mis amigos y yo soy ustedes. Me comprometo a protegerlos”, agregó.

 

Obama pone pausa a sus vacaciones

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, volvió ayer a Washington para tomar un receso poco habitual en sus vacaciones, con el objetivo de mantener reuniones con el vicepresidente, Joseph Biden, y miembros de su gabinete.

El mandatario interrumpió sus vacaciones en la isla de Martha’s Vineyard, en Massachusetts, una semana después de iniciarlas y pese a haber sido reacio a retrasarlas aun con varios frentes internacionales abiertos, como el avance yihadista en Irak o la inestabilidad en Gaza y Ucrania.

La Casa Blanca fue muy reservada con el motivo de esta pausa, que terminará mañana y de la que apenas trascendieron detalles.

La prensa apunta a que la decisión puede deberse, en parte, a las críticas que recibió por decidir pasar dos semanas de vacaciones en una lujosa mansión pese a las crisis en Ferguson por el asesinato de un joven negro a manos de la policía.

 

Ordenan nueva autopsia

El titular del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, ordenó ayer que un médico forense federal realice otra autopsia al cadáver del adolescente negro de Misuri cuya muerte a balazos a manos de un policía blanco ocasionó una semana de protestas y en ocasiones violentas en el suburbio de San Luis.

“Las circunstancias extraordinarias que rodean la muerte de Michael Brown, de 18 años, y una solicitud de miembros de la familia Brown motivaron la orden, dijo en un comunicado el vocero del Departamento de Justicia, Brian Fallon.

“Este examen independiente se realizará tan pronto como sea posible”, señaló Fallon. “Incluso una vez que sea terminado, funcionarios del Departamento de Justicia siguen planeando tomar en cuenta la autopsia realizada por el estado de Misuri en el curso de su investigación.”

El Departamento de Justicia ya había profundizado su investigación sobre una posible infracción de derechos civiles en el curso de los hechos que condujeron a la balacera fatal.

Funcionarios dijeron un día antes que 40 agentes del FBI estaban yendo de puerta en puerta recabando información en el suburbio de Ferguson, Misuri, donde Brown, quien no estaba armado, fue asesinado en medio de la calle el 9 de agosto.

David Weinstein, un exfiscal federal que supervisó la división de Derechos Civiles en Miami, dijo que una autopsia realizada por autoridades federales se enfoca “de manera más cercana en el punto de entrada de proyectiles, heridas defensivas y contusiones” que pudieran ayudar a esa investigación, y que la medida “no es tan inusual”.

Agregó que las autoridades federales quieren calmar cualquier temor público de que no se tomen acciones en el caso.

Las protestas han continuado desde que la muerte de Brown hizo aumentar las tensiones raciales entre la comunidad, integrada predominantemente por personas de raza negra, y la policía de Ferguson, cuyos agentes son blancos en su mayoría.

Eso ha provocado enfrentamientos entre los manifestantes y la policía y llevó a que el gobernador de Misuri colocara a la Patrulla de Caminos a cargo de la seguridad.

 

Comentarios

Lo que pasa en la red