Luchan contra la exclusión de latinos

La Asociación Nacional de Periodistas Hispanos celebró el 30 aniversario de su fundación; aseguran que su labor sigue vigente

COMPARTIR 
10/08/2014 01:55 José Carreño Figueras/ENVIADO

SAN ANTONIO, Texas, 10 de agosto.— Al celebrar el 30 aniversario de su fundación, la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ) subrayó que su lucha contra la discriminación y exclusión de latinos en Estados Unidos es hoy tan necesaria como entonces.

“Los viejos temas, las viejas cuestiones están todavía con nosotros”, comentó Frank Newton, que fue el primer director ejecutivo de la asociación creada a partir de reuniones en un salón de clases de la Universidad del Sur de California (USC) y esta semana concentró a 1,500 profesionales en un centro de convenciones en San Antonio.

“En 1980, la mayoría de las redacciones de impresos y radio o televisoras en el país no tenían hispanos y las que tenían al menos uno o dos no los trataban necesariamente con respeto. La fuente común para latinos en esos días era despectivamente llamada “la fuente taco”, que significaba que sólo se les asignaban notas de la comunidad hispana”, precisó.

La asociación en sus inicios adoptó la “Ñ” como cíbolo.  Después de todo, ese español es el único idioma que tiene esa letra, y era una expresión visualmente agresiva de hacer notar su presencia.

Las cosas han cambiado mucho, pero no lo suficiente.

“Ahora tenemos los números”, dijo a Excélsior el activista Alex Nogales, que encabeza el grupo Hispanic Media Coalition y que al hablar durante un debate en el marco de NAHJ puntualizó que 17 por ciento de la población estadunidense es de origen latino y que su gasto económico es de 1.2 millones de millones de dólares.

“Esos son datos que no se olvidan”, comentó, al puntualizar que a partir de esa perspectiva va a ser difícil que los demás ignoren a los hispanos.

Pero al mismo tiempo, Nogales cuestionó la participación, o más bien la limitada participación, de los latinos en las redacciones o en los canales de televisión, y subrayó como antes lo han hecho otros, que es insuficiente y que tanto el retrato de los latinos en los medios como su participación, está por debajo de su realidad. 

De hecho, la representación de los hispanos en los medios informativos es mucho menor que su proporción en la población o su aportación a la economía.

“Somos relevantes, pero necesitamos ser mas relevantes”, resumió Sergio, un reportero de televisión que a sus 30 años de edad bien puede considerarse beneficiario de los esfuerzos de los creadores del NAHJ, muchos de ellos ya retirados o cerca de serlo.

Pero la verdad es que hay cadenas de televisión por cable, como la MSNBC, considerada como liberal, que hasta hace menos de seis semanas no tenía un rostro hispano a lo largo de 18 horas diarias de programación.

“Lo que pasa es que las empresas no tienen miedo…no hay consecuencias”, comenta Ray Suárez, un veterano y muy conocido analista político que por años apareció en el influyente noticiero McNeil Lehrer Newshour de la televisión pública nacional (PBS, por sus siglas en inglés) y ahora conduce un programa propio de entrevistas en la cadena Al Jazeera.

“Con la comunidad negra eso no sería posible, habría reacciones, rechazo; con los hispanos, no, porque no estamos organizados ”, precisó.

De acuerdo con algunos, el contraste puede ser visto en la reunión de la National Association of Black Journalists (NABJ-Asociación Nacional de Periodistas Negros), que hace una semanas en Boston concentró a mas de 50 exhibidores para su Feria de Empleos. En contraste la NAHJ atrajo esta vez a poco más de una docena aunque hace una década eran fácilmente el triple o más.

Y lo mismo podría decirse de la comunidad hispana en general. Una buena parte de los casi 50 millones de hispanos en Estados Unidos no se han hecho ciudadanos o no vota en las elecciones, con lo que su peso político no se hace sentir en términos electorales, pese a su potencialidad.

“Por eso los republicanos hacen lo que pueden hacer... no hay castigo”, precisó Suárez.

Pero en ese sentido Nogales es mas optimista. Organizaciones como la NAHJ o la suya tratan de ejercer presión con diverso grado de éxito.

La reunión de la NAHJ en San Antonio se consideró como un éxito luego de que Nogales participara en un foro con Phil Griffin, presidente de la cadena de televisión por cable MSNBC, que hace un esfuerzo por mejorar relaciones con los hispanos luego del  “vergonzoso” incidente en que uno de sus locutores salió ataviado con un sombrero “charro”, una maraca en una mano y una “botella de tequila” en la otra para hablar del 5 de Mayo.

La reacción de grupos latinos fue tal que MSNBC introdujo rápidamente un programa matinal con el cubano-estadunidense José Díaz Balart. Pero no sólo es el único sino que Diaz Balart es también empleado de la cadena de televisión en español Telemundo, perteneciente, como la MSNBC, también a la empresa NBC.

Y los críticos apuntan además la falta de diversidad en la propia televisión de habla española. Por ejemplo, que no reflejan la diversidad racial de la propia comunidad hispana y sólo “hay una” conductora afrolatina, y muy pocos, si acaso, rostros indígenas.

“Pero el punto importante es que NAHJ lo hace”, comentó Alfredo Carvajal, editor jefe del diario Dallas Morning News, al resumir lo que consideró como una jornada positiva. “¿Falta por hacer? ¡Por supuesto!”, pero también se ha caminado, dijo durante una conversación con Excélsior.

“La lucha por la equidad y la inclusión de las minorías en los medios de comunicación no es lineal, es orgánica”, advirtió Newton. “Luchar contra los prejuicios es como luchar contra una enfermedad en el cuerpo humano. Cada nuevo tratamiento es un paso adelante, pero los bichos no desaparecen: reaccionan y se transforman. Se necesitan nuevos medicamentos, pero los insectos se adaptan de nuevo y la lucha continúa”, agregó en un texto especial para la NAHJ.

La agrupación en todo caso está en lo que algunos, como su presidente saliente, Hugo Balta, definen como un proceso de reconstrucción.

En alguna medida, con todo y su actual potencial y pese a sueños destrozados en la crisis económica de 2007, la NAHJ es un poco y un mucho el reflejo de la comunidad de la que surgen y de los vaivenes de su fuerza.

Durante la década de los noventas y a principios de los dos mil, las reuniones de la NAHJ eran un fenómeno masivo, lo mismo en Nueva York que en Fort Worth, o Miami o San Diego. La Feria de Trabajo de la agrupación atraía a docenas de empresas y ejecutivos, de Arthur Sulzberger, director de The New York Times, a los directivos de la CNN.

LA NAHJ tenía una oficina en Washington y desde ahí cabildeaba…

Los medios en español parecían en expansión y nuevos diarios aparecieron, pero la economía no ayudó, y acabaron por cerrar o espaciar su aparición, recordó Dino Chiecchi, expresidente de la agrupación y actual funcionario editorial del San Antonio Express News, en referencia a las crisis paralelas de la economía y de los medios.

De la misma forma, muchos de los hispanos estadunidenses se vieron económicamente demolidos por la “burbuja“ de los bienes raíces y sus ahorros borrados de golpe, la NAHJ perdió patrocinadores y sus miembros comenzaron a competir por cada vez menos puestos. Igualmente, debió cerrar su oficina en la capital estadounidense

“Fue un golpe”, comentó Suarez.

Pero no es un golpe que acabe ni con los periodistas hispanos ni con la comunidad latina de los Estados Unidos.

Relacionadas

Comentarios